Más años de vida para Ascó, Vandellòs y Almaraz

Publicidad

Las propietarias de Almaraz –Iberdrola (53%), Endesa (36%) y Naturgy (11%)- han llegado a un acuerdo para renovar el permiso de explotación de la central nuclear situada en Cáceres que caducaba el 31 de marzo hasta el cierre definitivo en el 2028. El principal punto del acuerdo, ratificado este viernes durante la asamblea de propietarios, pasa por fijar unas inversiones de 400 millones de euros con una oscilación del 50%. Además, Iberdrola y Endesa también han pactado la continuidad por 10 años de la nuclear Ascó II y Vandellòs II que cerrarán definitivamente en 2032 y 2035, respectivamente.

El acuerdo llegó de madrugada tras una reunión de alto nivel con los máximos representantes de generación de las tres compañías -lo habitual era la presencia de los responsables del negocio nuclear- y tras el «cabreo» de la ministra Teresa Ribera ante la falta de acuerdo. En ella se acordó la renovación última de la central hasta el «cierre definitivo» de los reactores en 2027 y 2028 –tal y como establecía el protocolo nuclear firmado por las empresas y Enresa- con un plan de inversiones de 400 millones con una oscilación que se ha ampliado del 15% al 50%.

En concreto, se establece un tope de inversiones en la central de 605,4 millones de euros (400 millones más 50%). En el caso de que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sugiriese superar esa cantidad, las tres empresas deberían volver a reunirse y acordar por unanimidad el futuro de la planta.

Las eléctricas firmaron hace una semana un protocolo con Enresa para alargar la vida útil de los dos reactores de la central de Almaraz 7,4 años (2027) y 8,3 años (2028), respectivamente. Sin embargo, Endesa defendía alargar la vida útil hasta los 50 años, mientras Iberdrola y Naturgy optaban por los 40 años. Finalmente se han mantenido las fechas previstas.

 

Acuerdo en Ascó y Vandellós

En la asamblea también se fijó el porvenir de las catalanas Ascó II y Vandellós II, propiedad conjunta de Endesa e Iberdrola. El caso más urgente era el de Vandellós que  debe renovar la licencia el 31 de marzo de este año, puesto que vence en julio del 2020, mientras que a Ascó todavía le queda un año (caduca en 2021). En ambas se acordó renovar la licencia de explotación por 10 años con una inversión máxima de 356 millones para Ascó II y 482 millones para Vandellós.

Pasados esos 10 años, se volverán a sentar las partes para acordar una nueva renovación hasta el cierre definitivo en 2032 (Ascó II) y 2035 (Vandellós). Ascó I es propiedad única de Endesa por lo que no necesita pacto. Así, tal y como establece el protocolo, el calendario de cierre nuclear se iniciará en 2027 con Almaraz y culminará en 2035, con Trillo. Entremedias, Ascó I (2030) y Cofrentes (2030). En 2032, Ascó II y, en 2035, Vandellós y Trillo.

 

Fuente de la noticia

 

 

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More