Martinelli y Balbina: Más Neoliberalismo

Publicidad

Por: Genaro López

Secretario General del SUNTRACS

Hace 30 años la política económica en Panamá se rige bajo el neoliberalismo. Los resultados son visibles: destrucción de las riquezas nacionales; deterioro de la base productiva; dependencia alimenticia; aumento de la pobreza, &nbsp inequidad y &nbsp desigual distribución del ingreso; insostenible corrupción e impunidad.

El neoliberalismo no ha servido para resolver lo más básico: alimentación, salarios dignos, salud, medicinas, derecho a una educación con un sistema apropiado, seguridad, recreación sana, descanso. Los beneficiados han sido las grandes transnacionales, el capital financiero especulador e importador, que siempre &nbsp han tenido garantizada la obtención de extraordinarias ganancias.&nbsp &nbsp

Todo esto parece no existir para Balbina Herrera y Ricardo Martinelli: ambos ofrecen 5 años más de la misma receta.&nbsp Para los pobres de la ciudad y del campo, para las capas medias y profesionales no hay respuestas reales en esta Farsa de Democracia. En la Partidocracia predominan los discursos falaces, engaños, falsas promesas, propuestas sin sustento y mentiras sin presupuesto. Los ricos y poderosos utilizan la politiquería de la manera más burlesca e irrespetuosa.

Lo que presentan los candidatos es un listado de ofertas vacías frente a las múltiples demandas de la población, con la única intención de lograr votos, pero sin intenciones reales de cumplirlas.

Ambas propuestas enfatizan la privatización, apertura económica, flexibilidad laboral, regresividad tributaria, degradación del ambiente, para garantizar a las 100 familias de la mafiocracia la concentración de la riqueza.

Ninguna hace referencia a las demandas sociales de la población. &nbsp En agosto del 2008 la Coordinadora Nacional de Lucha por el Respeto a la Vida y la Dignidad del Pueblo presentó las quince demandas sociales más sentidas por los diversos sectores sociales. Al igual que el gobierno de Martín Torrijos, tampoco son atendidas en los planes de Martinelli y Herrera.&nbsp

Ninguno aborda temas como: aumento general de salarios y pensiones; disminución, control y congelamiento de precios; suspensión de proyectos seudo turísticos, hidroeléctricas, minas y antenas; seguridad laboral, libertad sindical, justicia para obreros asesinados; salario mínimo igual y cónsono con las necesidades en todo el territorio nacional; pago de las partidas del XIII mes adeudadas a &nbsp empleados públicos; justicia para los envenenados con dietilenglycol y afectados/calcinados en el bus; suspensión definitiva del proyecto de transmóvil; cese de los proyectos privatizadores de la salud y de educación, de los proyectos de privatización del agua, concesiones de ríos y fuentes naturales; aplicar una política energética nacional que controle y nos libere de la voracidad de las grandes transnacionales petroleras y sus socios locales.

La población exige una política económica que busque mecanismos reales, viables y urgentes para la atención de problemas básicos: acceso al agua potable, reducción inmediata del costo de la luz eléctrica, recolección eficiente de la basura, servicio de alcantarillado, reparación de calles y veredas,&nbsp un plan de re-nacionalización de nuestras empresas públicas básicas: electricidad, telefonía y puertos.

Llamamos al pueblo a seguirnos organizando, a luchar para que se respeten&nbsp nuestros derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. Esto nos exige rechazar la farsa que ha organizado una vez más la partidocracia. &nbsp Es hora que los panameños honestos cobremos conciencia de que sólo mediante la organización, la identificación de nuestras propias realidades y la lucha podremos abrir espacios de verdadera participación hacia una real democracia participativa.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More