Marruecos. Suicidio de una joven: una ley que protege a los violadores

El 10 de marzo, una joven marroquí de 16 años murió en Larache, no lejos de Tánger, en Marruecos. Amina al Filali, se suicidó,  bebiendo matarratas, porque había sido forzada a casarse con el hombre que la había violado.

El horror de la situación de la joven Amina estalla porque se ha suicidado. ¿Pero cuántas mujeres y jóvenes lo viven en Marruecos? No existe  por supuesto  ninguna estadística para demostrarlo. La ley, en concreto el artículos 475 del código penal, permite al violador de Amina escapar a años de prisión por el “delito” de violación de una menor, a cambio de casarse con su víctima.

Todo lo que la sociedad marroquí tiene de más medieval se puso  de acuerdo, hace unos meses, para condenar… a la pequeña Amina a una segunda y trágica agresión: fue forzada a casarse con su violador. Su propia familia retiró la denuncia, prefiriendo este matrimonio forzado al deshonor que habría representado a sus ojos, como también a los de su entorno, la virginidad perdida de Amina y su reputación arruinada. Luego el matrimonio fue aprobado  por el tribunal de familia de Larache, tras una reconciliación amañada de las dos familias.

La ley de la familia, reformada en 2004, ha permitido sin duda algunos avances en el estatuto de la mujer, anteriormente considerada totalmente como una menor que pasaba de la autoridad del padre a la del marido; pero, por ejemplo, el derecho a la poligamia no está totalmente excluido en la  misma,  y sobre todo, numerosas excepciones pueden ser conseguidas, en especial para el matrimonio de menores en principio prohibido. Así en el medio rural  se ha observado un aumento del 50% de matrimonios de menores entre 2006 y 2007. ¿Cuántos “acuerdos” familiares hay en estos matrimonios?

La « doble violación » de Amina, seguida de su suicidio, ha provocado concentraciones de repulsa: 300 personas ante el tribunal de Larache. En seguida las feministas han organizado sentadas ante el parlamento marroquí en Rabat, para exigir la supresión del artículo 475.

La ley marroquí ayuda a perpetuar concepciones sociales y religiosas que reducen a las mujeres al estado de mercancía, depreciada cuando han perdido el himen. Y se apoya en la miseria que, en las regiones pobres y sin trabajo, empuja a casar a las hijas a una edad en la que deberían estar en la escuela.

Viviane Lafont

Lutte Ouvrière

Traducción de F.P.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS