Chile. Mario Casasús: “El presunto asesinato de Neruda fue un montaje periodístico”

Publicidad

El 1 de febrero de 2017 recibí el siguiente cuestionario de Mark Eisner, sin embargo la entrevista fue censurada por la editorial Harper Collins, según el correo electrónico de Eisner: “Al final, no utilicé mucho de lo que hablamos, por falta de espacio y porque el departamento jurídico de mi editorial no quería hacer nada que tenía potencial de verlo como una difamación de Araya” (email, 12 de agosto de 2018). El epílogo del libro Neruda. El llamado del poeta (2018) citó un fragmento del material que me solicitaron (página 598), pero decidieron eliminar las incongruencias del personaje que engañó a todas las agencias de prensa en 2011, para no incomodar a Manuel Araya (testigo “clave” en la teoría del asesinato del poeta chileno).

Las preguntas de Eisner son argumentativas, el biógrafo norteamericano conocía mi denuncia al desmentir la teoría del asesinato de Neruda. No está a discusión la empatía que despierta Manuel Araya por ser una víctima de tortura durante el régimen de Pinochet. Lamentablemente, el trastorno histriónico de la personalidad de Manuel Araya lo desacredita, y las aspiraciones políticas de su vocero (un impresentable candidato a diputado, senador y alcalde de Valparaíso) demuestran que la teoría del asesinato de Neruda fue un montaje periodístico que no se sostiene. En el 45 aniversario luctuoso de Pablo Neruda pongo a disposición de cualquier medio de comunicación mis conversaciones telefónicas con Manuel Araya para documentar la demencia del personaje y desmentirlo punto por punto.

-¿Cuál es el estado actual de la investigación ahora? Lo último que supe al respecto es que Contreras estaba esperando los resultados finales, que deberán llegar al fines de 2016.

-Seguimos a la espera del resultado de los exámenes sobre la bacteria que detectaron en los restos de Neruda. Los que lucran con la teoría del complot, aseguran que la bacteria fue sembrada por los médicos de la dictadura. Yo pienso que cometemos el error de pensar que la Clínica Santa María era igual en 1973 que en la actualidad, no tenía el mismo estándar de higiene, si tengo que adelantarme a los exámenes: seguramente determinarán que fue una bacteria común y corriente, que no fue inyectada para asesinar a Neruda.

-Con lo que conoces ahora, ¿por qué crees tú que Araya haya esperado tanto para hacerlo público? Conozco el artículo en El Líder de San Antonio (2004), pero incluso entonces, obviamente no durante la dictadura, pero ¿por qué esperar tanto entre 2004 y la dictadura?

-Araya miente en todo, a María Eugenia Velasco y a mí nos dijo que él contrató la ambulancia y que fue con el doctor Francisco Velasco para agilizar los trámites. Falso, el doctor Velasco tenía muchos problemas para preocuparse en atender a Manuel Araya (Mark, recuerda que por esos días encarcelaron a Francisco Velasco).

-Matilde contrató la ambulancia por teléfono.

-Araya dice que Neruda viajaría a México para organizar el derrocamiento de Pinochet. Falso.

-Neruda tenía planeado llegar al Instituto Nacional de Cancerología.

-Descubrí ese dato en el libro “Esto pasó en Chile” (México, 1974), el autor, Manuel Mejido aseguró: “Neruda había obtenido un salvoconducto de la Junta Militar para viajar a México a internarse en el Instituto de Cancerología” (dato confirmado por Gonzalo Martínez Corbalá).

-Cuando digo que “todo tiene sentido” es por los resultados de la exhumación: no detectaron ningún veneno, tampoco detectaron medicinas extrañas. Apareció la metástasis. Si Neruda no recibía sus medicamentos, por el bloqueo de Nixon contra Chile, si Neruda padecía un cuadro depresivo ante las noticias de los asesinatos o el exilio de sus amigos, si Neruda tenía una metástasis (cáncer terminal, según el radiólogo Julio Álvarez) todo tiene sentido.

-Araya miente cuando dice Neruda estaba muy bien de salud, que incluso lo llevaba a casa de su amante Alicia Urrutia, la sobrina de Matilde declaró en el juicio, por supuesto negó que Neruda la visitaba en un departamento, la relación se terminó cuando Matilde los descubrió.

-¿Es cierto que Araya era el único chofer en aquel tiempo? ¿Lo contrató Neruda como su guardaespaldas?

-Hubo un primer chofer, contratado en noviembre de 1972 (cuando Neruda regresó de Francia), pero renunció. Manuel Araya entró a trabajar con Neruda en diciembre de 1972, hasta septiembre de 1972, Araya dice que su papá y Neruda eran amigos, lo único cierto fue que lo contrataron por intermedio del Partido Comunista, no tenía la función de guardaespaldas, sólo de chofer. Neruda acostumbraba llamar “secretario” a las personas que lo ayudaban, no era una responsabilidad laboral, sino una forma respetuosa de referirse a sus colaboradores. El niño Enrique Segura era su “secretario”, el poeta mexicano Hugo Gutiérrez Vega también fue su “secretario” (en realidad era un “botones” que cargaba las maletas de Neruda durante un viaje por Europa). Araya presume su función de secretario y guardaespaldas, pero sólo era el chofer.

-Rodolfo Reyes está apoyando la denuncia, ¿Qué lugar ocupa en la familia, en relación con Bernardo? –Yo sé que Rodolfo el hermanastro de Neruda tenía muchos hijos–  Bernardo es sobrino bis-nieto, pero Rodolfo?

-Rodolfo Reyes es sobrino directo de Neruda (hijo de un medio hermano del poeta), y Bernardo Reyes es sobrino nieto de Neruda. Rodolfo y sus hermanos son los familiares directos en el árbol genealógico de Neruda, Bernardo pertenece a la siguiente generación.

-¿Sabes algo específico sobre la medicina, por ejemplo el nombre de aquella que Neruda necesitaba pero no recibía por el bloqueo de Nixon?

-En 1974 Matilde le dijo a un periódico que la inyección era de Dolopirona. Existen algunas diferencias entre la Dipirona y la Dolopirona, y si Neruda necesitaba Dolopirona y le pusieron Dipirona, aquello pudo causar una reacción alérgica, pero no lo habrían matado.

-¿Cuándo crees que vas a publicar tu libro con las transcripciones de Araya?

-Grabé todas mis conversaciones telefónicas con Araya (sin su consentimiento), hablamos durante meses, en los audios demostraré que Araya está completamente loco, su nivel de mitómano lo acerca a la demencia (la transcripción de los audios irán en el libro que estoy escribiendo para desmentir, punto por punto la teoría del asesinato de Neruda, subiré los audios en formato MP3 a mi blog, pero hasta que salga publicado mi libro).

-Respecto a Siqueiros –qué  historia tan rica. Algo que quizás te parezca interesante si no estás al tanto de ello, yo siempre he dudado de cuán cierto es lo que cuenta Neruda sobre aquella noche, la manera en la que él lo representa en “Confieso que he vivido”, sobre Lorca cayéndose y todo eso. En una biografía de Lorca de Ian Gibson hay un testimonio que muestra que eso no era todo una invención al menos: una joven sobrina de dos inmigrantes del pueblo de Lorca pasaba de visita por su hotel algunas veces. En una ocasión ella lo encontró en la cama, con su pierna vendada. Había tenido un accidente en la fiesta, le explicó Lorca. (Federico García Lorca: A Life. New York: Pantheon Books).

-Estoy convencido que Neruda ocultó la fecha exacta cuando conoció a Siqueiros por 2 razones: para que no lo involucraran en el atentado contra Trotsky del 25 de mayo 1940 (no hay posibilidad de una participación del poeta porque estaba en Chile, viajó durante un mes por barco, con destino a México, del 24 de julio al 16 de agosto de 1940). La segunda razón tiene que ver con problemas de amores, Neruda intentó seducir a la primera esposa de Siqueiros en Argentina. Así lo demuestro en mi librito “Pablo Neruda en Morelos”.

-El poeta interfirió dos veces en la vida amorosa del muralista, en 1933, intentó seducir a Blanca Luz Brum (escritora uruguaya casada con Siqueiros), dejó algunos indicios de la “aventura erótica cósmica” en Confieso que he vivido: “Así eran las cosas en la casa del famoso Natalio Botana, capitalista poderoso, dominador de la opinión pública en Buenos Aires. Federico y yo nos sentamos a la mesa cerca del dueño de casa y frente a una poetisa alta, rubia y vaporosa, que dirigió sus ojos verdes más a mí que a Federico [García Lorca] durante la comida” (1974).

Los caminos de Neruda y Siqueiros se cruzaron en Argentina, el poeta ocultó las circunstancias del primer encuentro: “Nos conocimos hace tanto tiempo que ya no recuerdo ni siquiera el año, fue incluso antes de la guerra civil en España. Después lo vi muchas veces entre las filas de los defensores de la república española. Su vida civil y política es exclusivamente única ya que en ella se mezclan leyendas, hechos históricos reales y sucesos dramáticos de nuestros días”.(1)

Federico García Lorca viajó a Buenos Aires para supervisar la puesta en escena de Bodas de sangre, el diplomático chileno recibió las credenciales del consulado en la capital porteña y Natalio Botana contrató al artista mexicano para pintar el mural Ejercicio plástico en el sótano de la Quinta Los Granados. Neruda relató la fugaz infidelidad con la musa uruguaya: “Nos alejamos hacia la piscina iluminada […] Dominando la piscina luminosa se levantaba una alta torre […] Subimos hasta el mirador más alto de la torre […] Más lejos se oían las guitarras y las canciones de la fiesta […] Tomé a la muchacha alta y dorada y, al besarla, me di cuenta de que era una mujer carnal y compacta, hecha y derecha”.(2) Blanca Luz Brum y David Alfaro Siqueiros se divorciaron; ella se quedó en Sudamérica, fue amante de Natalio Botana hasta 1941; el muralista regresó a México, en el Distrito Federal contrajo matrimonio con Angélica Arenal.

(1) Neruda, Pablo. Artista, ciudadano y luchador, Pravda, Moscú, 11 de mayo de 1967. Artículo encontrado en Archivo Gunther Castanedo Pfeiffer: Carpeta 78, Documento nº 9.1940.

(2) Ibid.

 

.

Mario Casasús: “El presunto asesinato de Neruda fue un montaje periodístico” / Entrevista censurada por Harper Collins

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More