Marinah, la primera cantante del Estado español que cancela conciertos en Israel

Publicidad

Estaba previsto que Marinah participara en el festival Méditerranée de Ashdod el 11 de junio de este año y también en el World Music de Tel Aviv. El festival de Ashdod tiene un amplio apoyo institucional y está financiado por empresas vinculadas directamente con la violación de derechos palestinos

Barcelona, 15 de mayo de 2015
La ex-vocalista del grupo barcelonés Ojos de Brujo Marina Abad tenía previsto actuar el 11 de junio en el Festival Méditerranée de Ashdod (sur de Israel, a pocos kilómetros de la Franja de Gaza) junto con otros artistas españoles como Tomatito, Diego Guerrero, Rycardo Moreno y Javier Limón. El concierto de Marinah formaba parte del Idan Raichel Project, donde también tiene previsto actuar el portugués António Zambujo. La artista valenciana también tenía previsto cantar en el World Music de Tel Aviv.

Cuando se tuvo noticia de estos conciertos, diversas activistas del BDS Catalunya le pidieron por las redes sociales que no cantara en Israel porque ello supondría violar el llamamiento palestino al boicot cultural. Conociendo su apoyo a las causas internacionalistas y a los movimientos sociales, resultaba paradójico que participara en un festival organizado por el mismo régimen israelí que oprime al pueblo palestino desde hace 67 años. Después de varias conversaciones telefónicas mantenidas con la cantante, Marinah ha decidido cancelar sus dos conciertos previstos en Israel.

Esta importante victoria para el movimiento BDS llega pocos días después de que la cantante estadounidense Lauryn Hill (ex-componente de The Fugees) decidiera cancelar también su concierto en Tel Aviv después de una fuerte campaña internacional que le pedía que no violara el llamamiento al boicot cultural lanzado por la sociedad civil palestina en el 2004.

El fenómeno de «whitewash» israelí

El festival Méditerranée de Ashdod es un ejemplo más de cómo Israel utiliza la cultura para limpiarse la cara y mostrarse al mundo como un país moderno y abierto, ocultando así las políticas de ocupación, colonización y apartheid que aplica en Palestina desde 1948. Bajo una imagen de multiculturalidad, mestizaje y tolerancia, este festival busca tapar la maquinaria colonizadora sionista con el fin de mostrar a Israel como un país «normal».

Si echamos una ojeada a los organizadores y patrocinadores del festival se hace patente su estrecha implicación con la maquinaria ocupante que viola impunemente los derechos palestinos. Entre los patrocinadores encontramos Mizrahi Tfahot, un banco que financia colonias ilegales en la Cisjordania ocupada; el puerto de Ashdod, que exporta productos agrícolas producidos en tierras robadas; Adama, una empresa agroalimentaria conectada con la empresa Agan-Machteshim, que produce fibra de vidrio en una colonia ilegal de Cisjordania; finalmente encontramos un amplio apoyo institucional del Estado judío (Ayuntamiento de Ashdod, Ministerio de Cultura de Israel y un centro cultural financiado por el mismo ayuntamiento y la lotería nacional).

Tal y como marcan las directrices de la PACBI (Palestinian Campaign for the Academic and Cultural Boycott of Israel) «un producto cultural es boicoteable si está financiado por una institución Israelí o de otra institución que contribuye a la propaganda israelí», y como hemos explicado más arriba, este festival es un claro ejemplo de ello.

La Nakba continúa

Queremos destacar finalmente que Marinah ha hecho pública la noticia hoy 15 de mayo, el día en que se conmemora la Nakba palestina (el «desastre» en lengua árabe), que empezó hace 67 años. El 15 de mayo de 1948 se creó el Estado de Israel, hecho que supuso la expulsión de más del 70% de las palestinas y palestinos de su tierra y la desposesión de centenares de miles de palestinas de sus hogares. La Nakba no es un hecho aislado en el tiempo, sino que se continúa repitiendo sistemáticamente. Durante 67 años, el Estado de Israel ha estado vulnerando impunemente los derechos y libertades fundamentales del pueblo palestino, aumentando de forma flagrante sus agresiones en los últimos años.

Hoy recordamos la Nakba y desde la Coalición Prou Complicitat amb Israel, BDS Catalunya y RESCOP celebramos la decisión de Marinah y le damos todo nuestro apoyo. Queremos reivindicar la importancia histórica que tiene su decisión, ya que se convierte en la primera cantante española que cancela un concierto en Israel cuando éste ya estaba programado. Marinah ha dado un ejemplo de compromiso, valores y solidaridad que esperemos anime al resto de artistas del Estado español y de todo el mundo a intensificar el boicot cultural en Israel.

No dejaremos de pedir el BDS hasta que Israel: 1/ finalice su ocupación y colonización de todas las tierras árabes ocupadas en junio de 1967 y destruya el Muro; 2/ reconozca los derechos fundamentales de la ciudadanía árabe-palestina de Israel; y 3/ respete, proteja y promueva el derecho de la población refugiada palestina de volver a sus casas y propiedades tal y como establece la resolución 194 de las Naciones Unidas.

Más información:

info@bdscatalunya.org

http://www.bdscatalunya.org/

proucomplicitat@gmail.com

www.nomescomplicitat.cat

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More