Manuela Vargas: 100 días de lucha ante la puerta del Hotel que no le paga

Por Insurgente

El empresario de Alojamientos Jerezanos, que se hizo cargo de Hotel Tierras de Jerez, en 2016, dejó de pagar a sus empleados las nóminas. Manuela llevaba 15 años trabajando, desde 2003.

Manuela Vargas lleva desde el 27 de septiembre a las puertas del hotel que le debe 20.000€. Manuela era camarera de piso, o como las conocemos, una Kelly. Dejó de trabajar en Hotel Tierras de Jerez en el mes de junio de 2018, tras muchos meses sin cobrar su salario. Cada día acude desde las 9 de la mañana, hasta las 5 de la tarde. No me voy a mover de la puerta del hotel hasta que cobre mi dinero”.

Manuela afirma que el empresario está manteniendo un pulso con ella. Se siente maltratada. Y ninguna institución va a exigirle que le pague lo que le debe. Pero ella no se va a cansar. “Ese dinero es mío y voy a cobrar hasta la última peseta.” Se queja de que no puede mostrar ni una foto del mismo, porque “él tiene derecho a su intimidad” y no se le puede molestar, ni mencionar siquiera su nombre y “sigue haciendo su vida tan campante“, afirma. Y sin embargo, ella, se queja amargamente, no tiene derecho a cobrar, a estar con sus hijos, ni ellos a tener a su madre en casa.

El empresario de Alojamientos Jerezanos, que se hizo cargo de Hotel Tierras de Jerez, en 2016, dejó de pagar a sus empleados las nóminas. Manuela llevaba 15 años trabajando, desde 2003.

 

 

 

COLABORA CON KAOS