Manu Cabacas: «solo un Gobierno necio necesita más de varias muertes para prohibir las pelotas de goma»

Publicidad

Manu Cabacas, padre de Iñigo, el joven aficionado del Athletic que falleció hace tres años por el impacto de una pelota de goma lanzada por la Ertzaintza, ha afirmado que «solo un Parlamento y un Gobierno necio» necesitan «más de varias muertes» para «corregir el error» y prohibir el uso de pelotas de goma por parte de la Ertzaintza.

En rueda de prensa en Bilbao, celebrada ayer miércoles, han comparecido los padres de Iñigo Cabacas, junto a Xabier Irazusta, viudo de Rosa Zarra, «víctima mortal de un pelotazo de goma en Donosti en junio de 1995», Mikel Quintela, que perdió la visión de un ojo «por el impacto de una pelota de goma el 21 de enero de 1995, y Joseba Nafarrate, padre de Xuban, «ya recuperado, tras un largo año de baja, de la grave herida en la cabeza ocasionada por estos proyectiles empleados por la Ertzaintza», ha indicado el propio Nafarrate.

Según han explicado, el motivo de su comparecencia es que el pleno del Parlamento Vasco de este jueves debatirá una proposición no de Ley presentada por EH Bildu en la que se pide a la Cámara que inste al Departamento de Seguridad a que «prohíba para siempre y sin excepciones la utilización de pelotas de goma antidisturbios».

Manu Cabacas ha indicado que tienen intención de acudir a la sesión plenaria por considerar necesario que, «por lo menos, nos vean y vean que no estamos de acuerdo» con el mantenimiento del uso de las pelotas de goma. Según ha insistido, «solo un Parlamento y un Gobierno necio pueden necesitar más de varias muertes, no le basta con una necesitan más muertes, para corregir el error» de usar pelotas de goma como material antidisturbios.

«Debemos estar ahí para que sepan que lo deben corregir para siempre, porque no puede haber más muertes como la última que ha habido, la de nuestro hijo, y para eso estaremos ahí», ha añadido.

Asimismo, ha lamentado que, en su caso, la respuesta por parte del Gobierno vasco ha sido que «no pensáramos que en todas las muertes de los ertzainas que ha habido las viudas habían sabido todas quién había matado a sus maridos», lo que «no sé qué tiene que ver con lo nuestro». Asimismo, nos ha dicho que «no nos haríamos enemigos» y «no sé que tiene que ver buscar justicia con hacerse enemigos».

Por su parte, Nafarrate, ante la «amenaza de la continuidad de las actuales escopetas lanzapelotas como armamento antidisturbios contra la población civil», ha dicho que se niegan a «permanecer inactivos ante lo que consideramos puede llegar a ser una grave agresión contra la razón social y el sentido común».

Tras advertir de que «nunca» entenderán, si tal hecho se produce, que el Parlamento sea «capaz de dar legitimidad y cobertura política al lanzamiento de pelotas de goma», el padre de Xuban ha afirmado que esa actitud «con lleva una responsabilidad que, en democracia, debe ser asumida, puesto que quienes adoptan decisiones que provocan desgracias repetidas deben ser tributarios de sus errores ante la sociedad».

«¡NUNCA MÁS!»

«¡Nunca más! es el grito desesperado de nuestras familias, porque hemos vivido el dolor y la amargura provocadas por una decisión política equivocada», ha dicho, para afirmar que su experiencia, «por desgracia, ha demostrado que las pelotas de goma son un material letal, mortal» y «el fallecimiento de Rosa Zarra e Iñigo Cabacas, y las graves e irreparables lesiones de otros muchos, es la dramática constatación de ello».

Según ha advertido, sería «trágico que un hecho similar pudiera repetirse al amparo del Parlamento vasco» y, por ello, como familias afectadas, han pedido a los partidos políticos representados en el Parlamento, y también el Gobierno vasco, «garantías definitivas de que la muerte de Iñigo será la enseñanza definitiva, la última muerte».

A su entender, ha añadido el padre de Xuban, «la única garantía posible es que las pelotas de goma no se vuelvan a utilizar jamás, ni siquiera en circunstancias especiales, ni tampoco en función de determinadas condiciones».

«No vemos ninguna justificación para mantener el uso de ese material, bajo ningún concepto, ni en ninguna circunstancia», ha insistido, para remarcar que «no basta con restringir su uso, es necesario garantizar su no utilización».

En ese sentido, ha dicho que «el verbo correcto no es restringir, sino impedir, prohibir, retirar, porque es irresponsable, política y socialmente, la continuidad de la ruleta rusa que supone su uso».

Por todo ello, han solicitado al Parlamento vasco que «ordene mañana la prohibición definitiva o, cuando menos, la retirada sin condiciones de ese material que tanto daño y sufrimiento ha causado y que, de no tomarse las medidas necesarias, volverá a causar».

Nafarrate ha asegurado que no piden «nada extraordinario», ya que el uso de pelotas de goma «está prácticamente desterrado en toda la UE». Así, ha recordado que el año 2012 el propio Gobierno vasco «reconoció haber recibido una solicitud de la Comisión Europea en este sentido» y en Catalunya «las pelotas de goma están prohibidas desde el 30 de abril de 2014, por decisión del Parlament».

«Aquí llevamos un año de retraso, pero mañana el Parlamento vasco está ante la oportunidad de tomar una decisión idéntica», ha manifestado, para añadir que «si nuestro lehendakari Urkullu era sincero cuando dijo, hace unos pocos días, que Catalunya es un referente para nosotros, está ante una oportunidad única, ante su mejor ocasión, para demostrarlo».

En ese sentido, ha recordado que el PNV pidió en 2012, «cuando gobernaba el PSE apoyado por el PP, la prohibición total de las pelotas de goma». «¿Cómo entender que ahora abogue por su mantenimiento?», se ha preguntado.

«¡No más pelotas de goma! por reconocimiento a la tragedia que nos ha tocado vivir. ¡No más pelotas de goma!, como reparación del daño causado, un daño, además, impune, porque no ha encontrado respuesta ante la Justicia. ¡No más pelotas de goma, para que se establezcan garantías de que la tragedia que produjeron y que vivimos no se vuelva a repetir», ha exigido, para advertir de que «la decisión está mañana en manos del Parlamento vasco».

Por otro lado, el padre de Xuban Nafarrate ha considerado que «el hecho de que se haya cerrado el caso de Xuban lo único que me demuestra es que no se ha aplicado justicia de ninguna de las maneras, que no nos han dado oportunidad de defendernos porque no hemos podido recurrir el auto». «Es pura indefensión jurídica y el abandono definitivo del ciudadano», ha asegurado.

Agencias

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More