Manifiesto para las bases de una revolución amazigh

Desde Inekaren, queremos hacer un llamado a todos los imazighen y organizaciones, asociaciones, colectivos… amazigh para plantear algunas bases para la construcción de los cimientos de una revolución amazigh.

Inekaren, organización revolucionaria canaria quiere ofrecer a todos los imazighen su punto de vista, desde Canarias, el único territorio amazigh que no fue colonizado por la invasión árabe ni se le impuso el islam, sino por un imperio europeo y por la religión cristiana.

Canarias hereda ya varias décadas de lucha política contra el estado español, de lucha antifascista y de lucha social, de lucha independentista y de lucha cultural; por lo que recogiendo todas las tradiciones de lucha revolucionaria en Canarias, queremos hacer una propuesta política a todos los imazighen, desde una óptica, que como dijimos antes, es la única que no fue arabizada ni islamizada y por lo tanto, sin miedo a romper los tabúes que todavía muchos imazighen no son capaces ni de discutir, en base a nuestros propios tabúes culturales y religiosos que nosotros intentamos romper cada día.

«En una revolución se triunfa o se muere, si es verdadera.»
Ernesto “Che” Guevara

 

La lucha por la cultura e identidad…

¿Por qué se lucha? Esa es la primera pregunta que debemos de responder, ¿por la cultura o por el pueblo amazigh? Las organizaciones imazighen deben tener ese objetivo claro, porque luchar por la cultura no tiene sentido ninguno si no se lucha por el pueblo que ha originado dicha cultura, la lucha es por el pueblo amazigh, no se puede separar la cultura de su origen, eso tan sólo produce una cultura muerta y artificial como una figura de cera que recrea a un muerto con todo lujo de detalles, pero no deja de ser un muerto.

En Canarias vamos unos años adelantados políticamente, y conocemos este tipo de procesos que luchan por “la cultura” pero no por el pueblo, les diremos como acaban, al final, después de tanta lucha cultural, la élite gobernante la termina asumiendo y haciéndola propia, terminan entendiendo que la cultura no es el problema, si no las aspiraciones del pueblo en abrirse camino al poder, y ceden como el que tiene un cromo repetido, sabiendo que no pierden nada mientras que para el pueblo amazigh la situación no cambia nada.

Podremos ver la cultura amazigh en televisión, en los libros de texto escolares editados por el gobierno o por grandes imprentas con influencias en el gobierno, escucharemos amazigh en la radio, y hasta terminaremos viendo a Mohamed VI y a Abdelaziz Bouteflika hablando amazigh. ¿Pero qué cambia para el pueblo amazigh? NADA. Serán súbditos de un gobierno árabe que habla amazigh.

Al igual que en Canarias, la clase gobernante ahora se viste de mago[1], reconoce el pasado guanche[2] no sin antes reescribir su historia[3], pero nunca ha dejado de ser la misma clase dominante colonialista y explotadora que asesinó al pueblo en el pasado y que en la actualidad lo reprime, lo hecha de sus casas o le condena a la hambruna.

La lucha por la cultura es una lucha hueca si no hay objetivos políticos, el movimiento amazigh debe luchar por la completa liberación del pueblo amazigh.

 

La Religión…

Cuando lo espiritual trasgrede el ámbito personal y se impone en el ámbito colectivo.

Más allá de consideraciones teológicas, filosóficas o espirituales, debemos preguntarnos, la religión de los imazighen (cristianismo o islam) ¿nos libera o nos oprime?

Esa es la primera pregunta que debemos responder, pero si hacemos un repaso a la historia la respuesta es clara. ¿Quién impuso la religión a los imazighen y para qué?

La religión islámica o cristiana para los imazighen tiene un origen de sometimiento a la población, a los antiguos imazighen no se les permitió conservar sus antiguas religiones anteriores al islam, al contrario, se les impusieron la religión de sus amos, ¿para qué?, para dominarlos.

La religión es el instrumento que el poder emplea para someter a los individuos hasta el mismo ámbito personal, es un instrumento de control social.

El principal enemigo del dogmatismo es el conocimiento y el criterio. La ignorancia y la superstición alimentan una interpretación dogmática de la religión, ¿y quien se beneficia de un pueblo ignorante? El poder, ya sea árabe o europeo; local, colonial o económico.

Uno de los principales factores de colonización del pueblo amazigh es la religión que se impone con mucha fuerza y resulta de un factor indiscutible entre amplios sectores de población amazigh. La religión impone toda una serie de principios culturales, morales y éticos. ¿Somos capaces de romper con ellos? ¿Tenemos miedo a romperlos?, por tanto, ¿la religión nos libera o nos oprime?

La religión ha servido desde siempre como un ente absolutamente antirevolucionario, la religión nos dice “pórtate bien en vida, que si eres bueno te recompensarán con el cielo, y si eres malo irás al infierno”, ¿pero y si resulta que no hay más que esta vida? ¿De qué nos sirve haber sido obedientes y sumisos? Este corolario teológico es la base para someter a la población, para que el pueblo acepte el sufrimiento con resignación esperando que su sumisión sea recompensada con un golpe de suerte divina. Este pensamiento es capaz incluso de crear una psicosis orweliana[4] al creer que un ser todopoderoso que nos juzgará está observando tu comportamiento cada día, cada minuto, pero que al final, todo es una invención para mantener a una población sometida y manipulada.

La religión también ha sido la fuente de las respuestas de la población, ¿pero qué respuesta podemos obtener en pleno siglo XXI de la religión? ¿Cómo es posible que a día de hoy haya gente capaz de creer que un ser divino produce la lluvia, el sol, las nubes, los terremotos o las mareas? Quizás hace unos siglos los seres humanos no podíamos responder racionalmente al origen de los fenómenos naturales, ¿pero qué sentido tiene a día de hoy creer que todo es obra de un ser divino? La ignorancia es el alimento de la religión, la verdadera amenaza de la religión es el intelecto, la cultura y el conocimiento, y esto es también la principal amenaza del poder.

La religión es la proyección divina del poder real. La imagen de un dios todo poderoso es la imagen divinizada del poder de un rey, un gobierno, el capital financiero o del jefe de tu empresa; un poder capaz de hacernos caer en desgracia y al que suplicamos compasión para que no nos embarguen, para que no nos maltraten, para que no nos multen, para que no nos despidan del trabajo; para no ir al infierno. La bondad de dios es la caridad del rico. La esperanza de una vida mejor después de la muerte es tan sólo la aceptación de nuestro desgraciado destino. Y al igual que aceptamos el sufrimiento en vida, lo que realmente aceptamos son las desgracias que nos provoca nuestro gobierno. Aceptamos sufrir para no ir al infierno, pero quizás no se trata de que nosotros vayamos al infierno por nuestro mal comportamiento, si no que nuestro “mal comportamiento” cree un infierno a los causantes de nuestra desgracia.

Los imazighen deben discutir abiertamente la religiosidad, el pueblo amazigh nunca será libre si no es capaz de superar las imposiciones morales y éticas establecidas, la religión es la expresión personal del poder que controla nuestra sociedad, si no somos capaces de derrotar nuestras imposiciones personales, de revolucionarnos a nosotros y nosotras mismas, resulta impensable revolucionar a todo un pueblo.

La religión no debe ser una imposición de valores, de costumbres o convencionalismos, sino un rincón de nuestra inquietud espiritual, personal e intransferible.

La revolución comienza por uno mismo.

 

Las fronteras y los estados…

Debemos cuestionar también las actuales fronteras de los estados norteafricanos, las fronteras de Marruecos, Argelia, Sahara, Túnez, Libia, Mauritania, Egipto, Mali, Níger… fueron dibujadas por Europa, por el colonialismo. ¿Qué sentido tiene para nosotros, los imazighen, los nativos de toda la Tamazgha[5], no cuestionar los estados creados por occidente? ¿Por qué debemos de reconocer, nosotros, los ancestrales habitantes del Norte de África los estados que nos dibujó Europa y colocó a sus títeres para que nos dominaran? ¿Por qué debemos de reconocer las fronteras de Argelia, Marruecos, Libia, Níger, Mali…?

Nuestros valientes hermanos Tamasheq nos han mostrado el camino, han creado su patria, el Azawad, y nuestros países están sometidos por las actuales fronteras. Los estados norteafricanos modernos son un producto del colonialismo francés con un origen fundado en la islamización y la sangrienta dominación árabe sobre los imazighen. Nuestros pueblos y países son los rifeños del Rif, los imazighen del Atlas, los tacelhit del Sous, los Kabylios de la Kabylia, los tamasheq del Sahara, los chawis del Aures, los nefusies de Nefusa, los canarios de Canarias… esos son nuestros países imazighen, no Marruecos, Argelia, España, Túnez, Libia, etc…

Debemos cuestionarlo todo, debemos de pensar en cómo han construido nuestra realidad actual las potencias occidentales, la islamización, arabización y la clase dominante.

Las banderas de Argelia, de Marruecos o de España, no son nuestras banderas, esa son las banderas de los estados que nos dominan y que han partido a nuestro pueblo en pedazos, es fundamental construir nuestras propias naciones, la lucha por la independencia y la soberanía de nuestros países imazighen es un paso imprescindible para nuestra liberación.

 

La mujer…

Otra de las luchas que debe de ser bandera de la causa amazigh, es la lucha por los derechos de la mujer, las mujeres son la mitad de la población, su voz no puede ser silenciada ni ignorada, es más, no habrá revolución si la mujer no forma parte activa de la misma.

Para ello debe existir un escrupuloso respeto, es inconcebible lo que ocurre en Egipto, por poner un ejemplo, de cómo se violan a las mujeres que salen a protestar, estas mujeres, no sólo han tenido que derrotar el miedo a salir a la calle contra sus gobernantes, si no que cuando están en la calle resulta que puede haber un miedo mayor, el de la amenaza de ser mujer.

La mujer sufre una doble opresión, la misma que sufre el hombre por parte de sus dirigentes, y la opresión del hombre.

Se debe de tomar consciencia, y especialmente entre los imazighen, ya que no fue hace tanto cuando nuestras sociedades abandonaron el matriarcado, y en esa etapa transitoria que el islam y el cristianismo terminaron de apuntalar, la mujer amazigh siempre fue el núcleo de la sociedad amazigh, responsable de la trasmisión de nuestra cultura de generación en generación y parte activa de nuestra sociedad.

No olvidemos que en nuestra historia figuran grandes mujeres que encabezaron nuestra resistencia contra los invasores, como Kahina (o Dihia) que encabezó la resistencia amazigh contra la invasión árabe hasta su muerte en el año 701 o la ancestral reina Tin Hinan de los tamasheq o las mujeres ahuaritas[6] de la isla de La Palma como Guayanfanta que sacrificaron su vida luchando contra los conquistadores.

Desde las organizaciones imazighen se debe trabajar por la participación de la mujer, no podemos tolerar actitudes machistas, debemos de mantener un respeto y camaradería hacia todas las personas sean hombres o mujeres, pues todos y todas estamos en la misma lucha hacia la libertad de nuestro pueblo.

 

Las primaveras árabes…

Debemos además analizar atentamente los procesos que se sucedieron en los últimos años en el norte de África, las primaveras árabes, para saber qué es lo que realmente ha ocurrido y por qué.

¡Que no nos engañen! El balance final de las primaveras árabes ha sido que todos los estados del Norte de África pasen a la esfera occidental, encabezado por USA y Francia, asistimos a una recolonización occidental de la Tamazgha.

Canarias: Instalación de bases militares e intereses norte americanos para controlar África. Explotación de recursos petrolíferos.

Marruecos: Principal estado satélite de USA en el Norte de África.

Argelia: Principal estado satélite de Francia en el Norte de África.

Túnez: Cambio de gobierno para implantar una “democracia occidental” más afín con occidente, el pueblo se vio estafado con el nuevo gobierno tecnócrata pro-occidental. Incremento del islamismo. Estado débil y desestructurado.

Libia: Derrocamiento del principal líder africanista y principal resistencia para los intereses occidentales en África, robo de los recursos petrolíferos, gasíferos e hídricos de Libia por occidente, incremento del islamismo, destrucción del estado Libio, estado débil fácilmente influenciable por occidente, aporte de tropas para la desestabilización de otros países fuera de la órbita occidental.

Egipto: Desestabilización de una de las principales potencias Norteafricanas, estado débil, ingobernable, desestructurado. Incremento del islamismo.

Mali: Ocupación militar francesa de Mali, incremento del islamismo y el colonialismo Francés, ataque a los Kel Tamasheq (Tuareg) y al proyecto revolucionario del Azawad. Acaparamiento de las materias primas de Mali: oro, petróleo, uranio…

En resumen: Las primaveras árabes han sido un instrumento de occidente para desestabilizar estados, aprovechándose de las luchas socio-políticas del pueblo y debilitar todos los estados de la región para aumentar la influencia occidental en África.

USA ha perdido la influencia que tenía en Latinoamérica, de donde expoliaba todos los recursos naturales, y Europa perdía influencia en África frente a China. Por lo que occidente ha desatado en África un nuevo campo de batalla colonial para acaparar los recursos naturales africanos, las revueltas populares fueron la herramienta de hacer la guerra y tumbar gobiernos sin poner un solo soldado sobre el terreno.

En lo que respecta al pueblo que protestaba justamente contra la miseria y el abuso de poder, el pueblo no estaba suficientemente organizado, el pueblo se lanzó a la calle contra sus gobernantes sin tener un plan de batalla, sin tener un programa político, sin organización. Ante un enfrentamiento así, lo mínimo que debe existir es un objetivo, que no debe ser tumbar el gobierno sino que el pueblo conquiste el poder. De lo contrario serán otros elementos oportunistas quienes aprovechen el vacío de poder que el pueblo ganó con su sangre.

La experiencia de los Kel Tamasheq…

Los Kel Tamasheq (Tuaregs) nos han enseñado una valiosa experiencia, crearon el segundo estado amazigh de la historia moderna, después de la república del Rif de Abd el Krim de los años 20.

Los Kel Tamasheq son un heroico pueblo que ha luchado durante toda su historia que agotando la vía política han tenido que emplear las armas cuando ha sido necesario, la creación del Azawad, una república laica, es un ejemplo a seguir muy valioso, aunque hay que hacer una llamada de atención a lo caro que salió para el MLNA los roces con los islamistas, lo que nos demuestra una vez más que no hay atajos en nuestra lucha. Desde los imazighen de toda la Tamazgha tenemos que apoyar y luchar junto a ellos, debemos aprender de su experiencia y contribuir también con nuestra experiencia al éxito de ese proyecto, pero la lucha será continental o no será. La intervención occidental ha truncado el proyecto del Azawad, debemos crear 5, 10, 20 Azawads, desbordar al enemigo, luchar en todos los frentes de nuestra Tamazgha, no podemos luchar solos, si luchamos solos caemos solos.

Occidente está en crisis, no serán capaces de mantener varios frentes abiertos por muchos países satélites y gobiernos títeres que tengan en nuestra tierra, debemos estrechar lazos, coordinarnos, enlazar nuestras revoluciones y nuestras luchas. La revolución amazigh debe comenzar a forjarse zi Siwa ar Kanari[7].

 

Los Saharauis…

¿Y qué pasa con los Saharauis?, el conflicto del Sahara occidental trae posiciones encontradas en el movimiento amazigh, pero debemos de ser claros con esta cuestión. En Canarias tenemos gran tradición de lucha por la causa Saharaui, conocemos a muchos activistas y hemos compartido trinchera, conocemos el asunto desde dentro, por eso hablaremos claro para solventar esta polémica que trae especial conflictividad entre los marroquíes.

Para empezar, ya dijimos, la bandera de Argelia, o de Marruecos, no son nuestras banderas, no son nuestros estados, ¿Por qué alimentar el nacionalismo Marroquí? Nosotros somos imazighen, somos rifeños, sousies, canarios, kabylios… no somos españoles, ni marroquíes, ni argelinos… El proyecto de Marruecos, o de Argelia NO es nuestro proyecto, es más, debemos de luchar contra él.

Por otro lado, algunos imazighen del estado marroquí “curan su conciencia” esgrimiendo que los saharauis van a crear una república árabe y que ellos no son amazigh. En primer lugar, nosotros, los imazighen, somos pueblos colonizados, nuestra lucha es anti-imperialista, y cualquier pueblo que luche por su libertad es un pueblo amigo, el amazigh que dice “no apoyo a los Saharauis porque quieren crear una república árabe” esgrime una excusa barata que evidencia la incapacidad de romper con la ideología del makhzen, evidencia de que antes que amazigh, antes que anti-imperialista, es nacionalista marroquí. Nosotros luchamos por la libertad de nuestros pueblos, en nada nos beneficia una España fuerte, o un Marruecos fuerte, si le creamos más frentes de lucha a nuestros enemigos más fácil será nuestra lucha, quizás quien esgrime este argumento debería revisar a quien le debe su opresión y miseria, si a los Saharuis o a Marruecos.

Por otro lado, que los Saharauis quieran crear una república árabe no es más que una cuestión interna de ellos, es una posición del Frente Polisario, que es diferente del pueblo Saharaui, el proyecto de república árabe es un proyecto del Polisario, la libertad de un pueblo es indiscutible, ellos tendrán que solucionar estas cuestiones internamente.

No hay que olvidar que el Polisario hereda la tradición política del Naserismo, las revoluciones árabo-socialistas, y que su destino queda sellado a Argelia al ser el único país que le da apoyo, por lo que ¿Cómo reaccionaría Argelia si mañana el Polisario declara que son amazigh? Seguramente expulsaría a todo Tindouf a las armas de Mohamed VI, quizás los imazighen marroquíes se sintieran más felices así, pero desear el sufrimiento de todo un pueblo solo puede ser calificado de mezquindad.

Por último, ¿son los Saharauis árabes realmente?, puede que ellos se denominen como tales, ¿pero acaso no hay canarios que se dicen españoles?, ¿no hay kabylios o rifeños que se dicen árabes y argelinos? ¿Qué pasa con los Sousies o los Chawis? Todo pueblo colonizado intenta identificarse con el dominador, con los vencedores. No olvidemos que el pueblo Saharui es también un pueblo colonizado por el arabismo tras la pérdida de la guerra de Char Bouba[8] o de los 30 años, ¿pero acaso no han visto cómo se llaman las distintas tribus saharauis? Ulad Tidrarin, Izarguien, Tekna, Yagut, Ait Lahsen, Ait Usa, Ait Baamaran… Nos atrevemos a juzgar el desconocimiento de los Saharauis de su pasado sin mirar primero para nuestros paisanos Rifeños, Sousies o Canarios, que desconocen tanto o más su origen que los Saharauis.

No olvidemos que la historia amazigh de los Saharauis es muy antigua y rica, fue desde el antiguo reino Lamtuna de raíces zenagas, de donde descienden los actuales saharauis, desde donde, recorriendo toda la costa atlántica norte africana y uniendo a las tribus zenagas por el camino se invadió la península ibérica fundándose la dinastía Almorávide.

Los Saharauis son hermanos nuestros, descendiente de los antiguos zenagas, no podemos culparles como pueblo colonizado del desconocimiento de su historia, hecho que padecemos en todos los rincones de la Tamazgha, Marruecos no es nuestro país, es nuestro enemigo, con su destrucción se creará la libertad del Atlas, el Rif, el Sous y todos los pueblos amazigh que ahora encierra en sus fronteras, y lo mismo los otros países, España, Argelia, Mali, Libia, Túnez, si somos imazighen, estos países no son los nuestros, defenderlos es una grave contradicción.

 

Occidente, capitalismo y democracia…

Debemos desterrar la idea de que Occidente es democrático. Ni EEUU ni Europa ni ningún otro país de dicha esfera puede ser considerado un ejemplo a seguir.

El éxito histórico de la superioridad moral occidental se ha edificado con la explotación del resto del mundo, la riqueza, “el éxito” y el modo de vida occidental es responsabilidad directa del expolio de Latineoamérica, África y Asia. Occidente ha podido vivir bien gracias al colonialismo, al reparto del mundo y sus recursos naturales, a costa del hambre y la miseria de los explotados. No debemos mitificar a occidente, ya que es fácil ser próspero si vives del robo y el saqueo.

Ahora que occidente vive una crisis, se destapa la realidad y las contradicciones, se desnuda la realidad, de que occidente NO es democrático, es una estafa.

Occidente está gobernado por el mercado internacional, por el gran capital, en occidente no existe la democracia, vivimos en una dictadura burguesa, la burguesía SIEMPRE gana las elecciones, ya sea con un partido u otro, todos representan los intereses de la burguesía y no los del pueblo trabajador, todas sus instituciones e intelectuales oficiales construyen el discurso que hace sostener la mentira, televisiones, colegios, universidades, radios, contribuyen de manera fundamental a mantener la ficción.

En occidente gobierna el capital y no el pueblo. Y cuando occidente habla de llevar la democracia a otros países, habla realmente de importar el capitalismo a otros países, de repartir sus recursos, vender sus infraestructuras y hacer a fin de cuentas, un buen negocio para sus élites económicas.

 

¿Latinoamérica u Occidente?

No debemos por tanto, buscar reflejarnos en occidente, éste no es ejemplo de nada, sin embargo, los imazighen no han mirado bien a Latinoamérica, no se le ha prestado toda la atención que debiéramos.

Desde Canarias, siempre hemos tenido un intenso intercambio humano con Latinoamérica, miles de canarios emigraron desde el mismo descubrimiento de América hasta la actualidad, los canarios fundamos ciudades, capitales de actuales países, luchamos en las revoluciones, en las independencias de América, conocemos mejor que ningún otro pueblo amazigh a este continente hermano.

Latinoamérica debe ser para los imazighen un ejemplo a seguir, con una historia moderna similar a la nuestra, una historia de colonialismo occidental permanente, el patio trasero de USA, han conseguido en la última década conquistar mayores cotas de independencia, de soberanía, y elevar el nivel de vida de sus pueblos sin tener por ello que colonizar otras partes del mundo.

El ejemplo de Latinoamérica de independencia y socialismo, es mejor ejemplo a seguir para construir las bases de nuestra revolución, debemos aprender su experiencia y dejar de buscar reflejarnos en la degenerada Europa.

 

El rey…

Nos llegaba el 29 de junio al correo de Inekaren una carta titulada: “Lettre ouverte de Rachid Raha au Roi du Maroc” o traducida como “Carta abierta de Rachid Raha al Rey de Marruecos”.

Lo que encontramos entre sus párrafos era toda una declaración de sometimiento del señor Rachid Raha al vasallaje de Mohamed VI que escribe cual súbdito una petición a su señor para que tenga más consideración con la cultura amazigh.

Como decimos en Canarias, una bajada de pantalones.

Una característica del texto que leemos es su humillante e infantil incidencia en llamar la atención al gobierno, acusándolo de ser el culpable de la situación de la cultura amazigh pero dejando exento de crítica al rey de Marruecos, cuando es bien sabido que uno de los principales rasgos de la monarquía alauita es su clara intromisión e influencia en los asuntos políticos.

Quizás el señor Rachid Raha quiera excusar esta humillación en una supuesta estrategia de alianza o favor de la casa real por el movimiento amazigh, pero lo único que se está forjando con esta actitud es una situación muy peligrosa para toda la lucha amazigh, se están dando las condiciones para que la lucha sea completamente secuestrada por las instituciones marroquíes y sentará un precedente para que Argelia siga los mismos pasos para sofocar las reivindicaciones imazighen. El IRCAM es parte de esta falsa estrategia que lleva a la autodestrucción del movimiento, el IRCAM es tan sólo un experimento de la casa real para comenzar el secuestro del movimiento amazigh y el señor Rachid Raha es partícipe de la maniobra, consciente o inconscientemente.

El movimiento no debe olvidar sus muertos y sus ofensas, no olviden quien es el enemigo, porque sigue siendo el mismo, no ha cambiado, y no debe de haber motivo para que el movimiento amazigh confunda sus objetivos. El movimiento amazigh debe estar al margen de cualquier institución de gobiernos arabistas, antidemocráticos, fascistas u occidentales. Hay que garantizar la máxima independencia y libertad política del movimiento y de las organizaciones imazighen.

El camino no es fácil, y en la lucha de los pueblos por alcanzar su libertad, los movimientos que buscan los atajos para ahorrarse el necesario trabajo duro, han demostrado que el atajo sólo conduce a la casa del enemigo, debemos de asumir nuestra responsabilidad, la lucha es dura, requiere trabajo y no hay caminos cortos. Pero si una lucha se hace con trabajo y honestidad siempre, tarde o temprano, llevará a la victoria.

¿Qué piensa el pueblo de aquellos que se arrodillan como siervos? ¿Qué recuerdo tendrá nuestra revolución de aquellos que buscaban devaneos con los poderes que explotaban a su pueblo?

 

La lucha de clases…

Toda la historia de la sociedad humana, hasta el día, es una historia de luchas de clases. Libres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos, frente a frente siempre, empeñados en una lucha ininterrumpida, velada unas veces, y otras franca y abierta, en una lucha que conduce en cada etapa a la transformación revolucionaria de todo el régimen social o al exterminio de ambas clases beligerantes.

K. Marxs

Cuando antes hablábamos de luchar por el pueblo y no quedarnos en la lucha cultural, hablábamos de la lucha de clase. ¿Qué significa esto? La lucha contra la miseria del pueblo amazigh, contra su pobreza, contra su inmigración forzada, contra su marginación… pero la lucha no es caritativa, no es repartir limosnas a los pobres, la lucha es destruir aquel factor que produce la desigualdad social.

Vivimos en una sociedad capitalista, con diferentes grados de desarrollo según el estado norteafricano que analicemos, también convivimos con elementos feudales, tribales, étnicos y teocráticos.

Pero lo que caracteriza toda sociedad es la diferencia y desigualdad de clase, ¿hay diferencias de clases en nuestra sociedad? ¿Hay ricos y pobres? Desde el momento que hay gente que tiene que trabajar para comer, y otras personas que viven del trabajo de los demás, existe la desigualdad, existe la lucha de clase.

Pero el capitalismo no es el único modo de producción, la humanidad ha pasado por el comunismo primitivo, el esclavismo, el feudalismo y el capitalismo; salvando el comunismo primitivo, que se daba en las sociedades tribales, la humanidad ha atravesado sistemas de desigualdad, donde hay amos y siervos, jefes y trabajadores, nobles y súbditos…

El capitalismo por muy atrasado que se encuentre en las zonas rurales del norte de África, se expandirá y penetrará al ritmo de las nuevas infraestructuras, se construirán nuevas carreteras donde habían caminos de tierra, escuelas nuevas, comisarías de policía, oficinas, hoteles… todo esto transformará la sociedad por muy tribal que sea, los jóvenes abandonan el campo y van a las ciudades… todo esto lo vivimos hace 50 años en Canarias, el capitalismo no dejó piedra sobre piedra, y esto está sucediendo ahora en algunas zonas del norte de África, nosotros ya lo vivimos en Canarias, el capitalismo, si no se le detiene, lo removerá todo, destruirá todas las antiguas relaciones e instituciones, incluso destruirá los vínculos de dominación religiosa, lo que será incluso positivo.

Hay que reflexionar, en que el capitalismo en un país empobrecido, en un país colonizado, solo traerá mayores cuotas de explotación, el éxito del capitalismo occidental es, como dijimos antes, el haber saqueado al resto del mundo, sin las riquezas del resto de la humanidad, nunca podría haber existido el esplendor de occidente.

Luego, debemos plantear que sistema de producción queremos para la sociedad que vamos a construir con nuestra revolución, ¿un sistema que construya la desigualdad? ¿o un sistema que la elimine?

Hay otros sistemas, como el socialismo o el comunismo, que buscan la igualdad social, que ningún hombre o mujer se beneficie del trabajo de los demás, que cada uno viva de su propio trabajo, que haya igualdad, que haya sanidad, educación, vivienda pública que no nos tengamos que preocupar por nuestra mera supervivencia y el que vamos a comer mañana.

Debemos plantearnos un sistema u otro. El capitalismo, basado en la obtención del máximo beneficio económico, que solo busca el enriquecimiento personal de unos pocos y genera la pobreza de la mayoría, que controla gobiernos, que enriquece bancos, que condena a millones a la pobreza y la emigración, que utiliza las armas contra el pueblo, que se enriquece del trabajo generado por los trabajadores.

O el socialismo, donde haya igualdad social, donde cada uno tenga trabajo, donde no haya paro, donde el beneficio y la riqueza no esté en manos de unos pocos, sino en beneficio de todo el pueblo, donde no se busque el beneficio económico, sino el beneficio social, donde las armas sean para que el pueblo se defienda y no para castigarlo, donde haya democracia participativa, y no un sistema controlado y manipulado por los poderosos.

Es fundamental por tanto, plantearnos el sistema de producción de nuestra revolución, si no seremos un león sin cabeza, mucha fuerza pero sin cerebro, como las primaveras árabes; este sistema, no podemos copiarlo, tenemos que inventarlo, muchos pueblos lo intentaron y la mayoría fracasó, no podemos copiar modelos fallidos, debemos de hacerlo por nosotros mismos.

La lucha contra la burguesía de los países subdesarrollados está lejos de ser una posición teórica. No se trata de descifrar la condenación pronunciada contra ella por el juicio de la historia. No hay que combatir a la burguesía nacional en los países subdesarrollados porque amenaza frenar el desarrollo global y armónico de la nación. Hay que oponerse resueltamente a ella porque literalmente no sirve para nada. Esa burguesía, mediocre en sus ganancias, en sus realizaciones, en su pensamiento, trata de disfrazar esa mediocridad mediante construcciones prestigiosas en el plano individual, por los cromados de los automóviles norteamericanos, vacaciones en la Riviera, fines de semana en los centros nocturnos alumbrados con luz neón.

Frantz Fanon, Los condenados de la tierra

 

Cuadros revolucionarios…

Otro punto fundamental es la creación de cuadros revolucionarios, cada uno de nosotros, cada hombre y mujer que se inicie en la lucha, deberá de adoptar el ideal del hombre o mujer nueva que nos propuso Ernesto “Che” Guevara, buscar dar en lugar de recibir, sentir el sufrimiento y el dolor de los demás, el trabajo voluntario, el estudio y la cultura, la honestidad, la sinceridad, el ejercicio y el deporte…

La Revolución no es únicamente una transformación de las estructuras sociales, de las instituciones del régimen; es además una profunda y radical transformación de los hombres, de su conciencia, costumbres, valores y hábitos, de sus relaciones sociales.

Fidel Canelón, El hombre nuevo según Che Guevara

Debemos de crear organizaciones de vanguardia, cargadas de juventud, de hombres y mujeres de acción, pero también de formación, que estudien, lean y debatan, es fundamental cimentar la revolución en el trabajo intelectual, en la construcción de un cerebro colectivo, debemos de esforzarnos por el estudio, por la lectura, por el análisis, sólo con formación podremos diseñar estrategias políticas efectivas, podremos analizar los problemas y plantear soluciones, y cuando lleguemos a la victoria, sabremos construir nuestro país, llevarlo adelante y no entregárselo a indeseables.

Si nos negamos a comprender la fundamental importancia del estudio y la formación, del trabajo intelectual, construiremos una revolución hueca, cargada de violencia aleatoria, sin efectividad, sin sentido.

Cada uno de nosotros, militantes de la revolución, debe esforzarse en superarse día tras día, en obtener mejores resultados, debemos ser un ejemplo a seguir para nuestro pueblo, un ejemplo de esfuerzo, solidaridad y honestidad, nuestro enemigo, quienes dominan nuestra tierra, son ejemplo de corrupción e interés personal, no podemos ser igual que ellos.

 

Un programa político para la revolución…

«Si no existe la organización, las ideas, después del primer momento de impulso, van perdiendo eficacia.»

Ernesto “Che” Guevara

Por último, todos estos principios deben servir para plantear y bocetar un camino, trazar una hoja de ruta, elaborar un programa político donde contemplemos todos los objetivos de nuestra revolución, y no sólo los objetivos, si no la estrategia y la táctica, debemos de dedicar un esfuerzo a desarrollar y debatir sobre nuestro proyecto.

Si no tenemos proyecto, ¿Qué vamos a hacer en la calle?, sería igual que tirar piedras con los ojos tapados, tiraremos piedras, pero no daremos donde queremos.

No debemos apresurarnos, hacer las cosas con prisas nunca dio buenos resultados, pero tampoco debemos dormirnos, debemos comenzar ya, las organizaciones de base, de jóvenes, políticas deben de iniciar un debate sobre el proyecto político a construir.

Desde Inekaren, estamos en pleno proceso de elaboración de un proyecto político para nuestra tierra, Canarias, y estaremos encantados de compartir nuestra experiencia con cualquier compañero amazigh en la construcción de una revolución para toda la Tamazgha.

Todo esto es un reto para nuestro pueblo ancestral, pero hemos retrasado mucho este proyecto, ya es hora de empezar a construir y no seguir dejándonos arrastrar por los vientos que no soplan a nuestro favor.

Sólo hay un camino para el pueblo que busca su libertad, y es el enfrentamiento, ningún trabajador  logró nada sin enfrentarse a su patrón.

La lucha no es cultural, la lucha es por la libertad del pueblo amazigh, observemos a los hermanos latinoamericanos, ganaron su independencia hace 200 años, pero a pesar de tener su bandera en la ONU siguieron siendo las colonias de USA, y eso es porque el enemigo lo tenían en casa, eran sus clases altas nacionales las que vendían su país, pero se enfrentaron a sus patrones, ahora están construyendo revolución, ahora están conquistando su libertad.

Ya es hora de que construyamos nuestra revolución amazigh como han hecho en Sudamérica, no estaremos solos en este camino, la solidaridad revolucionaria es infinita, habrá pueblos hermanos que compartirán nuestra lucha, pero ningún pueblo revolucionario nos apoyará si buscamos como amigos a reyes, dictadores o países capitalistas, éstos últimos no ayudan, dan préstamos con intereses.

Es hora de estrechar lazos entre las organizaciones de base de toda la Tamazgha, de ponernos en contacto entre nosotros, de coordinarnos para elaborar estrategias globales, desde Inekaren, estamos a disposición de todas las organizaciones amazigh para comenzar a coordinarnos, contacten con nosotros, nuestro tiempo es ahora.

Organización revolucionaria Inekaren
Miembros por Canarias del Congreso Mundial Amazigh
21/07/2013
Archipiélago Canario

international@inekaren.com

                                                                                                             



[1] Traje típico canario. La mayoría de ellos implantados durante el franquismo.

[2] Primeros habitantes de Canarias de origen amazigh. Anteriores a la conquista europea.

[3] Aun reconociendo a los guanches, el poder ha querido escribir su historia a su gusto.

[4] De George Orwell y su libro “1984”

[5] Neologismo que surge como término amazigh en contraposición al término arabista de Magreb.

[6] De la Isla de La Palma (Benahuare -> Wen Huwwara), Canarias.

[7] Desde Siwa hasta Canarias. Expresión arraigada en el movimiento amazigh para referirse a toda la Tamazgha.

[8] Guerra entre las tribus zenagas y las inmigraciones beduinas entre 1644 y 1674.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS