Manifestarse en las calles puede costar la vida en República Dominicana

Dos muertos a manos de las “fuerzas del orden” es el saldo del clima de tensión que se vive desde principios de noviembre en las principales ciudades de República Dominicana. La causa es el rechazo de gran parte de la sociedad dominicana a una Reforma fiscal convertida en ley por el Congreso, que obligará a la población a pagar más impuestos.

La Reforma –que fue aprobada en minutos- provocó la indignación de la población que se volcó a las calles del país isleño en multitudinarias marchas para protestar por “el paquetazo fiscal”. Y fue justamente allí, durante las movilizaciones, donde se encontraron con la brutalidad de la policía dominicana.

Desinformémonos platicó con tres jóvenes dominicanos de la organización “La Multitud”, que residen en la capital, Santo Domingo.

Franiel Genao Núñez, José Luis Read y Tony Then, integrantes de la organización que trabaja desde el 2006 por “recuperar la memoria histórica de su país”, hablan sobre lo que se ha vivido en República Dominicana durante los últimos días. “A partir de la aprobación de la Reforma fiscal, múltiples manifestaciones se han encontrado con la represión policiaca, que llegó al extremo de asesinar al estudiante de medicina, William Florián Ramírez, frente a su escuela, la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD)”, relata Franiel.

En las movilizaciones realizadas en el país, prácticamente todos los segmentos de la sociedad, en su mayoría el sector juvenil, han participado. El 8 de noviembre, William Florián Ramírez, de 22 años, fue abatido por balas provenientes del arma de un policía. “Él se encontraba en la entrada de la UASD manifestándose por el paquetazo fiscal y, como es costumbre de la policía, decidieron reprimir la protesta manteniendo a los estudiantes a la universidad. La policía comenzó a utilizar gases lacrimógenos contra los jóvenes, pero uno de los oficiales disparó contra los manifestantes, hiriendo al joven Ramírez, quien no pudo ser sacado de la escena del conflicto porque la policía lo impidió, lo que provocó que muriera en el lugar”, señala Núñez, y agrega que William murió por el descuido, la negligencia y del nulo respeto de la policía que no permitió que fuera tratado por médicos. “Es una muerte lamentable”, se duele el joven dominicano.

Al día siguiente de la muerte de Florián “hubo una manifestación que nunca se había dado, un hecho histórico en República Dominicana, donde se organizaron grupos de jóvenes y diversos colectivos” recuerda Genao. La protesta llegó al Palacio de la Policía Nacional, “algo que nunca en nuestro país, al menos lo que tenemos de vida (26 años), se había dado, por el simbolismo que representa”, cuenta Franiel. La consigna fue “Justicia para William Florián Ramírez y no más represión”.

El mismo 8 de noviembre, pero en la provincia de Barahona, la profesora Ángela Moquete Méndez fue alcanzada por un arma de fuego. La maestra se encontraba frente de su vivienda presenciando una protesta que se realizó para el restablecimiento del suministro de agua en el barrio Villa Estela, cuando fue herida por un agente que se desplazaba en una motocicleta vestido de civil y que disparó a la multitud. La profesora murió la noche siguiente.

Los jóvenes dominicanos entrevistados explican que siempre ha habido represión por parte de la policía, pero “lo que es relativamente nuevo, es la utilización de armas de fuego”, afirma Franiel. “Aquí hay un método muy denunciado por organismos internacionales que se conoce como ‘intercambio de disparos’. La policía -en muchos barrios de la periferia en República Dominicana- asesina a jóvenes, y luego se justifica como resultado de una gresca donde hubo disparos, o como un incidente”, y en muchos casos, “haciendo malos montajes”, añade Tony.

En República Dominicana “está documentado que la policía pone armas a los jóvenes luego de que son asesinados, y esto no sólo se hace con jóvenes que se manifiestan, sino con jóvenes que se ven obligados a incurrir en la delincuencia para sobrevivir”, comenta Franiel. “La policía no tiene derecho a quitarle la vida a ningún ser humano, la policía está como cuerpo de orden”, añade Núñez. José Luis, por otro lado, agrega que la policía de su país “está altamente contaminada por el narcotráfico”.

La Reforma fiscal, “para recaudar el dinero que nadie sabe dónde está”

La ley presentada por el gobierno dominicano pretende recaudar 46 mil millones de pesos dominicanos para cubrir parte del déficit fiscal de 187 mil millones. La reforma, que fue aprobada por el Congreso,  que entrará en vigor en enero de 2013, aumentará de 16 a 18 por ciento el impuesto general a las ventas. Además, implementará nuevos gravámenes a algunos productos alimenticios básicos.

“Tenemos un déficit muy grande y la Reforma fiscal está hecha para recaudar un dinero que nadie sabe dónde está, y nadie lo sabe porque ellos no quieren decir en qué se gastó, sin embargo, mucho de ese dinero se ocupó para la campaña electoral de este año, para que el presidente actual, Danilo Medina -del Partido de la Liberación Dominicana (PLD)-, llegara al poder. Además, se gastó en actos de corrupción -como la sobrevaluación de obras públicas-, en fiestas. Ellos despilfarraron ese dinero, y ellos quieren que nosotros lo paguemos”, afirma Franiel.

La sociedad dominicana ha salido a las calles a manifestarse pues consideran que durante la gestión de Medina se produjo un déficit de 187 mil millones de pesos dominicanos (unos 4 mil 675 millones de dólares) que dejan al país sin solvencia para terminar este año ni programar el presupuesto de 2013.

El impuesto elevaría a 18 por ciento las transferencias de bienes industrializados y servicios (ITBIS), a todas las compras, gravará productos de primera necesidad como el café y la leche y duplicará el precio de las bebidas alcohólicas y los costos de muchos servicios.

Danilo Medina, quien ya tiene más de 90 días en el poder, promulgó el proyecto de ley, después de que fuera aprobado a la carrera en el Congreso de los Diputados. “La Reforma fiscal fue aprobada en 19 minutos y no hubo lugar a consulta o discusión de la misma”, indica Genao.

La ciudadanía se niega a apoyar la Reforma “si no viene acompañada de transformaciones radicales dentro de la estructura del gobierno, que transparenten el uso de los recursos del Estado, el acceso a la información y la contraloría social, además de incluir estrictas sanciones a los responsables de esta crisis”, concluye Franiel.


http://desinformemonos.org/2012/11/manifestarse-en-las-calles-puede-costar-la-vida-en-republica-dominicana/



NOTICIAS ANTICAPITALISTAS