[Manifestación del 25 de marzo: Contra su falsa justicia y su manipulación

Publicidad

Año tras años nos encontramos con lo mismo. Mientras los más ricos de este país llenan sus bolsillos con el sudor y la desesperación de los trabajadores, mientras el estado con nuestros impuestos salva a bancos que destrozaron a millones de familias, mientras los casos de corrupción van en aumento y destapan a la mafia que nos gobierna, la justicia solo mira hacia un lado: aquellos que para sobrevivir no ceden ante su legalidad, aquellos que alzan la voz por tantos que en su día a día viven la miseria de su sistema.

Las cifras son claras, la gran mayoría de gente que se encuentra en prisión es por delito contra la propiedad, en este país cuesta mucho más robar un pan que robar millones a tus “conciudadanos”, siendo España uno de los estados europeos con menor tasa de criminalidad y mayor número de represaliados.

Robar por necesidad, organizarte para defender a tus compañeros de trabajo, decir cuatro verdades hirientes en una canción, se considera terrorismo, una enfermedad para la sociedad. Mientras tanto, Urdagarin y la Infanta salen intactos tras estafar a todo el país, las eléctricas siguen aprovechándose de familias humildes y sin ingresos, los bancos llenan sus arcas e invierten en cargos de empresa y cargos políticos. Y como no los medios callan y señalan al más débil.

Ellos nos dicen que todo se trata de votar, que todo se basa en esperar 4 años para que con suerte alguien arregle nuestros problemas. Pero, ¿quien está dispuesto a esperar mientras falta comida en la nevera, mientras no puede pagar la hipoteca o mantener a sus hijos? Llevamos años viendo como la izquierda y la derecha se turnan el poder, y ¿qué ha pasado ha exactamente? Ha aumentado la pobreza y la desesperación, la violencia machista, los desahucios, las colas del paro… y unos pocos han conseguido enriquecerse de todo esto.

Toda conquista pasada de nuestra clase, la clase obrera, nunca fue regalada, nunca estuvo en el programa de ningún parlamentario de turno, sino que se ganó mediante el sudor y la sangre, ocupando calles y fabricas, dejando claro qué queríamos y por qué lo merecíamos. ¿A quien le interesa que toda la política se reduzca a un proceso amañado y ajeno a nosotros? A los mismos que nos roban bajo la protección del estado, a esa minoría privilegiada que bebe de nuestros impuestos y nuestros salarios.

Los que no tenemos otra cosa que nuestro trabajo para sobrevivir somos la base de su riqueza, y por lo tanto, quienes tenemos la última palabra. ¿Estamos dispuestos a ser mangoneados por políticos al servicio de ricos y ladrones? ¿Vamos a seguir creyendo en su justicia y sus medios cuando solo hacen que criminalizarnos? Solo nos queda salir a la calle, alzar la voz y avanzar con determinación.

Solo uniendo nuestras fuerzas podremos conquistar nuestros derechos y un futuro digno para todos. Únete a la movilización del 25 de marzo, contra su falsa justicia y su manipulación, contra la doble vara de medir del capital, por el poder obrero.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More