Manifestación por Palestina en Málaga, los hipócritas quedaron al descubierto

El pasado viernes 16 de diciembre alrededor de 4000 personas volvieron a salir a las calles de Málaga para expresar su firme rechazo a la masacre sionista en la Franja de Gaza. Banderas de organizaciones políticas, sindicales, y por supuesto palestinas, junto con varias decenas de pancartas, dieron un colorido extraordinario a la marea humana que recorrió las principales calles de la capital malagueña.

Sin embargo, el malestar entre much@s de l@s manifestantes al adherirse el partido gubernamental, PSOE, a la manifestación era más que evidente. Fueron continuos los gritos de “ZP vende armas a Israel”, o a favor de la ruptura de relaciones diplomáticas con el Estado de Israel. Fruto de ese descontento, alrededor de 50 manifestantes, pertenecientes a diferentes organizaciones, sindicatos y colectivos de la izquierda combativa malagueña, provistos de banderas rojas, banderas negras, andaluzas con la estrella roja y palestinas, decidieron tomar la cabeza de la manifestación e impedir que los dirigentes del PSOE malagueño, y del resto de la izquierda institucional (IU) y de los sindicatos “oficiales” (UGT y CCOO), se hicieran “la foto de rigor” cuando la manifestación entraba en Calle Larios, la principal calle comercial de Málaga.

Al grito de “ZP vende armas a Israel” y de “Sionismo es fascismo”, el grupo de manifestantes tomó la cabecera para sorpresa y asombro de la izquierda institucional. Miembros de los sindicatos UGT y CCOO se acercaron a los manifestantes y les increparon acusándoles de “romper la unidad por Palestina”, a lo que los manifestantes respondieron que no se puede admitir que los cómplices de los asesinos sionistas, quienes venden armas al Estado de Israel, se manifiesten por las víctimas que sus armas provocan.

Momentos de tensión

Se vivieron momentos de tensión cuando un miembro del sindicato UGT agredió a un manifestante, que respondió a la agresión, formándose un pequeño tumulto que no fue a mayores.

Igualmente, y con el solo afán de tener “la foto asegurada”, se vivieron momentos de tensión cuando los miembros de la pancarta oficial echaron a correr para ponerse delante de los manifestantes de la izquierda combatiente antisionista.

Al finalizar la manifestación, el discurso oficial fue también interrumpido de nuevo con la consigna “ZP vende armas a Israel” y a favor de la ruptura diplomática con el Estado de Israel. De nuevo, “la foto” se vio, otra vez,“estropeada” para la izquierda institucional cuando un grupo de inmigrantes musulmanes se subieron al escenariodieron un discurso en árabe e incendiaron una bandera del Estado de Israel, quedándose los dirigentes de la izquierda institucional atónitos y estupefactos. En ese momento, el núcleo inicial de manifestantes de la izquierda combatiente antisionista se vio incrementado al unirse cada vez más militantes del resto de organizaciones antisionistas y personas individuales, entre ellos numerosos miembros de la comunidad palestina e inmigrantes árabes y musulmanes residentes en Málaga.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS