Manifestación 12 M. Comunicado conjunto de las Asambleas de la ULL

La movilización, convocada a nivel estatal, y autorizada por Subdelegación de Gobierno por la preceptiva comunicación previa de los organizadores, transcurrió de forma pacífica y según el itinerario autorizado.&nbsp

Una vez en la calle del Rectorado, lugar en el que nos habíamos comprometido a terminar la manifestación, constatamos la presencia de un elevado número de efectivos policiales, además del hecho de que el edificio se encontraba cerrado a cal y canto, a pesar de ser un día laborable y de encontrarnos, en ese momento, dentro del horario de apertura, negándosenos así toda posibilidad de diálogo abierto entre el rector y los representantes de la movilización.

A continuación y antes de proceder a leer el manifiesto se produjo una agresión por parte de uno de los efectivos de la conocida Unidad&nbsp de Intervención Policial &nbsp con el único motivo de impedir que un manifestante accediera a la acera pública, convirtiéndose así en la &nbsp primera agresión del día.

En ese momento, como gesto simbólico, una compañera se sentó sobre el muro del Rectorado, algo que ya se había realizado en otras convocatorias sin que hubiese tenido mayores consecuencias. Sin embargo, en esta ocasión, los agentes de la Policia se abalanzaron desmesuradamente sobre ella, provocando de nuevo el caos y la indignación, además de poner en riesgo la integridad física de la propia manifestante.

Con posterioridad a la lectura del manifiesto y debido a las agresiones policiales, nos vimos obligados a dar por concluida la manifestación, pues la actitud hacia los manifestantes, la indignación por las provocaciones de la policía y la continua llegada de más del ya exagerado número de &nbsp efectivos policiales, eclipsaba totalmente la pacífica movilización y su motivo real: la rotunda oposición a la reforma educativa que impone el Plan Bolonia.

Es en este momento, mientras la gente comenzaba a abandonar la calle, cuando los efectivos policiales cercan al grupo y proceden a una segunda carga, agresión que terminó por dispersar a los manifestantes. Dicha carga produjo que un grupo de compañeros/as tuviera que acudir, en un primer momento, al centro de salud &nbsp de la Avenida Trinidad para &nbsp posteriormente dirigirse al Juzgado de Guardia, imponiéndose allí una denuncia conjunta contra dichos miembros de la UIP.

El desmedido despliegue de efectivos policiales y la actitud provocadora constante de éstos evidencian, como interpretación objetiva, la intención de intimidar a los manifestantes&nbsp que secundaban esta reivindicación. Por su parte, el cierre inoportuno del Rectorado mostraba&nbsp la actitud poco dialogante del Sr. Doménech, a la que por desgracia ya estábamos acostumbrados.

Se nos hace imprescindible pues, &nbsp exigir la Dimisión y cese del Subdelegado de Gobierno Sr. Batista Medina, por su responsabilidad frente a lo sucedido con las unidades policiales y de las cuales no ha hecho declaración alguna, y por otra parte, la Dimisión y cese del Rector de la Universidad de La Laguna Eduardo Doménech por su pésima actuación en este asunto de cara a los estudiantes de la universidad que regenta.

Por todo ello, nuestro balance de la manifestación del 12 de marzo no puede ser más que el de violencia innecesaria de la que exigiremos explicaciones a quien corresponda, actitudes&nbsp que, lejos de provocar desaliento y desmotivación, seguiremos &nbsp junto con el apoyo de &nbsp asociaciones de vecinos, sindicatos y colectivos sociales&nbsp respondiendo a través de nuestra continua línea de trabajo, reivindicación y lucha.

Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC)

Asamblea Mayo 2008

Asamblea de Filosofía

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS