Madrid: Trabajador@s de la lavandería central de hospitales paran las maquinarias en protesta por las condiciones laborales de la empresa adjudicataria

Los trabajadores de la lavandería hospitalaria central del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) iniciaron ayer un plante indefinido tras conocer las condiciones salariales que les aplicarán a partir del 1 de diciembre las adjudicatarias del servicio: Fundosa Lavanderías Industriales (Flisa) y Lavandería Industrial Laundry Center, ambas del grupo empresarial de la Fundación ONCE. La Comunidad aprobó el pasado 3 de octubre la concesión del servicio, que afecta a 19 hospitales, por un importe de 45,9 millones de euros.

La empresa que ha resultado adjudicataria del nuevo contrato de lavandería de los hospitales madrileños, filial de la ONCE, se ha comprometido con la Consejería de Sanidad a lavar toda la ropa de los hospitales que no realicen los trabajadores, según un comunicado de la consejería emitido esta noche.

El inicio de la protesta (17 horas) coincidió con la presencia de representantes de Flisa en la planta de la lavandería central, en Mejorada del Campo. En tres despachos, iban recibiendo a los empleados y comunicándoles los cambios. De los 360 trabajadores de la lavandería central, más de un centenar son fijos de la Administración. A ellos, la Comunidad les podrá reubicar en otros destinos. El resto son eventuales e interinos.

El responsable de salud y servicios sociosanitarios de la Federación de Servicios Públicos de UGT Madrid, Ignacio Hernández, ha explicado a Europa Press que a lo largo de la jornada, la UTE que se va a encargar de gestionar la lavandería ha iniciado una serie de entrevistas, tanto con el personal interino como eventual.

Según Hernández, las condiciones que les ofrece la empresa son «mucho peor» que las que tienen ahora y que los sueldos que están manejando son de 620 euros al mes para personal eventual y de 680 euros mensuales para los que trabajan en oficio, como mantenimiento. «Son mucho más bajos que lo que venían teniendo», ha insistido.

A la espera de que el gerente de la empresa les dé una solución y abra las negociaciones, trabajadores del turno de tarde han decidido paralizar la maquinaria y dejar de llevar a cabo las tareas de limpieza.

Ampliaremos

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS