Madrid: Obra de Teatro «Barcelona contra la pared»

Publicidad

Un bar, una fiesta en la que el chico de al lado comienza a hablar. Una cerveza, un baile, y va contando su historia, el relato de su vida. Un capítulo de mentiras. Una pesadilla en una Barcelona que, como todas las grandes ciudades, presume de fuegos artificiales pero esconde sombras que oscurecen su sky line. Sombras que pueden deslucir la fiesta, pero que también la llenan de verdad.

Pero en Barcelona está la Comisaría de Les Corts, ha sucedido el 4F y el asesinato de Juan Andrés Benítez y los muertos en el CIE y los contrastes sociales y de clase. Si vas a una manifestación en Barcelona puedes volver con un ojo reventado. Además de los “guiris”, también existen los “invisibles” y los disidentes represaliados y quien vive en la miseria.

Y también hay fiestas, como la de esta noche.

¿Vienes?

Qué: BARCELONA (CONTRA LA PARED)

Quién: de Lali Álvarez, producción de LAPùBLICA.

Cuándo: De miércoles a domingo, del 18 al 22 diciembre

Dónde: Teatro del Barrio 

C/Zurita, 20

28012 Madrid

Teléfono 910 843 692

Precios
  • 15,00€venta online y en taquilla anticipada
  • 17,00€taquilla, el día de la función

VULNERACIÓN DE DERECHOS HUMANOS EN LAS CIUDADES DEMOCRÁTICAS

Coloquio post-función. Miércoles 18 de diciembre (21:45h aprox)

Participan:

– Lali Álvarez, directora y dramaturga del espectáculo.
– Elenco de la obra.
– Patricia Orejudo. Legal Sol y Red Jurídica
– Malick Gueye. Sindicato de Manteros

El público del espectáculo no está dispuesto en butacas, sino que comparte un bar ficticio con los intérpretes. De pie. Habrá sillas colocadas para las personas que tengan problemas de movilidad. 

Llegas a la fiesta, te tomas una cerveza y el chico que baila a tu lado empieza a explicar su historia. Una pesadilla de torturas, de vejaciones, de mentiras… La pesadilla de su vida en una Barcelona que, como todas las grandes ciudades, presume de fuegos artificiales pero esconde sombras que de vez en cuando oscurecen su sky line. Sombras que pueden deslucir la fiesta, pero que también la llenan de verdad.
Entre trago y trago de cerveza, un chico toma la palabra para explicar cuál fue su calvario después de ser acusado de haber dejado tetrapléjico a un agente de la Guardia Urbana. Entre baile y baile, una chica admite que estuvo encerrada siete años en la prisión, siete largos años con sus días y sus noches, después de haber sido detenida en una operación contra el anarquismo que acabó en nada. Entre risa y risa, alguien recuerda la historia de una mujer que se suicidó porque no podía soportar pasar ni un día más en una celda de aislamiento. Y se acaba la fiesta. Y empiezan los llantos. Y la rabia toma el relevo. Ni la cerveza tiene ya el mismo sabor ni nosotros somos tan inocentes cómo cuando llegamos: hemos descubierto otra Barcelona, la que pone a sus habitantes contra la pared.
Barcelona (contra la paret) es un espectáculo que empodera al público para hacerle sentir el sufrimiento y la rabia de los protagonistas de estas tres historias reales (el caso 4F, la Operación Pandora y el suicidio de Raquel E.F.) que han enturbiado la imagen de la ciudad en la última década, historias que han dejado la ciudad manchada, historias que tienen que ser recordadas si queremos que no se vuelvan a repetir.

RODRIGO LANZA Y EL CASO 4F
El 4 de febrero de 2006, la Guardia Urbana de Barcelona detuvo a varias personas, entre ellas Rodrigo Lanza, acusadas de haber agredido a un agente de la Guardia Urbana y de haberlo dejado tetrapléjico y con daño cerebral adquirido. Rodrigo Lanza fue acusado de haber lanzado una piedra contra el agente, a pesar de que inicialmente se dijo que la causa había sido una maceta caída desde la azotea de Palau Alós, edificio okupado en el que se estaba celebrando una fiesta. Rodrigo Lanza pasó cinco años en la prisión de Quatre Camins. Una plataforma, Des-muntatge 4F, y un documental, Ciutat morta, denunciaron las muchas irregularidades que escondía el caso y defendieron la inocencia de Lanza y de otra de las detenidas, Patricia Heras, quien se suicidó en 2011, durante un permiso penitenciario.

LA OPERACIÓN PANDORA
La Operación Pandora se desarrolló durante el mes de diciembre de 2014, cuando fueron detenidas en Barcelona siete mujeres y cuatro hombres a quienes se acusaba de pertenecer a los Grupos Anarquistas Coordinados (GAC). Las detenciones se produjeron después de registrar edificios emblemáticos del movimiento libertario como la Kasa de la Muntanya. En mayo de 2017, la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, declaró el archivo del caso por falta de indicios suficientes.

RAQUEL E.F
Raquel E.F., barcelonesa de 38 años con dos hijos, fue condenada a 8 años por tres delitos de robo e ingresó, en régimen de segundo grado, en la prisión de Can Brians I. El 31 de julio del 2014 es aislada por primera vez debido a una falta y pasa 14 días en aislamiento, régimen en el que los presos se están unas 21 horas diarias encerrados en su celda en soledad. La interna volvió a la celda normal de segundo grado al acabar la sanción el 14 de agosto. Pero el 27 de septiembre la volvieron a expedientar y volvió a ser sometida a un régimen de aislamiento que se prolongó hasta el 3 noviembre, cuando la pasaron a primer grado, régimen pensado para casos de alta peligrosidad y que también comporta el aislamiento.
Raquel E.F. se suicidó el 11 de abril después de 209 días aislada. En las cartas que dejó denunciaba que había recibido maltratos por parte de las funcionarias de Can Brians I.

 

https://teatrodelbarrio.com/barcelona-contra-la-pared/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More