México: Y las mujeres salimos a la calle

7

¡Y salimos a la calle!, ¡Sí Señor¡ ¡Y salimos las mujeres! ¡Sí señor!; ¡A defender nuestros derechos! ¡Sí señor!, resonaban miles de gargantas por las calles de Oaxaca el 1ª de agosto del 2006. En medio de la gigantesca marcha, a cada paso que daban, miles de mujeres rehicieron sus historias. Hoy plasmamos varias de ellas.

I

Indígenas, campesinas, profesionistas, amas de casa, niñas, abuelitas, caminamos por las calles de nuestra ciudad con cacerolas, sartenes y todo lo que sonara para protestar contra la política represora del gobierno de Ulises Ruíz Ortiz y fortalecer el movimiento popular en donde las mujeres tuviéramos voz y participación, esto propicio que tomáramos las instalaciones de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión (CORTV).

II

Cuando Goyita terminó de explicar en su lengua zapoteca los derechos de la mujer, sus paisanas no dejaban de mirarla, parecía como si esa mujer que tenían ante sus ojos, no fuera la misma de hace 5 años, cuando su vida se centraba en la elaboración del pan y en las labores del hogar. Mientras ella mantenía una mirada firme y una voz fuerte, las mujeres murmuraban, quizá porque conocían su vida pasada llena de violencia, sin saber que esa vida, la llevaría a prepararse, a desarrollar sus capacidades para organizar, expresarse y apoyar jurídica y emocionalmente a otras mujeres.

III

Con pasos firmes llenas de coraje y valentía arrebatamos los medios de comunicación, ¡la radio¡ ¡la televisión! en poder de las mujeres y al servicio del pueblo, haciendo un llamado a la unidad, a la participación y a la organización y a su vez informándole al pueblo con la verdad, dándole voz al movimiento social de Oaxaca.

IV

Inés cobijó a su hija de tres años entre sus fuertes brazos, después de una larga separación estaba emocionada, por fin la había recuperado, la niña había estado en custodia del DIF durante dos meses, Inés había sido acusada injustamente de maltrato infantil, volvió su mirada agradecida hacia la maestra Lucy, quien sonreía satisfecha por haber ganado el caso. De estatura mediana, voz suave pero de carácter enérgico, dedicó más de 30 años de su vida a la formación educativa de varias generaciones de jóvenes, ahora, su tiempo lo dedica a dar acompañamiento y orientación a las mujeres que sufren violencia. Nunca imaginó que el movimiento popular del 2006 le cambiaría la vida.

V

Han pasado cinco años y el corazón del Colectivo Mujer Nueva sigue latiendo con la misma intensidad de aquel convulsionado 2006, en el que el primero de agosto, Goyita, Lucy y muchas mujeres , sin conocernos , marchamos y tomamos la radio y la televisión en una de las fases más álgidas del movimiento magisterial y popular.

Hoy queremos seguir dando la lucha en contra del sistema capitalista, para mejorar nuestras condiciones como mujeres y como pueblo, y contrarrestar las reformas laborales, educativas, políticas, sociales y el consiguiente aumento de la pobreza, la marginación, la injusticia y la impunidad. Queremos reorientar nuestro papel histórico y construir alternativas que contribuyan a la lucha popular. Queremos seguir dando pasos firmes hacia el proceso de construcción de una verdadera transformación social.

Exigimos castigo a los culpables de la represión y asesinatos del movimiento popular del 2006.

Por una vida sin violencia para las mujeres.

Por una vida digna, justa y libre para el pueblo.

“Voz, conciencia y lucha. La rebelión de las mujeres”.

Colectivo Mujer Nueva&nbsp