México: La palabra del agua trasmite con permiso del pueblo amuzgo en Suljaa, Guerrero

“Nuestra lengua se parece a nuestra madre, a nuestro padre, al agua que bebemos”, dijo en lengua ñomndaa (que significa la palabra del agua) una indígena amuzga, una señora grande, originaria de Suljaa (que nosotros llamamos en náhuatl Xochistlahuaca), Guerrero, entrevistada en el pequeño video sobre Radio Ñomndaa que pasaron estudiantes de historia y Zapateando en la semana del historiador, el jueves 18 de noviembre, en el Salón Azul de Humanidades.

En su mayor parte, el breve documental sobre esta radio comunitaria amuzga está hablado en la lengua ñomndaa y subtitulado en castellano, gracias a la traducción de Pedro Valtierra, quien ha sido preso de conciencia y hoy es perseguido político por impulsar un proyecto de radio comunitaria autónoma, desde abajo, con el permiso de su pueblo y con apoyo en la legislación internacional en la materia (Convenio 169 de la OIT) y los Acuerdos de San Andrés, que los indígenas amuzgos respetan como ley.

Estudiantes del DF dieron la capacitación inicial en la parte técnica a los amuzgos. Los contenidos de Radio Ñomndaa, La palabra del agua, los deciden ellos, los amuzgos, quienes se han formado como municipios autónomos y respetan a sus autoridades indígenas tradicionales, los ancianos.

El gobierno (es decir: la SCT, gobernación, el ejército) quieren desmantelar la radio (como desmantelaron recientemente Radio Proletaria en Chiapas, un estado gobernado por el PRD-PT-Convergencia, donde Juan Sabines mantiene una férrea censura y acoso a medios alternativos y periodistas críticos). Lo mismo quisiera hacer Aceadeth Rocha Ramírez, cacique priista en esa región de Guerrero, porque la radio y su palabra libre se escuchan en las zonas amuzgas de Guerrero y Oaxaca, e incluso, por internet, la escuchan los migrantes en el DF y los Estados Unidos. Cf: http://lapalabradelagua.org/

Los indígenas usan su radio para denunciar los proyectos de despojo, como la extracción de piedras de su río, que afecta gravemente al caudal del agua, disminuyéndolo. La radio comunitaria no solamente ha servido para informar sino para organizarse. Por ejemplo, las tejedoras se organizan para recuperar los motivos (grecas, por ejemplo) que estaban en desuso, pero las hacían las abuelas. Parte de eso se ve en el documental.

La han intentado desmantelar la Policía Federal Preventiva y la Agencia Federal de Investigaciones, pero la radio está en un cerro, de manera que mientras la policía militar rodeó la cabina, el pueblo amuzgo de Suljaa rodeó a la policía. Cientos de indígenas impidieron el cierre de su radio.

Una señora de más de 70 años interpuso su cuerpo a los policías-militares y les dijo que ellos no pueden decidir por una radio del pueblo amuzgo.

Luego, el gobierno les ofreció “el permiso” (una manera de comenzar a condicionarlos, por ejemplo a obligarlos a pasar los espots del IFE y sus partidos políticos, pero radio Ñomndaa lo rechazó, le basta con el permiso del pueblo.

Pronto la radio cumplirá seis años, en diciembre de 2010, y ha convocado a todos los simpatizantes de la causa de la autonomía, la libertad y la palabra libre a festejar con ellos en Suljaa- Xochistlahuaca, Guerrero.

Si alguien se anima a escucharlos por internet oirá la palabra del agua, la palabra que se parece a la madre, al padre, al agua que beben los amuzgos. Y la música tradicional de la costa de Guerrero y Oaxaca, más las cumbias y demás ritmos que le gustan al pueblo amuzgo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS