México: Artesanos mayas yucatecos en la defensa de sus fuentes de trabajo y del patrimonio de los mexicanos

Después de cinco años de lucha constante, siguen en pie los reclamos de los cientos de artesanos-comerciantes que laboran en la zona arqueológica de Chichen-Itza y sus alrededores. &nbsp A pesar de que han sido muchos los golpes recibidos por parte de las autoridades yucatecas, ellos, como pueblo maya están dispuestos a continuar peleando por conservas las fuentes de trabajo que el gobierno pretende arrebatarles.

En la última asamblea pública, llevada a cabo la noche del 19 de febrero en el pueblo de Pisté y a la cual asistieron un centenar de personas, la actual directiva de artesanos, encabezada por el artesano Marcial Chay miembro del pueblo maya, exhortó a sus compañeros a mantener la unidad de acción para poder hacer frente a los nuevos embates de las autoridades.

Una de las nuevas agresiones, además de las constantes amenazas de desalojo, es la de cambiar la entrada de la zona arqueológica con la construcción de una nueva carretera que pasaría por el museo de la Gran Civilización Maya, que también pretenden construir y entroncaría con el hotel Mayaland, propiedad de la familia Barbachano, quienes también son dueños de los terrenos que ocupan la zona arqueológica.

Estos nuevos planes, el nuevo museo y la construcción de la carretera, solamente se harían en beneficio de la mencionada familia Barbachano, quienes han convertido Chichen-Itza&nbsp en una más de sus propiedades privadas; &nbsp estos planes implicarían aislar el pueblo de Piste del turismo, afectando de esta manera &nbsp la vida económica del pueblo.

En la asamblea participó el profesor Juan Alberto Bermejo, miembro de la CND-Yucatán quien hizo un recuento de los daños causados al Cenote Sagrado &nbsp a lo largo de las décadas, y que actualmente los Barbachano continúan dañando al desechar ahí los residuos de los comercios que poseen dentro de la zona.

El abogado Villevaldo Pech, asesor jurídico de este movimiento, enfatizó en el punto de que por ley el pueblo maya tiene derecho al disfrute de las ganancias &nbsp que se generan en las zonas arqueológicas. Es por ello que exhortó a la unidad para que la familia Barbachano deje de apropiarse de los espacios dentro de Chichen Itza con el contubernio de las autoridades, especialmente Cultur.

Por otra parte hizo un llamado a la unidad en contra de los eventos artísticos dentro de la zona, ya que estos dañan de manera irreversible los monumentos que ahí se encuentran y solamente es para el beneficio de unos cuantos empresarios, a los cuales poco les importa el deterioro del patrimonio de los yucatecos. Recordó también que han sido las autoridades quienes han roto de manera unilateral &nbsp las mesas de diálogo que buscaban dar solución al conflicto.

Mauricio Macossay y Cesar Torroaella, del Frente de Unidad Popular y del Sindicato Mexicano de Electricistas respectivamente, externaron su solidaridad con la lucha justa de los artesanos-comerciantes de Chichén Itza. Mencionaron que por la ley federal de zonas y monumentos arqueológicos, la familia Barbachano no puede ser propietaria de los terrenos de la zona, estos deberían ser expropiados en beneficio del pueblo.

Para cerrar la asamblea, el comisario ejidal de Piste, externó su negativa de apoyar a las autoridades en el proyecto de la construcción del Museo y la carretera, ya que esto significaría matar la vida comercial de un pueblo que vive del turismo. Por el contrario mencionó que sí apoyaría en caso de que la carretera atravesase el pueblo ya que esto significaría la reactivación de la economía y beneficiaria a todos los pobladores.

Exhortaron a las autoridades municipales a que den la cara por los pobladores en este conflicto y dejen de esconderse. Por último, la directiva de artesanos comerciantes envió un saludo de apoyo a las luchas de los mineros y de los electricistas en el país.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS