Más vale honra sin barcos que barcos sin honra.

29

  A  los ucranianos nadie les va a preguntar si les parece bien que Crimea deje de ser parte de Ucrania. Alemania necesita el gas ruso. Alemania no cree en las nucleares, a las renovables estamos llegando demasiado tarde todos. La unión de Alemania y Rusia propició la Segunda Guerra Mundial. La unión que ahora apunta es el final de Europa Unida. La unión de Europa con Rusia, la Eurasia del futuro es un imposible una vez más. Por un lado tirando el polo angloamericano y por el otro el alemán filoruso…¡Si ni siquiera estamos unidos entre nosotros! Antes se unirá México con EE.UU., China con India o los países sudamericanos, que Europa con Rusia. Así que la Globalización Política puede esperar. Con la económica nos basta.

  A los españoles nadie les va a preguntar tampoco si les parece bien que los catalanes voten aunque no sea vinculante, ni si lo de las autonomías tal como lo estamos llevando no merece una revisión. No hay huevos. Es decir no nos gusta la tortilla porque para hacerla habría que empezar rompiendo algunos, de los que mandan. Nos hemos cansado de pedir elecciones generales a cortes constituyentes. Ya nadie nos hace caso. Una mentira puede parecer verdad a base de repetirse. ¿Por qué una verdad no? 

  Cada vez hay más rusos, chinos y árabes entre nosotros. Supongo que capital todavía más. Por qué no pedirle a Rusia, a China o a los que nos proporcionan gas y petróleo si no están interesados en una Cataluña sobre la que puedan ejercer una especie de protectorado como el de Gibraltar, para que al menos pueda jugar el Mundial como independiente de España.

  Supongo que el ir dejando las cosas para luego es tan inherente a la condición humana como el demasiado tarde de las malas decisiones, que por eso tardamos tanto tiempo en decidirnos, porque estamos enamorados de nuestra libertad y buscamos estrategias de mínimo remordimiento, como si no acabar de decidirse no fuera también una decisión irrevocable.

  Entre procrastinar y procustear, ¿dónde está la duda? Entre contemporizar y adaptar lo que podemos pillar a nuestros deseos, dónde anda la diferencia? Sea Fabio Máximo o Procusto la cuestión es que basta esperar para que en el lecho de Procusto las cosas ocupen el espacio, el tiempo y la atención de la que disponemos. La sociedad Fabiana (1884, Shaw) fue así llamada por el general romano Fabio, llamado conducator, (el Contemporizador) en virtud de su rechazo a toda batalla frontal con Aníbal. Predicaba las ideas marxistas sin revolución y acabó originando el actual Partido Laborista. Procusto, el estirador, estiraba los miembros de los que se tendían en su lecho para que lo llenaran y los cortaba si sobresalían. Y antes procuraba camas que en las que viera claro que no encajaban. 

  Seas un procrastinador eventual o compulsivo, seas un estudiante que sólo estudia cuando puede discurrir y ha comprobado que sólo intelectus apretatus discurret que rabiat, o seas un procusteador, un  artista en hacer encajar las cosas con tu manera de pensar; en dejar las cosas para luego o en hacer encajar las cosas a tus ideas, incluso cambiarlas para poder seguir jugando a encajar, somos todos expertos.

  La cuestión es que estamos llegando tarde en lo de aplicar el freno de la revolución a la historia, pronunciar la palabra revolución ya nos cuesta. Aprender a cambiar las palabras es lo primero que aprendemos, no nos cansamos nunca de discutir por palabras, enfrentados a tener que cambiar de ideas o de palabras los maestros nos enseñan a poner las palabras en el lecho de Procusto y dejar el desarrollo de nuestras ideas para más tarde, para cuando seas mayor, ya aprenderás, te dicen. Nos hacen aprender cosas que no nos interesan, que no entendemos, para podernos hacer hacer lo que no queremos. 

   Como aceptar que Crimea vote volver a Rusia y aquí paz y después gloria. ¿Qué es un deshonor? Pues como dijo Churchill: Preferisteis el deshonor a la guerra, pues bien, tendréis deshonor y tendréis guerra. De todos modos a los catalanes, a los europeos, incluso a los españoles de hoy eso de que más vale honra sin barcos que barcos sin honra nos sigue pareciendo una estupidez.