Más de 300 niñas kenianas huyen para protegerse de la mutilación genital

Las adolescentes, refugiadas en iglesias y hospitales, han recibido atención por parte de las autoridades locales. Los empleados de la administracón local se están ocupando de las chicas de entre 10 y 15 años.

Más de 300 niñas huyeron en el distrito de Kuria, en el centro de Kenia, a iglesias y hospitales para protegerse de la amenaza de una ablación genital, informó este jueves el diario The Standard.

Diciembre es tradicionalmente el mes en que en los asentamientos de los massai se realizan las ablaciones a las niñas como símbolo de su paso a la vida adulta.

En los últimos años, los defensores de los derechos de los niños y mujeres señalaron reiteradamente las consecuencias síquicas y sanitarias para las niñas cuyos genitales son mutilados en el tradicional rito de iniciación.

Distintas organizaciones de ayuda organizaron en la zona massai ritos de iniciación alternativos para festejar el paso de la niñez a la adultez.

Muchas de las niñas que se resisten a la ablación son despreciadas socialmente. En el pasado hubo una serie de casos de niñas que fueron retenidas contra su voluntad en sus pueblos y sometidas al doloroso ritual.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS