Luis Emilio Recabarren: El recuerdo de mi padre

Cuando te llaman a la una de la madrugada y te despiertan para decirte que alguien ha visto a tus padres con vida en Buenos Aires, es como si todos los anhelos de la infancia se cumplieran», dice el joven que hoy vive en Estocolmo.

Luis Emilio Recabarren Mena fue el único de su familia que salvó con vida. Tenía apenas 2 años cuando fue separado de sus padres (Nalvia, su madre tenía un embarazo de dos meses), al ser detenidos por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet el 29 de abril de 1976.
«Recuerdo que anduve dando vueltas por las calles del barrio hasta que un vecino me reconoció y me llevó hasta la casa», rememora Luis, quien a los pocos años del incidente emigró hasta Suecia junto a su abuela materna, mientras en Chile Ana González, su otra abuela, iniciaba una lucha que mantiene hasta hoy.
Luis Emilio, quien lleva el mismo nombre de su padre y su abuelo, estudia el cuarto año de ingeniería genética en la Escuela Técnica Superior de Estocolmo, sin embargo dedicó varios años de su vida a la danza, disciplina de la cual hoy es profesor.
-¿Qué se siente cuando una parlamentaria asegura que tus padres no son verdaderos detenidos desaparecidos?
-Lo que no sabe Rubilar es el daño que le provoca a mi familia con esas declaraciones. Cuando te llaman a la una de la madrugada y te despiertan para decirte que alguien ha visto a tus padres con vida en Buenos Aires, es como si todos los anhelos de la infancia se cumplieran; sin embargo esa ilusión se transforma en un inmenso dolor cuando sabes que es falso, se reabre una herida que he llevado durante toda mi vida.
-¿Entiendes qué razones hay tras la denuncia que hace esta diputada?
-Lo que ella hace es de un oportunismo político sin nombre. La obligación de Karla Rubilar, como parlamentaria y presidenta de una comisión, era confirmar las denuncias recibidas e investigar; no montar este espectáculo que lo único que pretende es figuración en los medios para ganar votos.
-¿Qué piensas hacer con tus familiares en Chile al respecto?
-Como familia pensamos en querellarnos en contra de Rubilar. Contamos con el apoyo de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos en esta diligencia por lo que estamos analizando los pasos a seguir.
-¿Qué esperan de parte de la diputada Rubilar?
-Lo mínimo que debe hacer es pedir disculpas públicas a mi familia y renunciar a su cargo en la Comisión de Derechos Humanos. Si tiene un poco de decencia sería lo mínimo que podría hacer por la falta de tacto y ética que ha demostrado en este caso.
-¿Crees que existen objetivos ocultos?
-El objetivo aquí es claro: se pretende descalificar los largos años de lucha por la reivindicació n de los derechos humanos que mantiene la Agrupación. Además, Renovación Nacional y su candidato (Sebastián) Piñera intentan sacar ganancias políticas descalificando y denostando a quienes tanto hemos sufrido.
-Piñera señala que Rubilar no había nacido para el año ’73, ¿crees que eso la justifica en su accionar?
-Esto demuestra qué tipo de personas son las que militan en la derecha chilena. Aquí no tiene nada que ver si naciste antes o después de 1973, como parlamentaria de la República lo mínimo que se le exige es que sepa respetar la historia.
Esto no es nuevo. Ya durante la dictadura se inventaba que los detenidos desaparecidos estaban en el extranjero, de vacaciones. En la década del ’90 lo mismo, cuando inventaron que los habían tirado al mar. Estas son estrategias de la derecha para desacreditar y ocultar los crímenes de Pinochet. Lo han hecho antes, lo hacen ahora, y lo seguirán haciendo si alguien no le pone atajo a esto.
-Todo esto ha surgido a raíz de un falso detenido desaparecido que apareció 15 años después, ¿cómo evitar estas situaciones?
-Las investigaciones deben enfocarse en los asesinos y militares sindicados como asesinos. Son ellos los que deben confesar donde están los cuerpos de nuestros familiares. Entiendo que la gente en Chile quiera dar vuelta la página de esta historia, pero si no se hace verdad y justicia contra los crímenes de la dictadura seguirán apareciendo inescrupulosos que intenten poner mantos de duda sobre estos hechos.
-¿Cómo enfrentas este momento?
-Esto te va matando de a poco, pero hay que seguir resistiendo, estar fuertes, y nunca olvidar. Tengo un hijo de un año con el nombre de su abuelo y mi hija, que lleva el nombre de mi madre; ellos me entregan la fuerza para resistir.

Luís Emilio Recabarren, recibió la noticia de que la diputada de RN había entregado antecedentes de que su padre desaparecido en 1976 estaba vivo

El recuerdo de mi padre es de amor

Porotito” le decían a Luís Emilio Recabarren Mena con cariño en su familia hasta cuando se fue a Suecia. Ahí vive hace poco más de 20 años.

Raúl Martínez, Prensa OPAL- El miércoles 7 de enero, mientras su abuela Ana González junto a su tía y su primo eran recibidos en La Moneda, él hacía clases en una universidad de Estocolmo. Los copos de nieve se arremolinaban en las calles de la denominada “Venecia de Escandinavia” que enfrentaba una nueva jornada con cinco grados bajo cero.

Después de bajar de la entrevista con el ministro Francisco Vidal, Ana González, la madre del detenido desaparecido cuestionado por la diputada de Renovación Nacional Karla Rubilar, afirmaba que “en realidad existe vivo un Luis Emilio Recabarren, pero no es el que dice la tal señora. Este Luis Emilio Recabarren vive en Suecia. Es un hermoso muchacho que sobrevivió a la dictadura cuando sus padres fueron detenidos junto con él y lo dejaron abandonado en una calle”.

A las nueve de la noche, cuando el canal 1 de la televisión sueca emite el noticiero, marqué a Estocolmo.

Aló
-Aló, ¿Luís Emilio?
-Sí, ¿con quién?
-Soy Raúl Martínez, periodista. Quería conversar un minuto contigo sobre todo esto que está pasando.
Nada más expresada la intención comenzó con su relato.

“Estoy muy conmovido por lo que ha pasado, con lo que he leído, muy decepcionado por la política tan oscura que existe en Chile”, fue lo primero que se le vino a la cabeza.

Este hombre de 34 años, casado con una periodista y con un hijo de un año y medio, también llamado Luís Emilio Recabarren, recibió la noticia de que la diputada de RN había entregado antecedentes de que su padre desaparecido en 1976 estaba vivo, que había sido visto en Buenos Aires, a la una de la mañana del martes.

Al respecto recordó que “el primer momento veo a mi hijo y me pongo muy feliz, por lo hermoso que es, empiezo a contar la edad que mi padre hubiera tenido ahora y me puse feliz por unos segundos. Después aterricé y me di cuenta que todo esto es solamente es una movida política no más para desacreditar todo el tema de nuestros detenidos desaparecidos. Me quedé despierto toda la noche, porque me mueve todo, el corazón. Eso es lo que siento”.

Denuncia de Rubilar y la forma en que ha sido tratado por los medios le causan repugnancia, le reafirman su convicción de mantenerse en Suecia “porque tienen valores que siempre van en contra de los derechos humanos”, agregó.

Dice que los valores y el respeto por los derechos de las personas con los que creció desde los 14 años en ese reino se pierden en una nebulosa en Chile, en donde se habla sobre los atropellos cometidos bajo la dictadura, aunque hasta el momento sólo se han quedado en buenas intenciones: “estas son todas mentiras, se llevan manipulando sin ninguna prueba”, considera.

Cuando los agentes de la DINA se llevaron a su padre y su madre Nalvia Mena, así como a su tío Manuel Recabarren, Luis Emilio tenía dos años y medio. Iba en brazos de su madre, quien estaba embarazada de tres meses. Según los testigos que estaban esa tarde del 29 de abril de 1976 en la intersección de las calles Sebastopol con Santa Rosa, en la actual comuna de San Joaquín, lo primero que hicieron los agentes fue arrebatarle a la mujer al niño y la golpearon en el vientre.

No se sabe qué sucedió con el embarazo. Es también una espina clavada en el corazón de los Recabarren.

A pesar de los años atesora en un lugar íntimo un recuerdo de su padre, el mismo que dijeron que estaba vivo en Buenos Aires. “Yo vivo con esto todos los días, todos los días vivo con esto, lo tengo presente. Y ahora más encima que tengo mi propia familia me pongo en el papel de mi padre cuando a él lo detuvieron y me pescaron de los brazos de mi madre, lo vivo cada día”, dice emocionado. “Mi hijo también se llama Luís Emilio Recabarren y tiene un año y medio. Y lo único que puedo ver yo, puedo ver la herencia de mis padres que es el amor que llevo de ellos».

NOTICÍA RELACIONADA:CHILE: 32 AÑOS DE MUERTE, DESAPARICIÓN E IMPUNIDAD.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS