(Lucha obrera) Acuerdo parcial en Esfosa entre el comité y la dirección

Publicidad

El comité de empresa a Esfosa anunció, el 17 de noviembre, un acuerdo parcial con la nueva dirección de la empresa. El acuerdo implica renuncias por ambas bandas y no aparca el conflicto, según el comité. Su presidenta, Montserrat Castañé, pone de relieve la importancia de haber «plantado cara» a una empresa cárnica y haber conseguido mejoras.

Punto de inflexión en la lucha a Esfosa ya las cárnicas de Osona. El comité de empresa de Esfosa anunció, el pasado 17 de noviembre, un acuerdo parcial con la nueva dirección de la empresa. Según el comité, «se ha intentado reducir la intensa conflictividad existente, especialmente con el ámbito judicial». En el comunicado, el comité explica que «se ha conseguido atenuar los perjuicios por el ERE impulsado por la empresa y que se dejaran sin efecto alguno los expedientes sancionadores impuestos a siete miembros del comité de empresa». Las siete miembros sancionadas -de las ocho de comitè- eran una de CCOO y seis de la Coordinadora Obrera Sindical, quien ha sufrido también persecución sindical durante este conflicto.

La misma COS anuncia los principales puntos del acuerdo . En resumen, se han evitado los despidos; se ha retirado el ERE; se ha conseguido que se abonen el 50% de los salarios no trabajados a raíz del ERE -el comité reclamaba el 100% -; se han eliminado las sanciones al comité de empresa y existe el compromiso de abonar los salarios en el comité durante las sanciones. La empresa ha retirado la demanda por huelga ilegal y el comité ha cedido al retirar la acusación por delito contra las libertades sindicales.

«No es el acuerdo que queríamos», matiza el abogado del comité, Toni Iborra. El abogado explica que el cambio de gerente, de Luis Saball Francisco Sorolla, ha permitido volver a hablar con la empresa. Las conversaciones se estaban dando en un marco informal, a iniciativa de ambas partes, para tratar de acabar con el conflicto. Con todo, el comité también ha retirado la denuncia por coacciones a raíz de la reunión de este verano, cuando la empresa amenazaba trabajadores, así como la acusación contra Ramisa, que también retira la denuncia cruzada que había presentado.

En el plano laboral, Iborra afirma que se ha ganado en seguridad, se ha trabajado el plan de emergencias, se harán rotaciones de trabajo para evitar enfermedades laborales, se pagará plus nocturno y habrá mejoras en el sistema de compensación de ‘horas.»Hacemos una valoración parcialmente positiva», explica. «Quedan temas en el tintero, como una excesiva temporalidad en la empresa y las falsas cooperativas», añade.

La presidenta del comité de empresa, Montserrat Castañé, coincide. «Detrás de nosotros hay mucha gente que está en peores condiciones que nosotros y tenemos que ayudar», asegura. Castañé explica que hay trabajadoras de otras empresas que se acercan «pero tienen miedo, son de cooperativas fraudulentas», motivos que frenan la lucha.

Iborra espera que el acuerdo afecte positivamente para rebajar tensión, pero lamenta que los delitos denunciados quedarán impunes. Castañé subraya que los objetivos se han conseguido a raíz de la huelga y se muestra «contenta» porque «dentro de la guerra, hemos sacado una pequeña victoria». Ganaron la no revocación del comité y frenaron el «boicot» que había contra ella.»Ahora con las asambleas hemos recogido refuerzo a la hora de hacer elecciones», afirma. Los trabajadores están contentos porque a finales de diciembre queda todo limpio. En cuanto al comité, aunque CCOO mantiene la representación dentro del comité ha quedado aislado como sindicato, después de que abandonara su única delegada en medio del conflicto.

«Hay satisfacción por el acuerdo alcanzado, pero somos conscientes de que es parcial», afirma Iborra. El abogado cree que ahora habrá un tiempo para reflexionar y coger fuerzas «tras unos meses muy agotadores y con mucha tensión». Con todo, Iborra asegura que «todo sigue abierto» y que «no hay ninguna renuncia». «Es la primera vez que abrimos vías de diálogo y negociación serias con una empresa cárnica», remarcó. Castañé subraya este punto: «nunca nadie se había enfrentado, ahora les hemos enseñado los dientes y saben que para implantar algo tendrán que sentarse a hablar y negociar».

La militante de la COS afirma que «la lucha continúa». Después de haber conseguido los objetivos que ocasioanr este conflicto, sitúa el punto de inflexión en una pequeña victoria donde las trabajadoras han demostrado «ser fuertes y valientes: hemos plantado cara por primera vez en 40 años». Castañé asegura que el hecho de no firmar no implicar callar: «no tenemos miedo y seguiremos». La sindicalista afirma que lo conseguido se debe saber, por poco que sea, para que se vea que si ellas han podido, también pueden otras trabajadoras del sector, «que no están solas», subraya.

Sitúa un tiempo de tranquilidad hasta enero del año próximo. El comunicado del comité termina con un llamamiento «a en la solidaridad ya no aflojar en esta dura lucha por los derechos laborales, que apenas ha comenzado».

Acord parcial a Esfosa entre el comitè i la direcció

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More