Los vecinos de Valencia exigen a Rita Barberá que no convierta la dársena en un espacio para ricos.

Venimos al Ayuntamiento de Valencia, que debería ser nuestra casa, el lugar donde expresarnos como ciudadanos en una sociedad democrática, desde la periferia. Nosotros venimos de la periferia de la ciudad, de los barrios obreros. Yo vengo de la Malva-rosa, el barrio marítimo del norte de la ciudad que se creó en el desarrollismo franquista formado por obreros de astilleros y por la emigración. Hoy con altas tasas de paro y con significativas e históricas bolsas de pobreza.

Ante ustedes nos preguntamos ¿Por qué el Ayuntamiento se plantea ahora una zona náutica industrial, náutica deportiva, una zona de restauración, de reuniones y congresos? ¿Por qué delante de nuestras narices se plantean ustedes una zona de ocio para ricos? ¿Nos están tomando el pelo? ¿No les da vergüenza?

Les podemos garantizar, que estas NO son las necesidades de los vecinos y las vecinas. Con estos proyectos solo están creando un modelo social de ciudad extremo entre ricos y pobres; por un lado, los barrios de gente humilde y, separados por altas vallas, los tinglados del ocio del derroche. Les advertimos: seremos pobres, pero somos dignos y sabemos lo que queremos.

Además de los tinglados de la Marina Real, paradigma del despilfarro, en este proyecto de uso del puerto, en este proyecto sobre el litoral de Valencia, hay otro asunto que nos preocupa mucho: el proyecto de Acceso Norte a la ciudad.

El convenio del Ayuntamiento contempla este macroproyecto. ¿Qué opinión piensan ustedes que tendremos los vecinos y vecinas de la construcción de un túnel subterráneo por debajo de nuestras casas? ¡21 kilómetros de túnel para camiones y mercancías!. Es una idea propia del tardofranquismo, pero una aberración en tiempos de crisis.

¿Por qué el Ayuntamiento contempla este inquietante proyecto en sus convenios con el Puerto? Es una idea peligrosa para el vecindario y para sus potenciales usuarios, contraria a la lógica económica y con un fuerte impacto medioambiental.

Hay alternativas. Hemos de desarrollar propuestas alternativas para el acceso por el norte a la ciudad de Valencia. Y tenemos propuestas alternativas para el uso social de la Marina Real que, ya de paso, se le podría cambiar el nombre y hacer honor a la Valencia republicana.

Tenemos ideas y propuestas. ¿Se atreverán a escucharnos? Nosotros queremos tener oportunidad de opinar y de que se nos oiga, estamos abiertos al debate. Además, el uso de la dársena no sólo sería para los vecinos del Marítimo, sino para toda la ciudadanía de Valencia. Desde luego, como vecinos y vecinas de la zona, tenemos cosas que decir.

Ni espacios para el túnel debajo de nuestras casas, ni espacios para derroche de los ricos. Esas políticas les alejan de los vecinos. Lo que queremos son espacios para colegios públicos en condiciones, instalaciones para la periferia de la ciudad, políticas sociales para atender las necesidades básicas y políticas de empleo para el barrio.

En resumen. Los vecinos y vecinas de la Malva-rosa y de los Poblados Marítimos hemos venido utilizando la zona del puerto como propia en nuestro tiempo libre o para trabajar. Sería un auténtico esperpento que la pusieran al servicio del negocio, de la especulación y del glamour de las fiestas de los ricos. Que lo cedieran para disfrute de los culpables de esta crisis.

 

 http://amicsdelamalva.blogspot.com.es/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS