Los trucos psicológicos que utilizan las grandes superficies para que gastes mucho

 

Aproximadamente la mitad de las compras que hacemos en un hipermercado no están planificadas, algo que ocurre, sobre todo, si cometes el error de ir de compras con tus hijos o tu pareja.

Gran parte de los métodos que utilizan estas superficies para incrementar sus ventas son tan viejos como las tiendas mismas, pero el marketing en el sector del retail no descansa y todos los años se inventan nuevas técnicas para que llenes tu carrito. Estos son los principales trucos de las tiendas, desde los más clásicos a los más vanguardistas.

El carrito, cuanto más grande mejor

Nada más entrar en el hipermercado te encuentras con los carritos. Aunque ya va siendo hora de quitarle el diminutivo. El invento empezó a popularizarse en los años 30 y, desde entonces, su tamaño no ha dejado de crecer. La razón es obvia, cuánto más grande sea, más te costará llenarlo, y muchos consumidores se sienten mal si no lo llenan. Un carrito semivacío provoca tristeza.

Los precios, con muchos nueves

Todo el mundo cree que no va a comprar algo que cuesta 9,99 euros sólo porque no cuesta 10. Es un truco más viejo que el Sol, pero aun así seguimos cayendo. Una diferencia de sólo un céntimo puede ser determinante. Y es algo que se ha comprobado en multitud de ocasiones. En 2009, investigadores de la Colorado State University pidieron a un grupo de voluntarios que eligieran entre dos bolis idénticos: uno costaba 2 dólares y el otro 3,99. El 44% de las personas se llevaron el bolígrafo más caro. Así que, sí, el truco del 99 sigue funcionando.

Lo que quieren que compres está a la altura de tus ojos (o de los de tu hijo)

Los productos que las tiendas destacan son los que más interesa vender, seguramente porque el margen de beneficio es mayor o el stock es más grande. Por ello los colocan a la altura de los ojos. Si quieres otras alternativas, tendrás que rebuscar, y eso es más incómodo. Pero no todos los ojos están a la misma altura. Las tiendas saben perfectamente el enorme poder que tienen los niños para embaucar a sus padres; por ello, todo lo que les interesa (los juguetes y dulces) está situado a la altura de sus ojos.

Lo que verdaderamente necesitas está siempre al fondo

Otro clásico básico de la “organización” de los supermercados es colocar los productos de primera necesidad como la leche o los huevos en el fondo de la tienda. Como siempre vas tener que comprarlos, estarás obligado a pasearte por todo el hipermercado, en el que encontrarás suculentas ofertas que no podrás rechazar.

Lo que no necesitas está al principio

Los productos en los que los supermercados obtienen un beneficio mayor, como los platos preparados, las flores o la panadería suelen estar nada más entrar en el supermercado a la derecha. ¿Por qué? Son artículos que entran por los ojos, pues se consumen nada más comprarlos, y es más fácil que caigas en ellos si no has llenado aún tu carrito con lo que verdaderamente necesitas.

Las cajas están a la izquierda

Aproximadamente el 90% de la población es diestra y tiende a circular por la derecha. Todas las medianas y grandes superficies están diseñadas para que el cliente fluya en el sentido inverso a las agujas del reloj y recorra la mayor parte posible del supermercado antes de llegar a la caja. A mayor recorrido y mayor permanencia, mayor será la compra.


Fuente: http://bit.ly/WI5tOP

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS