Los trabajadores y trabajadoras de TVV asumen el control de la programación y triplican la audiencia

#RTVVnoestanca: SEÑAL EN DIRECTO

En Grecia, como decíamos ayer, también se intentó cerrar la televisión pública. Tres meses después de haber decretado el cierre, la televisión griega ha vuelto a emitir. Eso sí, ha sufrido una reducción drástica de la plantilla (de 2200 a 580 trabajadorxs) y eso es lo que hay que tener en cuenta para mantenerse firmes. La TVV no se cierra, pero tampoco se despiden trabajadorxs.

Canal Nou triplicó ayer su audiencia.

Durante el día de hoy muchas personas se han manifestado de esta forma «Nunca he visto una mejor programación que la que hoy han hecho posible los trabajadores de RTVV: libre y sincera». Coincidimos!

Se ha lanzado una petición de firmas contra el cierre de la televisión pública valenciana: Puedes adherir aquí

 


 

Ante el despido, rebelión

Parte de la nota publicada por JUAN CARLOS FERRIOL | VALENCIA

Los informativos dedicaron buena parte de su espacio a abordar la decisión adoptada por el Consell, a las valoraciones que la oposición y los sindicatos del ente público habían hecho de la misma, así como de la comparecencia a primera hora de la mañana del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, para justificar las razones de su decisión. Durante toda la tarde, TVV emitió un programa especial en el que distintos representantes de asociaciones, entidades y periodistas fueron valorando la decisión de cerrar la sociedad tras la decisión del TSJ valenciano de anular el ERE que despedía a un millar de trabajadores.

El programa, que arrancó con un llamamiento a todos los valencianos y valencianas a salir a la calle para mostrar su rechazo a la decisión del Consell, culminó una jornada en la que los profesionales hicieron visible su rechazo a la decisión del Gobierno valenciano. El comité de empresa asumió el control de la parrilla que durante toda la jornada dejó ver el hashtag #RTVVnoestanca y enseñó en diversas ocasiones imágenes de los chalecos rojos del comité de empresa, con la inscripción que defiende una televisión pública y de calidad y sin corrupción. Ni la dirección general que encabeza Rosa Vidal ni la responsable de informativos, Esmeralda Velasco, mostraron su disconformidad con el control de la programación asumido por los trabajadores, a pesar de que uno de los más estrechos colaboradores de Vidal se desmarcó -y también a la propia directora general- de lo que estaba ofreciendo la programación de TVV. «Ahora mismo, el control lo tiene el comité de empresa», se aseguró.

En el informativo del mediodía, con las imágenes también de las protestas que se habían producido a las puertas del Palau de la Generalitat y las concentraciones de trabajadores en Burjassot, la presentadora se hacía eco de los gritos de «Fabra dimisión» y «No es un Palau, es una cova» de los asistentes a esas protestas. Uno de los periodistas, en directo desde la calle Caballeros, subrayó que Fabra en su comparecencia no había hecho alusión ni al exalto cargo procesado por acoso sexual (en referencia a Vicente Sanz), ni al imputado en Gürtel (en alusión a Pedro García). «Que no les engañen, esta televisión se cierra porque un juez ha declarado ilegal un ERE por una deuda de 1.300 millones que ustedes tendrán que pagar y del que los trabajadores no tenemos la culpa». En otro momento, se refirió a las palabras del presidente y a que los valencianos se quedaban si su televisión. «Y él se ha quedado tan ancho».

Tras recordar las peticiones de la oposición de dimisión del presidente del Consell y de convocatoria de elecciones anticipadas, otro de los periodistas desplazado hasta Les Corts aludió a que esa Cámara sería la encargada de tramitar la iniciativa legal para tumbar la ley de RTVV, procedimiento legal que propiciaría la disolución de la sociedad. El trabajador de Canal 9, uno de los veteranos de la casa, recordó que Fabra había hecho alusión al lujo que suponía mantener una televisión autonómica, mientras mantenía en su grupo parlamentario a varios diputados imputados. «Todo un lujo».

En el informativo aparecieron diversas informaciones en las que, por ejemplo, se comparó la deuda de TVV bajo etapa socialista (32 millones de euros) y con el PP (1.300 millones). Una deuda, se explicó, no generada por los sueldos de los trabajadores, «sino por contratar con empresas externas» o por los acuerdos millonarios de clubes de fútbol. Una de las últimas imágenes del informativo fue, tal y como ocurrió el día anterior, la de los presentadores respaldados por medio centenar de trabajadores, expresando así su rechazo a la decisión planteada.

En el programa de por la tarde, alguno de los asistentes reprochó a los empleados que fuera ahora que ven peligrar su puesto de trabajo el momento elegido para poner en cuestión lo ocurrido con el ente.

Durante buena parte de la programación, las pantallas del estudio de informativos de RTVV permitieron leer un eslogan en el que se proclamaba «El Consell vol tancar RTVV». Por la tarde, la frase elegida para las pantallas fue «RTVV és dels valencians». Ese mismo eslogan fue el que presidió un debate a cuatro bandas, con representación de todas las fuerzas políticas parlamentarias, en el que los grupos de la oposición cargaron contra el PP por el anuncio del cierre de la empresa.

La cadena pública también ha emitido imágenes de las tradiciones, fiestas y deportes que dejarán de verse si se cierran las emisiones, bajo el mensaje «Sin RTVV esto no lo verás».

http://www.lasprovincias.es/v/20131107/politica/ante-despido-rebelion-20131107.html


CGT s’oposa a les pretensions del president Fabra de tancar RTVV, a més considera il · legal el tancament de RTVV després de l’anul · lació de l’ERO per sentència del TSJCV.

  •  CGT exigeix ​​la readmisió dels treballadors de forma immediata.
Considerem per tant, que el govern de la Generalitat ha d’actar la sentència i apostar per una RTVV pública, en valencià i de qualitalt i no per tancar-la. 
Si optaren per executar l’amenaça del tancament que han posat damunt la taula en el comunicat emès ahir pel Consell, es posarà de manifest, un cop més, el que CGT ve denunciant, que darrere d’aquest ERO no hi havia més que motivació política del PP i per descomptat, s’enfrontarà de nou a les accions tant de la plantilla com de la ciutadania.

 No cal oblidar que la resolució del Tribunal Superior de Justícia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) anul · la els acomiadaments i reconeix el dret a la readmissió al seu lloc de treball dels 960 persones acomiadades.
Aquesta sentència obre una porta per acabar d’una vegada per totes amb les agressions als mitjans públics de comunicació i a les condicions laborals del seu personal.
CGT fa una crida a tota la societat a mobilitzar-se de manera  massiva per impedir aquest cop  a la llibertat d’expressió,  als drets de les treballadores i treballadors de RTVV i del conjunt de la societat.

NO AL TANCAMENT DE RTVV
NO ALS ACOMIADAMENTS 

CGT-Valencia

EL TSJ DECLARA LA NUL.LITAT DE L’ERO DE RTVV (La sentència Online.)

Comunicat íntegre dels treballadors de RTVV
‘Els treballadors de RTVV volem mostrar el nostre rebuig a la decisió unilateral del govern valencià de tancar la ràdio i televisió pública dels valencians; un mitjà que, durant 24 anys de servei, ha treballat per la vertebració del nostre territori i per la difusió de la nostra història, cultura i llengua.

‘Ni els valencians ni els treballadors no són responsables de la mala gestió política i econòmica que ha afonat aquest mitjà. Considerem una vilesa i un acte de covardia la decisió del tancament com a única solució dels problemes econòmics de l’empresa, problemes que tenen un origen polític i que exigeixen responsabilitats polítiques.

‘Els treballadors de RTVV denunciem que ex-directius d’aquesta empresa són implicats en casos de corrupció lligats al cas Gürtel; ex-directius d’aquesta empresa són encausats per casos d’abusos sexuals a treballadors d’aquesta casa. Ex-directius d’aquesta televisió han elaborat un ERO il·legal… I ara els treballadors hem de pagar els plats trencats i renunciar a un servei públic. Cinc milions de valencians es queden sense la seua ràdio i televisió.’


 

 

«Me llegaba un texto y no se podía tocar»

 

Amalia Sebastián se ha erigido en «involuntaria portavoz» de los trabajadores de la televisión valenciana: «Nos vamos con la cabeza alta y las manos limpias»

Yolanda Veiga

Ni el peor temporal en sus seis años como mujer del tiempo en Canal 9 le dejó a Amalia Sebastián (Valencia, 37 años) tan fría como el anuncio del cierre de la RTVV. El Gobierno de la Generalitat tomó esta decisión el martes, después de que la Justicia declarara nulo el ERE que afectaba a más de mil empleados y ordenara su readmisión. «La deuda de 1.500 millones no es culpa de los trabajadores».

– ¿Cómo se enteraron del cierre?

– Por terceros, por un tuit, por los medios. Y luego por el comunicado de la Generalitat. Estábamos incrédulos y desconcertados.

– Dio la noticia del cierre arropada por todos sus compañeros.

– Me dio mucha fuerza, orgullo. La directora de Canal 9 y la jefa de informativos nos apoyaron.

-¿No lo sospechaban siquiera?

– La noticia del cierre nos ha llegado por sorpresa. Esperábamos una sentencia favorable a los trabajadores para dentro de dos semanas. No pensábamos en la drástica decisión que ha tomado el presidente Fabra, clausurarla sin negociación. Serafín Castellano, secretario general del PP de la Comunidad Valenciana, había dicho que la televisión valenciana no se iba cerrar.

– Pero lo han hecho.

– No ha habido opción para negociar. Lo han hecho con formas dictatoriales, a través de un comunicado y sin dar explicaciones hasta hoy (por ayer). ¡Y menudas explicaciones! Eso es un chantaje a la sociedad: ‘O hospitales y colegios o televisión’, dicen. Eso no es así. Es demagogia. Los valencianos no dan crédito, es un escándalo, un golpe de estado.

– La directora (que dimitió ayer con su equipo) les ha pedido que sigan al pie del cañón. ¿Y cobrar?

– No tenemos ni idea, nadie nos dice nada de hasta cuándo vamos a seguir. Ni la directora lo sabe.

– ¿Hasta cuándo van a seguir?

– Hasta que vengan a cerrarnos. Hemos retransmitido la rueda de prensa de Fabra, el informativo y a las tres y media hemos empezado un programa especial con invitados en plató y directos para pulsar la opinión de personalidades, alcaldes de ayuntamientos, gente de las Fallas… Todos nos están dando su apoyo..

– ¿Qué ambiente de trabajo hay?

– Tristeza, muchas lágrimas, pero mucho orgullo. Tenemos la tranquilidad de irnos con la cabeza alta y las manos limpias. Los trabajadores no tenemos nada que ocultar, no somos los culpables.

– ¿Hacen falta 1.700 personas en una tele autonómica?

– Esto es discutible. TV3 (Cataluña) tiene 2.400 trabajadores y nadie abre la boca. No soy gestora, soy periodista. Pero las 1.700 personas no nos hemos llevado un duro de más de lo que nos correspondía. La deuda de 1.500 millones no es culpa nuestra.

«Gürtel, ininteligible»

– Iolanda Marmol, extrabajadora de RTVV, ha dicho que les obligaban a sacar el mejor perfil de Zaplana, que no pudieron contar lo del cheque bebé de Zapatero…

– Cualquier persona que pusiera la televisión y viera los informativos habrá comprobado que no han sido como a nosotros nos hubieran gustado. Asumimos la responsabilidad que nos toca, pero los responsables no somos nosotros, éramos unos simples trabajadores que recibíamos órdenes de arriba.

– ¿Muchas órdenes?

– No sé cómo se cocinaban las cosas. A mí me llegaba un texto que no se podía tocar y ya está. Las noticias de Gürtel eran ininteligibles. Yo era una simple presentadora. Es un sistema jerárquico en el que tenemos que obedecer las decisiones. Si no, te vas a vender huevos. Pero la culpa no es nuestra, sino de todos los que han robado durante tantos años y se han ido de rositas. Ellos ahora mismo están en su casa tan ricamente y nosotros estamos en el paro.

– ¿Y cómo se trabajaba así?

– Todos queremos trabajar en libertad, pero la objetividad no existe. Lo que pasa es que hay casos más flagrantes y otros menos, y nos ha tocado el más grave.

– ¿Cuál es su estado de ánimo?

– No lo he asimilado todavía, estoy sobrepasada con este protagonismo sobrevenido.

– ¿Esperan algún giro por parte del Gobierno?

– Estamos haciendo todo lo posible para que cambien. Demostrando al Gobierno valenciano y a la sociedad que hay cuatro que piden que cierren RTVV, pero el resto de la gente reclama que sigamos abiertos.

http://www.laverdad.es/alicante/v/20131107/gente/llegaba-texto-podia-tocar-20131107.html


[COMUNICADO] CNT-Valencia manifiesta su rechazo frente al cierre de Radio Televisión Valenciana

CNT-Valencia quiere mostrar su más firme rechazo a la decisión del Gobierno de la Generalitat de cerrar la radio y la televisión pública valenciana. Este cierre es la respuesta a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el cual ha declarado la nulidad del expediente de regulación de empleo de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) –aprobado en agosto de 2012- que afectó a más de un millar de trabajadores/as.

El cierre de RTVV es un duro golpe a los derechos de los/as trabajadores/as, que no son responsables de la mala gestión política y económica que ha arruinado a este medio de comunicación.

CNT-Valencia, exige al Gobierno de la Generalitat que acate la sentencia del TSJCV, por la cual se anulan los despidos y se reconoce el derecho de readmisión en sus puestos de trabajo de los/as 960 trabajadores/as despedidos/as, oponiéndose al cierre de RTVV, que supondría el despido de otros/as 700 trabajadores/as.

¡Por la defensa de cada puesto de trabajo!

¡No al cierre de RTVV!

¡Readmisión inmediata de los/as trabajadores/as despedidos/as!

tancament-canal-9

 


 

Valencia Abierta en canal

 

Carlos Torres

Es insólito, pero conozco unos chavales de Albacete que entienden el valenciano gracias a que la emisión de Doraemon o de la Bola del Drac traspasó las fronteras levantinas y llegó hasta los pisos más altos de los bloques de la capital manchega.  Todavía recibo algún mensaje de vez en cuando con “mira a totes les floretes” o “si vols descobrir”. Lo mismo pasó en las zonas castellano parlantes del País valencià, como mi pueblo, donde hizo más Son Goku por la normalización de la lengua que todos los señores diputados con su escasa comprensión de la realidad valenciana.  No es raro que uno se sorprenda de vez en cuando canturreando las machaconas sintonías que Xoni, Poti i Tiriti nos legaron, porque la tele dio la mano de pintura necesaria a nuestra infancia para que comprendiéramos que nosotros teníamos una lengua común que compartir y sentirla como propia. Más crecido, recuerdo el olor a fútbol de los sábados en los que Canal 9, con su “partit oferit per Bancaixa”, nos narraba a través de Paco Nadal cosas sobre el Valencia (independientemente de que el partido lo jugaran Sevilla y Barça).

Valencia ya es hemoreteca: hoy ya no existe Bancaixa, ni Canal9, el Valencia tiene empeñado hasta al utillero y Paco Nadal, al que vi hace poco micro en mano retransmitir las fiestas populares de Segorbe (sense protecció, sense barreres), se irá al paro como otros tantos miles de profesionales. Sería injusto decir que la televisión valenciana estuvo a la altura de su pueblo y que no hubo acólitos del ladrillismo por doquier que escaletaron la parrilla al ritmo de Si, Buana.  Pero por poner otro ejemplo, mis abuelos, que nacieron y morirán con el castellano como lengua materna, nunca dejaron de ver el Metropolità por aquello de saber qué pasaba en los pueblos de “la contorná”. Y si ellos, octogenarios señores a los que la vida les negó grandes recursos educativos se divertían viendo “la nueve” qué no haría el gos del Babalà con cursos y cursos de niños que crecimos al ritmo del Uh ah (el del programa infantil, no el de Chimo Bayo). Porque Canal9 era una televisión politizada hasta las cejas (no hará falta recordar el vergonzante papel los días posteriores al accidente del metro de Valencia), el brazo armado del gobierno valenciano en el que se negó la reivindicación de la música hecha en valenciano y de la que un grupo nutrido de trabajadores fueron bastante sumisos con la línea editorial hasta que empezaron los problemas laborales (véase el telediario de ayer), claro que sí, pero los que han tomado la decisión de cerrarla han mantenido la actitud hitleriana de matar a un enfermo que puede recuperarse sólo porque nos cuesta dinero.

No se molesten en explicarlo, los dirigentes que todavía mandan en nuestra tierra, y recemos que no por mucho tiempo más,  no entienden que el beneficio de un servicio público no se puede medir en euros. Perdida la eficacia de la bandera del anticatalanismo, que tantos votos les ha dado en las pasadas legislaturas, Fabra, Císcar, Barberá y el resto de compinches de la Banda se han instalado en el cinismo: “nuestra prioridad es centrarnos en la sanidad y en la educación”, dicen sin dar la cara de pan de kilo que tienen. ¿Sanidad? Cuando está toda privatizada y nuestros mayores, como mi abuelo, se murieron en la época de bonanza esperando durante años la ayuda de dependencia concedida.  ¿Educación? Cuándo es la propia escuela valenciana la que debe acudir al micromecenazgo para actuar de urgencia. Eso sí, cuando en la universidad quieran explicar qué pasa en Grecia ya no tendrán que viajar a Atenas, bastará con pasear por Burjassot. Y yo me pregunto, ¿es que no nos merecemos los valencianos que un President comparezca ni siquiera por plasma? ¿En serio? Ni siquiera el mismo día que declaran nulo la chapuza de ERO que hicieron y que ahora dicen no poder asumir (que parezca un accidente, chicos). Eso sí, esta mañana ha tuiteado que la decisión de cerrar RTVV ha sido la más difícil del Consell desde que él es President, pues oye, una vez pasado el mal trago, convocar elecciones anticipadas debe ser mucho más fácil.

Quién sabe, quizás si la tele se llamará Fórmula Nou o Vuelta al mundo en canal autonómico hubieran perdido las posaderas por hacerse una foto y rescatarla. Es nuestra la necesidad de despertar de este mal sueño. En nosotros, los que vimos a Joan Monleón girar una paella gigante, los que hemos visto a los alcoians bajar desde el partidor con sus desfiles, los del Magdalena vítol, los del trau la llengua, los del concierto de las bandas de Lliria ,… en definitiva, los que siempre hemos soñado con una tele pública mucho mejor,  en nosotros está la obligación de recordar que Valencia ni se cierra, ni se vende. Valencia, por mucho que les pese a los talibanes del blaverisme, Valencia se defiende. Y eso es tan de justicia que lo saben hasta en Albacete.

http://www.importanciacapital.com/?p=1337

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS