Los sindicatos señalan al dueño de la planta de Tarragona por el “estado deplorable de las instalaciones”

Publicidad

EWl A las 18:41h, los alrededores de la petroquímica de Tarragona temblaron por una gran explosión. Ocho personas resultaron heridas, dos de ellas con quemaduras graves, y un habitante del barrio de Torreforta, situado a casi 3 km, murió por el impacto de una plancha metálica de 800kg. Otro trabajador fue hallado sin vida después de una noche intensa de búsqueda.

Poco después del estallido, el president de la Generalitat, Quim Torrá, llamó a la calma afirmando que “no hay elementos tóxicos” y aseguró que se iniciará una investigación para saber qué ha ocurrido en este complejo petroquímico, “uno de los puntos en lo que todo debe funcionar como un reloj suizo”. El president también realizó declaraciones sobre el hecho de que no sonaran las alarmas para alertar a la población: “Cuando se estaba a punto de que sonasen las alarmas, llegaron los informes de los Bomberos diciendo que no había toxicidad, y las alarmas suenan para advertir a la población de que puede haber un riesgo tóxico”, ha argumentado.

 

GRIETAS EN LA VERSIÓN OFICIAL

“Las informaciones en los medios de comunicación en las que se afirman que el óxido de etileno no es tóxico no son ciertas. Quizás no haya exposición a la población, pero esto no significa que no sea tóxico y perjudicial para la salud. Es un agente cancerígeno y hay que extremar la precaución”, explicaban desde el Colectivo Ronda.

“Las informaciones en los medios de comunicación en las que se afirman que el óxido de etileno no es tóxico no son ciertas”, dicen desde el Colectivo Ronda

El Colectivo Ronda es una cooperativa de abogados con décadas de experiencia en salud laboral que ha participado en importantes juicios relacionados con la contaminación con amianto y también con casos de cáncer en la petroquímica de Tarragona. Como expertos en el tema, no tardaron en señalar los peligros para la población más cercana que podría derivarse de la explosión.

 

De hecho, señalan desde el Colectivo Ronda, “está incorporado en el cuadro de enfermedades profesionales como agente patógeno”. El óxido de etileno, que se utiliza en la industria sanitaria y alimentaria como agente esterilizante, como fumigante de alimentos y tejidos, intermediario en síntesis química y en la síntesis de películas y fibras de poliéster, aparece en el listado de agentes químicos que producen enfermedades laborales, según un Real Decreto de 2006.

 

“DESIDIA Y ANSIAS DE QUERER GANAR DINERO”

En un comunicado lanzado por la mañana de este 15 de enero, dos de los sindicatos presentes en la petroquímica, CGT y Co.bas, señalaban al dueño del complejo químico, Ricardo Leal, como un de los principales responsables del accidente. Leal saltó a las páginas de los periódicos como ejemplo de éxito al convertirse en el empresario más rico de Extremadura y una de las 200 mayores fortunas de España.

“Como se ha venido diciendo desde la asamblea de petroleros, la desidia y las ansias de querer ganar dinero nos empujan a la precariedad, a la enfermedad y a la muerte”, denuncian. Las duras acusaciones se sostienen en “la falta de personal” y en el “estado deplorable de las instalaciones”, algo que, según dicen, es evidente “para cualquiera que haya estado” en las instalaciones de la antigua IQA. “Los trabajadores estamos altamente expuestos y desinformados, no se sabe todavía el alcance hacia nuestro compañeros que están ahí, heridos graves seguro”, señalan.

“Como se ha venido diciendo desde la asamblea de petroleros, la desidia y las ansias de querer ganar dinero nos empujan a la precariedad, a la enfermedad y a la muerte”, denuncian desde CGT y Co.Bas

Lo sucedido este 14 de enero es una muestra para estos dos sindicatos de que “no se puede confiar” en las empresas y en las instituciones. CGT y Co.Bas denuncian que se tardó “más de 40 minutos en ubicar las fuentes oficiales” del accidente y determinar qué contaminante estaba implicado. También critican la tardanza y la falta de recursos en proteger a la población dado que “tan solo Protección Civil a la media hora recomendó el confinamiento” en diversas localidades, como fue el caso de Vila-Seca y la Canonja. También tardaron las alarmas que, según denuncian, sonaron una hora después en municipios como Constantí. “Entretanto, infinidad de personas asustadas habían salido a las calles a ver qué pasaba y a buen seguro respiraban todavía en mayor cantidad los humos de la explosión y el óxido de etileno (altamente cancerígeno)”, dicen estos son sindicatos.

Para denunciar que a las empresas y a las autoridades que ponen “por delante los beneficios a la salud” han convocado una concentración este miércoles 15 de enero a las 18 frente a la Associació Empresarial Química de Tarragona.

 

 

Fuente

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More