Los Sandinistas vencen contra el complot de la extrema derecha en León

El occidente vuelve a vivir hoy horas de tensión, después que una multitud de sandinistas cortó el paso a una caravana liberal que se dirigía a la ciudad de León, a protestar contra los resultados de las recientes elecciones municipales.

Simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) impidieron la mañana de este domingo que el derrotado candidato de la Alianza del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) Eduardo Montealegre, y otro grupo de políticos ligados a la extrema derecha como Edmundo Jarquín y Jaime Arellano, se trasladaran a la ciudad de León donde esta tarde se realizaría una marcha en protesta del resultado de las elecciones.

La caravana que salió desde horas muy tempranas de la ciudad capital fue interceptada poco antes de ingresar al municipio de Nagarote por centenares de sandinistas, quienes afirmaron que están en las calles por la defensa del voto e hicieron un llamado a la extrema derecha para que asuma su derrota y no esté causando disturbios y situaciones altamente peligrosas.

En Nagarote, seguidores del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) erigieron barricadas en la vía, y armados con piedras, piedras y morteros de fabricación artesanal, obligaron a los liberales a replegarse hasta un pueblo vecino.

Estamos aquí para no dejarlos pasar hacia León, cueste lo que cueste, aseguró al canal 8 un joven que no se identificó, y cuyo rostro estaba cubierto con una camiseta a manera de pasamontaña.

Jaime Arellano, vocero de la alianza de liberales de derecha que desconoce los resultados oficiales que otorgan un amplio triunfo al oficialismo, dijo a una emisora radial que los manifestantes opositores fueron atacados con morteros de fabricación casera.

Según Arellano en su contacto telefónico con la emisora de Managua «Radio Corporación», el ataque se produjo a unos 40 kilómetros al oeste de Managua, a medio camino hacia la ciudad de León.

«Estamos siendo atacados incluso con balazos, esto es peligroso y llamamos a la policía nacional a que nos proteja», dijo Arellano, antes de cortar la comunicación anunciando que «debo dejar de hablar para buscar protección».

Otros informes señalaron que una decena de autobuses en que se trasladaban los opositores no pudieron pasar en el kilómetro 42 hacia León, cerca de una localidad llamada Nagarote, y se vieron obligados a retornar hacia Managua.

Montealegre y su grupo se replegaron hasta la estación de Policía en Mateare, a 34 kilómetros al occidente de Managua, donde además de pedir protección policial exigieron que tropas especiales despejaran la vía para continuar su camino hacia León.

Otro grupo de sandinistas se encuentran apostados en el empalme de Telica, ubicado a pocos kilómetros de Chinandega, donde también impiden el paso de los simpatizantes del PLC de ese departamento hacia la ciudad universitaria.

Los simpatizantes del FSLN también se encuentran en las calles en La Paz Centro, Quezalguaque y Posoltega, todos municipios en el occidente del país.

La jefa de relaciones públicas de la Policía Nacional, comisionada Mayor Vilma Reyes afirmó este domingo que esa institución ha desplegado las suficientes fuerzas policiales para garantizar la seguridad en León.

La jefa policial aseguró que existe un plan «para garantizar que la marcha se desarrolle en completo orden y evitar disturbios y alteraciones al orden público y todo se lleve a cabo en el marco del orden. Llamamos a los participantes de estas movilizaciones a actuar con cordura y pacíficamente respetando las leyes y orden establecido».

Reyes agregó que la Policía otorgó los permisos para que el PLC realice su marcha.

Semana de violencia callejera

Nicaragua vive episodios de violencia desde el domingo pasado, cuando se celebraron elecciones en 146 de los 153 municipios del país. La oposición, respaldada por líderes de la influyente iglesia católica y sectores empresariales, denuncian «fraude» electoral.

El gobierno ha acusado a Estados Unidos y a organismos internacionales de promover un plan de desestabilización para derrocar por la fuerza al presidente sandinista, Daniel Ortega, quien hasta hoy ha guardado silencio.

Las acusaciones nicaragüenses incluso afectan al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien fue señalado por el canciller Samuel Santos de «declaraciones injerencistas» en los asuntos internos del país.

La conflictiva situación política de Nicaragua será discutida en una sesión especial de la OEA prevista en Washington, informaron fuentes del organismo.

Los resultados provisionales emitidos por el Consejo Supremo Electoral (CSE) otorgan una abrumadora victoria al gobernante FSLN, que ganó 89 y en 12 de las 16 cabeceras departamentales en disputa, incluida Managua, de las 132 municipalidades escrutadas totalmente hasta el momento.

El CSE otorga a la alianza opositora, encabezada por el PLC 26 de municipios y a la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), otros cuatro.

Falta completar el conteo en 7 municipios del departamento de Jinotega y 6 de Boaco, en donde inicialmente el CSE había otorgado la victoria al PLC en 11 de las 13, incluyendo las dos cabeceras.

El escrutinio, sin embargo, es impugnado por la oposición, que exige una revisión de cada una de las actas de las 11 mil 808 juntas receptoras de votos del país.

Estos datos han sido repudiados por dos magistrados electorales liberales, René Herrera y José Marenco, quienes aseguraron el sábado en una rueda de prensa que los resultados publicados el viernes y sábado pasados en la prensa local no coinciden con los informes anteriores de la página web autorizada.

Los liberales demandan además que el recuento se haga en presencia de observadores internacionales y nacionales, específicamente del Centro Carter, la OEA, y de dos organismos locales conocidos por simpatías hacia los candidatos del PLC y por sus críticas al CSE.

En Managua, donde el CSE accedió a hacer un recuento de votos, Montealegre continúa autoproclamándose ganador pese a que los resultados favorecieron una vez más al ex boxeador Alexis Arguello, del FSLN.

Los magistrados del poder electoral aclararon que la revisión de las actas de Managua fue una medida excepcional, en aras de demostrar la transparencia del proceso, con lo que descartaron repetir el procedimiento en todo el país.

El PLC anunció además que buscará la anulación de los comicios a través de la Asamblea Nacional.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS