Los ricos españoles agravan la crisis climática el doble que los pobres

Publicidad

La desigualdad extrema y la crisis climática van de la mano, y no es posible entender la una sin la otra. Solo el 10% más rico del planeta es 60 veces más responsable de las emisiones de dióxido de carbono que se emiten a la atmósfera que el 10% más pobre. En el caso de España, las emisiones de CO2 por consumo del 10% de los hogares más ricos superan en 2,3 veces las del 10% más pobre.

Estos datos forman parte de ‘Injusticia climática. Lo que contaminan los más ricos y pagan los más vulnerables’, el informe que Oxfam Intermón ha presentado este martes en el marco de la COP 25 que alberga Madrid. Según los cálculos para España, las emisiones por consumo del 10% de los hogares más pobres suponen tan sólo el 5,8% de las emisiones totales españolas. En cambio, las producidas por los hogares más ricos multiplican superan en 6,5 puntos porcentuales la emisión media por hogar.

Por este motivo, desde la organización internacional piden al futuro Gobierno de España que se tomen ‘’medidas para asegurar que la transformación ecológica de la economía sea justa, y que se vincule la lucha contra la desigualdad a las políticas medioambientales’’. Lara Contreras, responsable de relaciones institucionales de Oxfam Intermón, apuesta por que se «aumente la contribución financiera al Fondo Verde para el Clima de los 150 millones comprometidos a 330 millones, y que condone la deuda a países especialmente vulnerables para reinvertirlos en proyectos de mitigación y adaptación».

El informe, además, resalta que las emisiones de una persona que se encuentre entre la mitad más pobre de la población mundial es de sólo 1,57 toneladas de CO2, es decir, que tienen una huella media de carbono once veces menor que la de una persona perteneciente al 10% más rico. En el apartado de transporte, nuevamente los hogares con mayores recursos económicos generan más emisiones de CO2 que los pobres: el 10% más rico multiplica por 3,3 veces las del 10% más pobre. «La adaptación y mitigación ante la emergencia climática va a conllevar cambios en el consumo de los hogares», concluye el informe.

Comparada con otros países, una persona en España expulsa cada año a la atmósfera casi cuatro veces más que una china, 5,6 veces más que una marroquí, 6,4 veces más que una guatemalteca y 16,5 veces más que una persona nigeriana. «Un granjero ugandés medio necesitaría 50 años para contaminar lo mismo que una persona española en un año’’, ejemplifica el informe.

Para todos los niveles de renta, el consumo en alimentos es el que más emisiones de CO2 genera. Sin embargo, denuncia Oxfam, «optar por alimentos ecológicos o producidos con un menor impacto ambiental puede ser prohibitivo para muchos hogares por su alto coste en relación a alimentos derivados de la producción convencional». Los cálculos del estudio reflejan que las personas consumidoras de productos de este tipo con un nivel sociocultural alto o muy alto prácticamente duplican a las de nivel bajo o muy bajo.

«Avanzar hacia economías de cero emisiones requiere cambios radicales que sólo serán posibles gracias a una intervención pública decidida», cuenta Lara Contreras. No obstante, remarca que «lamentablemente», aunque algunas medidas pueden ser  «imprescindibles desde un punto de vista medioambiental», estas «pueden aumentar las desigualdades entre los más pobres y los más ricos si no se diseñan desde un enfoque de justicia».

Fuente: La Marea

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More