Los nazis utilizan a un «sintecho», de esos a los que suelen apalear, para frenar el desalojo del «Hogar Social Ramiro Ledesma»

Publicidad

En el último momento ha quedado paralizado el desalojo de la antigua sede del Ministerio de Trabajo que desde hace semanas está habitado por un grupo de ‘okupas’ neonazis.

La Policía ha decidido aplazar su intervención ante la presencia de una mujer que amenazaba con saltar al vacío desde una de las cornisas a la que se había encaramado.

Según los testigos, la mujer era una de las doce personas sin techo que han dormido esta noche en el interior del inmueble y que permanecen aún dentro de él. Habitualmente los apalean en las calles, ahora usan su desesperación para paralizar el desalojo.

La orden de detener el desalojo ha sido festejada por las decenas de personas que desde primera hora de la mañana se agolpaban a las puertas del edificio en apoyo de los jóvenes, que debían ser desalojados a las 10.30 horas de la mañana, tal y como marcaba la orden del juez. Una treintena de ‘okupas’ ha establecido un cordón a las puertas del edificio para tratar de impedir el acceso de los agentes. Esta cadena ha quedado disuelta tras suspenderse la acción y hacia las 11.30 horas sólo quedaban en el lugar algunos simpatizantes dispersos.

Hasta 15 furgones policiales se han desplazado hasta este punto de la capital, además de efectivos del Samur, Policía de Madrid y bomberos.

Agencias/Prensa

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More