Los Mossos intervendrán si Torra desobedece a la Junta Electoral

Publicidad

Fuentes judiciales advierten de que el presidente de la Generalitat puede ser acusado de un delito de usurpación de funciones públicas, con penas de prisión de 1 a 3 años

Los Mossos d’Esquadra se podrían ver pronto en la tesitura de tener que cumplir órdenes de un juez e intervenir si el presidente de la Generalitat, Quim Torra, se resiste a acatar la resolución de la Junta Electoral Provincial de Barcelona que ha declarado vacante su escaño. Según fuentes de la judicatura española consultadas por ‘El Món’, en el supuesto de que un juez reciba la denuncia por estos hechos y le llegue antes del próximo pleno del Parlamento, previsto para el 22 de enero, la secuencia natural es que el mismo juez envíe a la policía catalana para hacer cumplir lo que la JEP ha establecido respecto a su escaño. La administración electoral ha determinado que el escaño corresponde ahora a Ferran Mascarell, el siguiente en la lista de JxCAT.

Las fuentes judiciales consultadas explican que, en caso de que el presidente de la Generalitat no reconozca lo que ha determinado la JEP respecto a su acta de diputado y continúe afirmando públicamente que sigue siendo diputado del Parlament de Catalunya, se le podría atribuir un delito de usurpación de funciones públicas. Es un delito contemplado en el artículo 402 del Código Penal que prevé penas de prisión de entre uno y tres años para  aquel que “ilegítimamente ejerza actos propios de una autoridad o funcionario público atribuyéndose carácter oficial”.

Las mismas fuentes agregan que en el caso de Torra los hechos se producen con la agravante de “publicidad” por parte del presidente, que en una declaración institucional en el Palau de la Generalitat, después de reunirse con los grupos parlamentarios independentistas, declaró que no reconocía la resolución de la administración electoral. A pesar de esta declaración, su inhabilitación como diputado ha seguido su curso y la Junta Electoral Provincial dejó vacante su escaño viernes. El Gobierno considera que estas actuaciones se enmarcan dentro de una «escalada de represión» contra las instituciones catalanas.

La amenaza de Cs

El escenario de la policía intrerviniendo se podría dar en el supuesto de que un juez lo ordene cuando reciba una denuncia. En este sentido, es muy probable que los partidos a la oposición no se queden de brazos cruzados, especialmente Cs y el PP. De hecho, desde Cs, que hace varios días que afirman que Torra ya no es diputado ni presidente, han anunciado su intención de denunciar cualquier acto de “desobediencia”. En declaraciones a Catalunya Ràdio, el abogado del president de la Generalitat, Gonzalo Boye, dijo el sábado que Torra acatará una inhabilitación en el supuesto de que haya una sentencia firme y el Parlamento la ejecute. Boye insiste al defender que la Junta Electoral no puede inhabilitar a diputados.

Por su parte, el presidente del Parlamento, Roger Torrent, ha manifestado su intención de plantear una batalla jurídica paso a paso y en función de las diferentes situaciones que esta inhabilitación de Torra puedan plantear. En declaraciones a Catalunya Ràdio el pasado domingo, el presidente de la cámara catalana ha dicho que hará «todo lo que esté» en sus manos para garantizar que Torra pueda votar e intervenir en el próximo pleno. Además, Torrent tiene previsto llevar a la Mesa del Parlament de este martes la discusión para aprobar la presentación de un recurso ante el Tribunal Supremo para frenar las intenciones de liquidar el presidente Torra.

 

Fuente: el Món

 

 

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More