Los mineros de Marikana (Sudáfrica) regresan al trabajo tras seis semanas de huelga

Agencias

«Volvemos al trabajo», coreaban algunos de estos mineros a su vuelta en sus múltiples idiomas. «Estoy muy contento por volver», ha declarado uno de ellos, Nqukwe Sabulelo, experto en la perforación de rocas. «Ahora voy a vivir bien», ha añadido.

   La compañía gestora firmó con los sindicatos un aumento de los sueldos de hasta el 22 por ciento. Este acuerdo podría llevar la calma a esta mina, situada cien kilómetros al noroeste de Johannesburgo, pero alterar la estabilidad en otros yacimientos que ya comienzan a exigir mejoras similares.

   El principal productor de platino del mundo, Anglo American Platinum (Amplats), ha amenazado con tomar acciones legales contra los trabajadores que no acudan este jueves a su puesto, habida cuenta de que los trabajos de la compañía «están ya bajo una considerable presión económica».

   «Cualquier nuevo retraso en la vuelta al trabajo solo aumentará los riesgos a largo plazo para la viabilidad de las minas», ha advertido la empresa en un comunicado.

   El miércoles, la Policía lanzó gases lacrimógenos y granadas aturdidoras para dispersar una protesta organizada cerca de una mina de Amplats a las afueras de Rustenburg. Los trabajadores que se habían concentrado en esta zona portaban armas tradicionales como lanzas y machetes.

   «No volveremos al trabajo hasta que consigamos lo que queremos», ha explicado uno de los mineros, que ha denunciado acciones «brutales» contra familiares de la plantilla. «Aunque nos impidan reunirnos en grandes grupos, no volveremos», ha apostillado.

   El sector del oro también se ha visto afectado, como ha quedado de manifiesto en la huelga ilegal iniciada por unos 15.000 empleados en una explotación de la firma KDC West.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS