Los hombres de las palitas nuevas españolas

Con zapatos de gamuza limpios y palitas nuevas, llamaron a los ciudadanos a colaborar con el cepillado y el despeje de la ciudad.
El caso es que Aguado nos había dicho unos días antes, que si había una tormenta blanca en la capital, la Comunidad de Madrid estaba preparada.

Dentro de la magnitud del problema que ha ocasionado la nevada en Madrid, dos adalides surgieron espontáneamente para dar ejemplo a todos los españoles, el vicepresidente de la comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, y presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

Con zapatos de gamuza limpios y palitas nuevas, llamaron a los ciudadanos a colaborar con el cepillado y el despeje de la ciudad.

El caso es que Aguado nos había dicho unos días antes, que si había una tormenta blanca en la capital, la Comunidad de Madrid estaba preparada.

Así que llegó Filomena y todos los madrileños se fueron a las  calles a disfrutar de la nieve con sus amigos e hijos, porque es algo que pocas veces ven, sin imaginarse que su presidenta Isabel Ayuso les regañaría por ello y, porque no arrimaban el hombro como sus dos amigos que – sin haber recibido la sal quita nieve que Ayuso les prometía – tomaban de nuevo la delantera de los más solidarios.

El tema es que hasta hoy, nadie ha escuchado a Ayuso ni a Casado, proponer alguna estrategia nacional para retirar la nieve de los portales, calles o, aceras lindantes, para futuros momentos como este, solo se pudo ver por televisión a Aguado pidiendo ayuda a las empresas que tuvieran excavadoras y, a Ayuso desmintiendo a Protección Civil sobre que este desbarajuste se produciría.

Así que las nevadas seguirán siendo retiradas por funcionarios, soldados y empresas privadas, con la ayuda voluntaria de cada uno de nosotros, si no se agotan las palas como ahora ha sucedido.

Viendo las fotos, con pala en ristre, de los dos líderes opositores y, la del alcalde madrileño, Martínez-Almeida, ayudando a un coche a reemprender la marcha, a muchos  les extrañó que Ayuso no se hiciera una con la nieve, concluyendo que tal vez  la presidenta no se la hizo porque con la del avión de las mascarillas y el material sanitario chino en pleno aeropuerto, consideró que era suficiente.

Con este calibre creativo e intelectual, los líderes políticos opositores quieren tumbar al gobierno social comunista español; nadie les ha dicho que los años cándidos de los ciudadanos quedaron en la historia y, que estas fotos y declaraciones solo han servido para que se hagan guasas de sus fotografiados; recordándoles – los votantes – que están inmunizados contra ese cutre simbolismo mediático.

La extrema politización ha agotado hasta el más pintado, incluso el nacimiento de Jesús lo metió Casado en la política parlamentaria, ni qué decir del asalto al Capitolio norteamericano, o de la inequidad, confirmada por Ayuso, a la hora del reparto de las vacunas por los filocomunistas de la coalición española, para terminar resultando – Ayuso – la peor del ranking español poniendo inyecciones.

Alguien, al que consideran brillante, está detrás de estas tragicómicas decisiones, suponemos que en las sombras alguna mente dirigirá algún departamento, que bien pudiera llamarse el de Encargos. Detrás de Ayuso dicen está Miguel Ángel Rodríguez.

Es cierto que España venía siendo un país fértil para estas organizadas triquiñuelas, pero con la ayuda de la COVID-19, del Rey emérito y su yerno Iñaki y, de Rodrigo Rato, entre otros protagonistas, hemos dejado la inocencia para nuestros hijos o nietos; sabemos desde hace tiempo que si estás en un buen sillón, es porque seguramente eres un buen recomendado, quien no se lo crea que se lo pregunte a Santiago Abascal, a la misma Ayuso o, a la ministra Irene Montero.

Debe ser frustrante pasarse todos los días esperando a que el Gobierno declare, o apruebe algo, para pasar al ataque; alguien debe decirles que la crispación ya no distrae ni es pintoresca y, que la oposición debe ser real y por principios y, no por oportunismo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS