Los fantasmas de cada uno.

Los fantasmas de cada uno.

 

De que color son tus fantasmas, de que color son los suyos Sr. Rodriguez, o los suyos Sr. Ibarretxe, incluyo los suyos Sr. Sanz.

 

Mis fantasmas se visten de verde, de azul, de negro y rojo. Mis fantasmas mas antiguos se vestían de verde o gris, eran otros tiempos pero siguen siendo los mismos fantasmas.

 

Son los que llegan a la noche y con la noche confundidos, golpean o revientan la puerta que tu crees hasta entonces era segura, gritan como jaurías sedientas de sangre y presas. Mi fantasma muchas veces es la propia noche.

 

Siempre hay un antes y un después, para todas las cosas existe un antes y un después aunque muchas veces entre el uno y el otro se confunda el tiempo con un reloj que no corre, un sol que no sale, una luz que no se apaga y muchos miedos.

 

Los fantasmas siempre nos producen miedo.

 

Ellos son las criaturas mas reales de todas nuestras pesadillas y estas son incontrolables, las pesadillas y los fantasmas son parte de nuestros miedos y como tal incontrolables.

 

Sr. Rodriguez estoy convencido de que vd. también tiene sus noches preñadas de fantasmas y seria bueno saber el color de los mismos, también es cierto que muchas veces nos cuesta reconocer que tenemos pesadillas, que tenemos miedo a esas pesadillas, que estas se llenan de fantasmas. Seguro que le entendería un poco mas si supiese de ellos.

 

Vd. lleva un año, día arriba día abajo, al frente del gobierno estatal y en este tiempo ha comprometido su palabra con la misma generosidad que la ha olvidado. Su fantasma es la amnesia con la que olvida o las llamadas de teléfono que le recuerdan lo que se puede prometer y lo que no se puede cumplir.

 

Sin lugar a dudas su gobierno tiene una deuda pendiente con la sociedad, es una herencia de esa que nadie quiere ser destinatario pero que vd. ya conocía y de la cual no ha podido huir. Es una herencia emponzoñada de terrorismo de estado, de malversación de fondos, de corrupción política, de ilegalización en la subvención de los partidos, etc. Es una herencia que algunos se empeñan en mantener bajo incógnitas que hace tiempo fueron resueltas.

 

Sus fantasmas tienen nombres propios y rostros.

 

Me gustaría creer que sus miedos no lo tienen.

 

Sr. Ibarretxe su sonrisa parece presagiar alucinantes y terroríficos sueños que le persiguen incluso despierto, su palabra es la menos comprometida políticamente que conozco. Del dicho al hecho, Ibarretxe, en mi barrio de Intxaurrondo escriben Ivarreche y añaden adjetivos que mejor no voy a transcribir y que sus operarios cubren de pintura gris. También mis fantasmas se vistieron de ese color durante muchos años.

 

Seguro que esta donde esta, ya sabe que me niego a llamarle lehendakari por su negación de una Euskal Herria, por eso mismo, por la sonrisa, por lo dicho y por, sobre todo por, no cumplir nunca compromiso alguno.

 

El día 28 de abril Luís Beroiz le pedía dos llamadas telefónicas, textualmente “Dos llamadas solamente. Si las haces, los familiares estamos dispuestos a perdonar ya que olvidar no está en nuestras manos” que nos sorprendiesen a todos y diesen a sus palabras la validez de la acción. Seguro que los fantasmas que le hicieron llamar alimañas a los hijos de este Pueblo, a los que usted, su partido el PNV y el PP, les hizo merecedores de una acción armada que nadie, exceptuando los anteriormente enunciados, incriminaron. Son esos los mismos fantasmas que seguro tienen línea directa y te dicen “ahora si” o “ahora no”.

 

Sus fantasmas Sr. Ibarretxe cargaron tintas sobre el anterior presidente estatal y sobre su ejecutivo pero se olvido de pedirle públicamente una rectificación a sus paranoias.

 

Sr. Sanz de vd. es fácil creer y conocer el color de los fantasmas con hojear, leerlo sería para vd. demasiado, el libro Navarra 1936. De la esperanza al terror, Editorial Altaffaylla del Altaffaylla Kultur Taldea, y que su ejecutivo se negó a distribuir por la bibliotecas navarras, con tan solo leer lo que ocurrió en su pueblo, el mió también por cierto, Korella (Nabarra) es fácil imaginar que sus fantasmas vestirán color azul, camisa azul o boina roja junto a un fusil al hombro junto con las alpargatas de aquel entonces.

 

No se confunda Sr. Sanz sus fantasmas y los míos están en diferentes bandos. Vd. esta seguro entre mis fantasmas. No se de por aludido se que por aquel entonces no había nacido, yo lo hice un año antes que vd. y no conocí la guerra civil que declaro a Navarra provincia amiga y enterró, no siempre, el mayor numero de fusilados sin juicio previo. Sus guerras y las mías nos enfrentaban en el monte Kuko y eran mas que nada peleas de barrio donde la sangre si llegaba solo era producto de alguna piedra mal intencionada. Ya porque aquel entonces éramos enemigos.

 

Sr. Rodriguez, Sr. Ibarretxe, Sr. Sanz vds. pueblan mi mundo de pesadillas y fantasmas, son parte de mis angustias de todos los días.

 

El diccionario define pesadilla como sueño que produce angustia y terror, no es de recibo que ustedes sean mis fantasmas personales.

 

No confundan ahora la definición que hace el mismo diccionario de la palabra fantasma que no diferencia entre persona fanfarrona y ser ficticio.

 

Angustia, fanfarronería, terror y seres ficticios. Mis noches continúan llenándose de miedos.

 

Blas de Otero nos dejo unos versos que muchos hemos cantado junto a Paco Ibáñez en aquel despertar de muchas pesadillas, que no de todas.

 

Me llamarán, nos llamarán a todos.
Tú, y tú, y yo, nos turnaremos,
en tornos de cristal, ante la muerte.
Y te expondrán, nos expondremos todos
a ser trizados ¡zas! por una bala.

Bien lo sabéis. Vendrán
por ti, por ti, por mí, por todos
Y también
por ti.
(Aquí
no se salva ni dios. Lo asesinaron.)

Escrito está. Tu nombre está ya listo,
temblando en un papel. Aquel que dice:
abel, abel, abel … o yo, tú, él …

Pero tú, Sancho Pueblo,
pronuncias anchas sílabas,
permanentes palabras que no lleva el viento…

Mis fantasmas forman parte de ese tropel que se dedica a escribir nombres y cotejarlos, a condenar sin juzgar, acusar sin probar.

 

Todos deberíamos tener derecho a un sueño sin fantasmas, sin pesadillas, un sueño en paz sin que este tenga que ser a la fuerza el último de nuestros sueños.

 

Tal vez estén, como muchos de nosotros, atados y anotados sus nombres en mil papeles y eso les condena, como a mi mismo, a vivircon sus pesadillas y sus fantasmas. Solo tal vez.

 

Despierten si pueden o dejen a otros la empresa que a vds. les viene grande lo mas importante es la Paz y esta, aunque no nieguen, solo ha de llegar de la mano de todos, del consenso de todos aquellos que verdaderamente estén por ella. La Paz no es parte del interés de los partidos que les mantienen, la Paz es un derecho que muchos ya nos hemos ganado hace tiempo.

 

Omitan de esta lista a los propios fantasmas ellos son el alimento de las pesadillas y no son nada sin estas. No olviden esta grafica definición que pueden encontrar en Internet “Los fantasmas muchas veces son sólo imágenes holográficas de personas que dejaron impregnado el ambiente con su imagen y sus actividades. “ Atrévanse a romper con el pasado.

 

Termino con unos versos de Larralde, son parte del la Herencia para un hijo gaucho.

 

Cuando no se quiere ver
no hay más que cerrar los ojos,

 

Si quiere ser hombre libre
cante por la libertad,

 

Al que vive del ayer jamás
le llega un mañana

 

La vida…la vida es solo presente,
el futuro es esperanza,

 

No hay ser que tenga mas juerza
que el que obra con honradez,

 

El poema, los versos, es mucho mas largo seguro que mi lectura rápida ha olvidado algún verso que le iba como anillo al dedo a mis intenciones que no son otras que no dejar por herencia la misma que a mi me dejaron. Fantasmas y pesadillas de verde, de gris, de rojo y negro.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS