Los Estados Unidos continúan desestabilizando América del Sur

Los debates prometen ser agitados el 28 de agosto en Bariloche, Argentina. La Unión de naciones sudamericanas (UNASUR) convocó una cumbre extraordinaria que reunirá a los jefes de Estado de los 12 países miembros de esta organización regional creada en mayo de 2008, para debatir el nuevo acuerdo militar entre los Estados Unidosy Colombia.El más fiel aliado de Washington en la región provocó una crisis a finales de julio al anunciar la concesión de 7 bases militares a los norteamericanos.

Con excepción de Perú, toda la región se opone: Venezuela, Ecuador, Bolivia pero también Brasil y Chile. En Colombia, el Polo democrático, partido de oposición (izquierda) ha denunciado las consecuencias de semejante acuerdo que sólo conseguirá avivar el conflicto interno y afectar a la estabilidad de la región. Es la continuación del plan Colombia firmado en 1999 oficialmente para “luchar contra el narcotráfico” y para el cual Estados Unidos desembolsó 3900 millones de euros.Con el resultado de que diez años después, lo militar se ha impuesto en el conflicto interno, muy lejos de una solución política negociada, “alcanza” a los países vecinos, las fumigaciones han devastado regiones enteras y el tráfico de droga no ha disminuido.

Al contrario, Colombia continúa siendo una base ideal para la presencia norteamericana en la región. Tanto más en este momento en el que Ecuador ha decidido cerrar la base de Manta y en el que los gobiernos de izquierda y centro-izquierda ponen a menudoen apuros los intereses económicos estadounidenses. El contenido exacto del nuevo acuerdo se mantiene en secreto. Pero se sabe que al tradicional objetivo de “luchar contra el terrorismo y el narcotráfico”, ya practicado, se ha añadido la lucha contra las “otras amenazas de carácter transnacional”…otros acontecimientos alimentan la inquietud respecto a las intenciones norteamericanas. La 4ª flota ha sido reactivada en mayo de 2008 mientras que en Honduras, los golpistas se mantienen.Para el presidente electo, Manuel Zelaya, la democracia regresaría “en 5 minutos” si Obama se implicase.“Las medidas tomadas a día de hoy (por los Estados Unidos) han sido tibias, sin firmeza contra los autores del golpe de Estado” ha declarado.

Contrariamente a la cumbre de UNASUR del 10 de agosto, donde rechazó venir a explicarse, el presidente colombiano Uribe debería estar presente en Argentina. El presidente brasileño Lula ha llamado igualmente a Obama a reunirse con los países sudamericanos para aclarar el asunto delas bases.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS