Los días del coronavirus

Publicidad

Italia inicia el mayor experimento de ingeniería social contra una pandemia en tiempos modernos. 16 millones de personas de la región de Lombardía y las provincias limítrofes no pueden abandonar esas zonas por un decreto aprobado a las dos de la mañana del domingo por el Gobierno después de que se filtrara el plan. China ha demostrado que la medida puede ser muy efectiva, no sin un evidente precio social, porque en una dictadura no hay límites a lo que puede ordenar un Gobierno con centenares de miles de policías a su servicio.

No sabemos cómo se podrá llevar a cabo en un país europeo donde los ciudadanos tienen derechos. De momento, el domingo por la mañana trenes y aviones continuaban funcionando con normalidad. Al filtrarse la noticia varias horas antes la gente aprovechó para dejar el norte cuanto antes. «Mis primos, mis amigos, todos hicieron las maletas y se fueron anoche», dijo a AFP un residente en Venecia. El gobernador de la provincia sureña de Puglia pidió a los que se fueron del norte con destino al sur que se vuelvan cuanto antes: «Bajaos en la primera estación, no cojáis un avión, dad la vuelta a los coches. No traigáis la epidemia de Lombardía, Veneto y Emilia a Puglia».

El Gobierno italiano tenía pocas opciones. «Uno de los mejores sistemas de salud del mundo, el de Lombardía, está al borde del colapso», dijo en la noche del sábado Antonio Pesenti, jefe de la unidad de crisis de la región. Calcula que para finales de mes tendrá 18.000 hospitalizados, de los que en torno a 3.000 deberán estar en unidades de cuidados intensivos. «Si la población no comprende que debe quedarse en casa, la situación será catastrófica».

Las autoridades chinas anunciaron el sábado que ese día se habían producido sólo 44 nuevos casos y 27 muertes, la cifra menor desde el inicio de la crisis. Este fin de semana, el número de nuevos casos en Italia pasó de 5.883 a 7.375 y el de fallecidos de 133 a 366. Entre los contagiados están el líder del Partido Democrático y el jefe del Gobierno regional de Lazio. Ambos viven en el centro del país, no en el norte. También lo ha sido el general Salvatore Farina, jefe del Ejército. El número de infectados ha superado el millar.

El ministro alemán de Sanidad recomienda que se cancelen los actos públicos a los que asistan más de un millar de personas. El primer ministro austriaco dice que más países europeos tendrán que dar pasos similares a los de Italia. Las grandes empresas privadas de seguros médicos en EEUU afirman que están estudiando cómo cubrir el coste de los tests del coronavirus, pero no dicen nada sobre el costoso tratamiento posterior para los enfermos. Unos 18 millones de estadounidenses no tenían seguro médico en 2018. Corea del Sur ha hecho la prueba del coronavirus a 130.000 personas. EEUU sufre un claro déficit en el número de tests necesarios para detectar la infección en personas. «Perdieron un tiempo que ahora no se puede recuperar. No puedes recuperar seis semanas de ceguera», ha dicho Jeremy Konyndyk, que dirigió la respuesta contra el ébola en la Administración de Obama.

Donald Trump visitó el viernes la sede del CDC en Atlanta. «Todos los médicos dicen ‘¿cómo puede saber tanto sobre esto?’. Quizá tenga una habilidad natural, quizá debería haber hecho esto en vez de presentarme a presidente», dijo a los periodistas tocado con una gorra roja de su campaña electoral. Hace tres días en una entrevista telefónica en Fox News, comentó que no había ningún problema en ir a trabajar estando contagiado. Luego negó haberlo dicho.

El CDC norteamericano recomienda a las personas de más de 60 años o con problemas respiratorios que no salgan de casa en la medida de lo posible ni acudan a actos públicos con mucha gente. Un crucero en el río Nilo con 150 turistas y tripulantes está en cuarentena en Luxor con 45 infectados. Egipto anunció el domingo que ha sufrido la primera muerte por coronavirus. El crucero ‘Grand Princess’ llega el lunes al puerto norteamericano de Oakland (3.500 pasajeros con 22 afectados). Ben Carson, secretario de Vivienda, dijo el domingo que aún se está estudiando el plan para su desembarco. «No necesito que el número (de casos en EEUU) se doble por un barco que no es culpa nuestra», dijo Trump hace unos días.

Netanyahu anuncia que movilizará a niños y adolescentes en periodo vacacional para que desinfecten con lejía estaciones de tren y autobús, porque no hay casos de niños afectados por el coronavirus (lo que es falso). Un congresista republicano se puso una máscara antigas para burlarse de la preocupación por el coronavirus. Tres días después, un habitante de su circunscripción falleció por la enfermedad. Una candidata republicana al Congreso por California ha dicho que Bill Gates financió el laboratorio de Wuhan donde cree que se creó la enfermedad y ha metido también en la historia a George Soros. El vicedecano de una de las mayores universidades griegas lanzó la conspiración de que el coronavirus ha sido fabricado en un laboratorio y que la vacuna existe, pero se mantiene en secreto. Una periodista saudí (218.000 seguidores en Twitter) dijo que el coronavirus fue financiado por Qatar para boicotear el programa económico de Arabia Saudí y la Expo de Emiratos. Una familia australiana superó por error el récord de pánico en la compra masiva de papel higiénico. Compró 48 cajas en vez de 48 rollos. Ahora tiene 2.304 rollos. La cadena británica de supermercados Tesco ha empezado a limitar la venta de algunos productos, como la pasta, para que la gente no los acapare.

Sequoia Capital prevé que el coronavirus será el ‘cisne negro’ de 2020 en las finanzas internacionales. Hasta ahora la UE, el G7 y el BCE no han tomado ninguna medida de calado para afrontar el impacto económico. De momento, están «observando» con atención los acontecimientos.

 

Fuente

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More