Los ciudadanos españoles pagan el recibo de la luz más caro de Europa

5

En consumo eléctrico, España es el tercer país más caro de Europa, según datos de Eurostat que recogió la CNE en su informe sobre el déficit tarifario, sólo por detrás de Chipre y Malta. Utilizando estadísticas de Eurostat, la CNE concluye que los precios medios pagados en 2011 por los clientes domésticos españoles (en céntimos/kWh) eran los terceros más caros de entre una treintena de países europeos. En los últimos 5 años ha crecido la brecha entre el precio de la electricidad en España y el resto de Europa, hasta el punto de que en 2007, España se situaba en el puesto número 14.

Las tarifas que paga el usuario acogido a la llamada tarifa de último recurso (TUR) son el resultado de sumar dos apartados: los precios de la energía que decide una subasta cada tres meses y los llamados “peajes de acceso” que aprueba el Gobierno.

La situación es aún más grave en España si se tiene en cuenta el déficit estructural de la tarifa, un precio que los consumidores pagan de forma aplazada con un interés de hasta el 6%. De incluirse, según la CNE, España se colocaría sin ninguna duda como el país más caro de la Unión Europea.

Otros peajes que paga el ciudadano antes de acceder a la luz -aunque no aparezcan en la factura- son el transporte y distribución, las primas a las energías renovables, la moratoria nuclear (paralización de inversiones por parte del gobierno), las pagas extras a Ceuta y Melilla y por último, la deuda con las grandes empresas. El estado mantiene una deuda con el conjunto del sector eléctrico —las empresas— que supera los 24.000 millones y que crece de forma crónica año tras año. Mientras, las eléctricas pactan precios y pagan multas ridículas por ello.

El llamado déficit de tarifa impulsado por el ministro Rodrigo Rato sirvió para mantener el precio de la luz estable unos años, pero generó y engordó una deuda con intereses con bancos e inversores privados. Los peajes han crecido un 70,7% entre 2003 y 2012. Los costes lo han hecho en un 140%. Este mismo año, con subidas de tarifas domésticas del 7% en abril y de en torno al 4% en julio, el agujero del déficit puede crecer en otros 5.000 millones más.

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article44617