Publicado en: 16 mayo, 2019

Los candidatos de Barcelona, excepto la de la CUP, abogan por incrementar los efectivos de la Guardia Urbana

Por Insurgente

Los candidatos a la alcaldía de Barcelona parecen no conocer la canción de Eskorbuto “Mucha policía, poca diversión”, o no se acuerdan, o simplemente les da exactamente lo mismo. La canción es de 1983 y, ahora, en 2019, sigue habiendo mucha policía y poca diversión. Y es que, dichos candidatos, excepto la de la CUP, […]

Los candidatos a la alcaldía de Barcelona parecen no conocer la canción de Eskorbuto “Mucha policía, poca diversión”, o no se acuerdan, o simplemente les da exactamente lo mismo. La canción es de 1983 y, ahora, en 2019, sigue habiendo mucha policía y poca diversión. Y es que, dichos candidatos, excepto la de la CUP, prometen aumentar los efectivos de la Guardia Urbana si es que resultan ganadores de las elecciones.

Efectivamente, la seguridad y la necesidad de incrementar los agentes de la Guardia Urbana es uno de los principales temas de debate de la campaña del 26-M.

Así, el fracasado en Francia, Manuel Vall, al igual que el candidato del PP, Josep Bou, quieren aumentar la plantilla en 1,500 efectivos.  Por su parte, el candidato del PSC, Jaume Collboni, habla de 1.000. En cuanto a la actual alcaldesa, Ada Colau, y la candidata de JxCat, Elsa Artadi, creen que 400 más harían buen número.

En el caso de ERC, su candidato, Ernest Maragall, quiere ampliar la plantilla, aunque no ha aportado ninguna cifra. La única formación que no quiere incrementar la plantilla policial es la CUP. Es más, ésta también es la única que quiere disolver la USP, los antidisturbios del citado cuerpo policial.

Como ha quedado dicho, la formación anticapitalista no quiere más policía y, en cambio, propone «disolver definitivamente» el cuerpo de antidisturbios «tenga el nombre que tenga». Con respecto a la gestión de la seguridad, la candidatura Capgirem Barcelona, liderada por Anna Saliente, quiere recuperar la función de policía de proximidad y «eliminar la función represiva que llevan a cabo en la actualidad». «Frenar la impunidad policial y aplicar sanciones a los y las agentes de la Guardia Urbana que hayan cometido o cometan actos de violencia institucional hacia las personas que ejercen la prostitución y crear un grupo de mujeres dentro de la Guardia Urbana con formación específica en feminismo», añaden la CUP en el programa electoral. Por otra parte, con respecto al fenómeno del top manta, creen que se tiene que legalizar la venta ambulante en la calle y «facilitar la apertura de mercados populares».

Ya lo ven, todos los partidos, menos uno, parecen apostar por “mucha policía y poca diversión”.

Esta es la canción anteriormente mencionada:

 

 

COLABORA CON KAOS