Los acusados niegan ser autores de los tartazos y Barcinas no les reconoce. Cientos se concentran solidariamente en Sol

EN DIRECTO DESDE SOL CONCENTRACION EN APOYO A LOS TARTALARIS – STREAMING DE @Suysulucha
 
Fuentes: Mugitu/ DisoPress/ Tercera Información/ Tasio/ CGT
 
Visto para sentencia el juicio contra los acusados de dar tres tartazos a Yolanda Barcina
DisoPress
La sala de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares ha acogido esta mañana el juicio contra Mikel Álvarez, Ibon García, Gorka Ovejero y Julio Villanueva, integrantes del movimiento de desobediencia civil contra el Tren de Alta Velocidad (TAV) en Euskadi AHT Mugitu! Los cuatro están acusados de estampar tres tartazos a la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, el 27 de octubre de 2011 durante una reunión de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos en Toulouse, Francia. Todos han negado ser autores de los hechos.

El juicio, presidido por Fernando Grande-Marlaska, ha quedado visto para sentencia tras declaraciones de los acusados, la propia Barcina y otros testigos, entre los que se encontraban varios miembros de la Policía foral navarra. La Fiscalía pide entre 4 y 9 años de prisión para los cuatro acusados por el cargo de atentado a la autoridad. Se trata de una petición de pena que desde AHT Mugitu! consideran “totalmente desproporcionada”.

Barcina, que se ha mostrado crítica con los activistas, ha declarado que los que reclama es “justicia ante una agresión”. Además, ha indicado que el primer tartazo fue “fuerte” y le hizo “mucho daño”, lo que la dejó desorientada y sin poder ver, aseguró. Los tres pasteles estaban hechos de merengue.

Por su parte, los cuatro acusados han negado haber siquiera estado en la ciudad francesa aquel día y han recordado que en el Estado francés dar un tartazo es una falta administrativa y que la causa contra los activistas anti TAV del país galo que participaron en la acción fue desestimada. Asimismo, consideran que el proceso busca criminalizar el movimiento de resistencia contra la construcción del TAV en Euskadi. Su abogado, Gonzalo Boyé, ha recordado que los hechos ya fueron juzgados en Francia, además de insistir en que no está probado que los cuatro activistas se encontrasen en la ciudad francesa.

En los últimos meses diferentes estamentos judiciales han desestimado varios recursos de la defensa, entre los que se encuentra la petición de anulación del juicio ya que los hechos fueron juzgados por la Fiscalía de Toulouse, lugar donde tuvo lugar la acción, que no vio delito y desestimó los cargos. Barcina nunca presentó cargos en la ciudad francesa, sino que los hizo en sendas demandas presentadas ante la Audiencia Nacional y la Policía foral navarra.

El movimiento de desobediencia AHT Mugitu! ha convocado para hoy varios actos en solidaridad con los acusados. El primero de ellos ha sido una concentración esta mañana mientras se celebraba la vista, a las puertas de las instalaciones de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, a la que han acudido cerca de un centenar de personas. Por la tarde, está prevista la celebración de una performance y degustación de tartas a las 18,30 horas en la Puerta del Sol, a la que seguirá una concentración hora y media más tarde en la misma plaza.

AHT Mugitu! es un movimiento que agrupa a varios colectivos y surge en mayo de 2010, como heredero de las organizaciones que comenzaron la resistencia contra la construcción de la llamada ‘Y vasca’ y el TAV a principios de los 90 en Euskadi. Su objetivo es “impulsar la desobediencia civil en la lucha contra el TAV mediante acciones públicas, no violentas y asumiendo la responsabilidad de las mismas”. Entre las ya realizadas por estos activistas se encuentra la ocupación de la Administración de Hacienda de Donostia, una campaña de sellado de billetes con el precio por habitante de las obras del TAV, el teñido de ríos con pintura no contaminante o la colocación de 100.000 multas falsas en vehículos como denuncia del afán recaudatorio de las administraciones para sufragar las obras de la infraestructura.

http://disopress.com/gallery.php?mode=all&id=MTEyMTMxZTZmMjk3Nw==&page=1


Tras las declaraciones hoy en la Audiencia Nacional la fiscalía sigue piendo 9 años por lanzar tartas –

Luisa Capel-Tercera Información

En el día de hoy se ha celebrado el juicio contra cuatro activistas de la plataforma contra el TAV Mugitu! en el que se les acusaba de entartar a la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, en un acto oficial en Tolouse en octubre de 2011.

  1. Entartar a políticos y responsables financieros espráctica que ya se ha realizado en otros países europeos saldándose con multas. A los activistas vascos se les pide entre 5 a 9 años de cárcel. Yolanda Barcina se libró de la cárcel por prescribir los delitos de cohecho impropio por autoconcederse dietas dobles y triples a sesiones a las que ni siquiera asistía como miembro de la comisión permanente de Caja Navarra. El Supremo archivó la causa y Barcina restituyó los 68.500€ cobrados indebidamente. En el día de hoy Barcina ha pedido justicia porque se sintió “agredida y desorientada” por los tartazos.

Los cuatro acusados se han negado a contestar a la fiscalía y han negado estar en Toulouse el día de los hechos. Además todos han declarado que no se les detuvo en el momento, sino que fue más tarde, ya en Pamplona, cuando se procedió a su detención y creen que ha sido por ser caras visibles del movimiento. Tras la declaración de los acusados, ha llegado el turno de Barcina. En su declaración ha repetido en varias ocasiones que se sintió agredida, aunque no ha presentado parte de lesiones, que le dolió sobre todo el primer tartazo, que se sintió indefensa, y que se le manchó la ropa y luego su escolta la tuvo que acompañar al baño porque se sintió realmente alterada. Ha querido también destacar que era una reunión institucional a la que asistía como Presidenta de Navarra y que fue una sorpresa porque en todo momento pensó que era gente que se iba a sentar en primera fila. Uno de los momentos más llamativos de su declaración ha sido cuando, contestando a la defensa, ha declarado que “es la primera vez que me ponían la mano encima”, a lo que la defensa la ha preguntado “¿la mano?” y ella ha matizado que “la mano con una tarta en medio”. Pero no puede confirmar que fueran los acusados presentes en la sala los ejecutores de los hechos porque con el merengue en los ojos no los pudo ver bien. Tras su declaración y la de los cuatro policías que ha traído la acusación se ha presentado un vídeo como prueba acusatoria. La defensa ha pedido su nulidad probatoria puesto que no es un vídeo original y nadie ha podido traer el bruto del mismo.

Al finalizar la fiscalía ha reiterado su petición de 9 años de prisión y el juicio ha quedado cisto para sentencia.

VER VIDEO DE TERCERA INFORMACIÓN AL PIE

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article60580&utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter


 

CONVOCATORIA: Juicio y concentración en la Audiencia Nacional. San Fernando de Henares (Madrid), 18 de noviembre

 
No imaginaban Ibon García, Gorka Obejero y Julio Villanueva -ni ellos ni nadie- que lanzar sendas tartas de merengue a Yolanda Barcina en la reunión de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos (CTP) en Toulouse el 27 de octubre de 2011 iba a tenerlos hoy enfrentados a unas penas de prisión de entre 5 y 9 años. Una acción desobediente y no violenta, como ellos mismos definen, que no pretendía sino «llamar la atención sobre el despilfarro» que supone el Tren de Alta Velocidad; una acción que en el resto de países de Europa supone una falta penada con una multa económica y que a ellos los sienta este mismo lunes en el banquillo de la Audiencia Nacional, donde les piden también multas que llegan a los 5.400 euros.


 De tartazos, petroleros y princesas

Ignacio escolar

Érase una vez un país donde alquitranar con chapapote 2.000 kilómetros de costa sale gratis, pero lanzar una tarta a un político en el cargo puede costar nueve años de cárcel. Érase una vez una Fiscalía General del Estado capaz de adivinar el futuro -y ver en la bola de cristal que la infanta Cristina no cometió delito alguno en el caso Nóos incluso antes de que testifique o lleguen los informes periciales-, pero que también pide duras condenas de cárcel por un tartazo. Érase una vez un ordenamiento jurídico demencial y anquilosado, donde un desastre medioambiental tan grave como el del Prestige se dirime en un pequeño juzgado de un pueblecito de A Coruña, en Corcubión, mientras que embadurnar de merengue a un político es materia de la Audiencia Nacional, el tribunal más excepcional y con más medios de España.

Este lunes comienza un juicio que, como país, debería avergonzarnos. Se sientan en el banquillo cuatro de los miembros del peligroso comando tartalari, cuatro acusados a los que la presidenta de Navarra pide en total 27 años de cárcel por los tartazos que recibió en Toulouse en el 2011. Yolanda Barcina exige la máxima pena posible por el delito de atentado contra la autoridad; se acoge al artículo 552 del Código Penal que agrava las condenas cuando la agresión a «la autoridad» (casposo concepto jurídico) es con «armas u otro medio peligroso». ¿Es una tarta un arma peligrosa? Parece que sí. En su declaración, Barcina argumentó que le dolió mucho «por la especial dureza del merengue francés».

Duro o blando, el merengue es muy usado para estas cosas en Francia. Allí, como en otros países, lanzar una tarta como protesta es algo relativamente habitual. Nicolas Sarkozy, Bill Gates, Jacques Delors Rupert Murdoch, entre otros, lo han sufrido. Es discutible este método. Pasa igual con otros actos de desobediencia civil, donde quien protesta asume que incumple la ley y que recibirá un castigo. Lo que no es tan discutible es la pena. En Francia, o en Reino Unido, los tartazos acaban en multas o en pocas semanas de arresto. No con años de condena.

En su momento, la justicia francesa investigó el merengazo a Barcina y decidió que no había delito alguno. La justicia española abrió después el caso porque había una española afectada. Que los tartazos en Francia lleguen a la Audiencia Nacional es casi un homenaje surrealista a lo que fue esta broma clásica del cine mudo: un elemento de sadismo cómico; de humillación y de risa (por no llorar). La misma España que pone trabas a la jurisdicción universal de crímenes contra la humanidad se ampara en ella para juzgar este asunto menor como si fuese terrorismo. Es la guinda del pastel, el colmo de este cuento: de un sistema judicial desproporcionado, anticuado, elitista e injusto.


 Más de 5000 personas rechazan el TAV y apoyan a los tartalaris

Más de 5000 personas a convocatoria de AHT Gelditu Elkarlana Nafarroa se manifestaron ayer en Iruñea para mostrar su apoyo a las cuatro personas que serán juzgadas mañana en la Audiencia Nacional española por dar tres tartazos a la presidenta navarra, Yolanda Barcina, en Toulouse y reclamar la paralización de las obras del TAV en toda Euskal Herria, al constatarse que son un despilfarro sin ninguna utilidad práctica para la mayoría de la ciudadanía. La manifestación estuvo jalonada de múltiples animaciones, con un TAV gigante, una gran tarta y una inmensa bola que simulaba el tartazo a Yolanda Barcina. También estaban presentes Astérix, Obélix y una guardia romana pretoriana que protegía el TAV. Bajo un intenso frío los manifestantes corearon lemas contra el TAV y en solidaridad con los tartalaris. Asi mismo reseñamos que desde Val Susa, Italia, nos hicieron llegar un saludo en el que se solidarizaban con la lucha de oposición al TAV en Euskal Herria al tiempo que exigían el archivo del juicio por los tartazos contra el TAV. Y sin más dilación, os dejamos con los textos que se leyeron al final del acto.

http://mugitu.blogspot.com.ar/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS