Lobo-hombre en París (cast/cat)

Publicidad

«Auuu!, lobo-hombre en París. Auuu!, su nombre es Denís.» Denís era el de Boris Vian cantado por La Unión en forma de pieza de pop-rock en los ochenta del siglo pasado. Cambó es, en cambio, nuestro lobo-hombre en París, uno de los principales cerebros de la dominación de clase disfrazada de reivindicación regional catalana, junto a Torres y Bages, Prat, Pla, D’Ors, Pujol, Mas y un montón más de quienes ya hablaremos; a la vez que un mecenas a quien debemos algunos de los tesoros más grandes de nuestra cultura porque nos los pagó.

Mientras el fascismo golpista y españolista se hacía camino a base de sangre, fuego y la ayuda militar internacional, el lobo de París no se mantenía lejano y expectante. Desde su oficina en la capital francesa, Cambó continuaba profundizando en su elección, difícil elección afirma la historiografía más afín a su pensamiento actualizado. Entre la clase y la nación, siempre la clase. Lo tenía tan claro que se gastó el dinero a pesar de que ya sabía como las gastarían los militares cuando llegaran al final de la calle.

Le valió, sin embargo, los reconocimientos por todas partes. Primero, de los franquistas que le restituyó la fortuna mientras se reían de sus demandas de catalanidad bien entendida; y después, una vez restablecida la sensación democrática, de los mandamases socialistas de la Barcelona del diseño que le levantaron un monumento en medio de la vía Laietana. Una estatua de medio cuerpo que continúa mirándonos desafiando a pesar de que no dejamos de gritarle «Viva Macià!, Muera Cambó!»

 


 

Llop-home a París

«Auuu!, llop-home a París. Auuu!, el seu nom és Denís.» Denís era el de Boris Vian cantat per La Unión en forma de peça de pop-rock als vuitanta del segle passat. Cambó és, en canvi, el nostre llop-home a París, un dels principals cervells de la dominació de classe disfressada de reivindicació regional catalana, al costat de Torres i Bages, Prat, Pla, D’Ors, Pujol, Mas i un munt més de qui ja parlarem; alhora que un mecenes a qui devem alguns dels tresors més grans de la nostra cultura perquè ens els va pagar. Mentre el feixisme colpista i espanyolista es feia camí a base de sang, foc i l’ajuda militar internacional, el llop de París no es mantenia llunyà i expectant. Des de la seva oficina a la capital francesa, Cambó continuava aprofundint en la seva tria, difícil tria afirma la historiografia més afí al seu pensament actualitzat. Entre la classe i la nació, sempre la classe. Ho tenia tan clar que s’hi va gastar els quartos tot i que ja sabia com les gastarien els militars quan arribessin al cap del carrer.

Li va valer, però, els reconeixements per totes bandes. Primer, dels franquistes que li va restituir la fortuna mentre se’n fotien de les seves demandes de catalanitat ben entesa; i després, un cop restablerta la sensació democràtica, dels manaires socialistes de la Barcelona del disseny que li van aixecar un monument enmig de la Via Laietana. Una estàtua de mig cos que continua mirant-nos desafiant tot i que no deixem de cridar-li «Visca Macià!, Mori Cambó!»

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More