Lo que queda de la oposición boliviana IV

Carlos Mesa, el abogado del Diablo

Carlos Mesa, el ex presidente boliviano, que lo fue por la huída de su compañero de fórmula, el nefasto ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, alias «El Goñi»; se ha pronunciado hace unos días por una «amnistía» para los terrocívicos del Oriente Boliviano, que en el pasado y oscuro mes de setiembre, se dieron el gusto de destruir más de 150 oficinas del gobierno nacional, masacrar un número indeterminado de campesinos en Pando y ejecutar al soldado-niño Ramiro Tañini.

El pedido de amnistía de Mesa coincide con los graznidos de piedad del fugado chapaquicívico Reynaldo Bayard-Saber-Donde-Está y de los diputarijeños «Willi» Cardozo y Edwin Fernández (ambos del semi-desaparecido partido Podemos, cuya existencia transita entre la extinción y lo fantasmal).

Este Carlos Mesa, patético político boliviano es uno de los artífices que permitió que «El Goñi», escapara de la justicia, después de haber causado la muerte de 67 personas en octubre de 2003; así que la mejor contribución que este personaje puede hacer a Bolivia es cerrar el hocico y llamarse a silencio.

El Sub-Comandante Línea-Linera (el vicepresidente de Bolivia), dijo «el que rompe, paga»; y les mandó decir que se presenten a la justicia y respondan por sus crímenes. Sí, Línea-Linera, el hombre de la sonrisa semi-circular y de los ademanes elegantes de mago, les ha respondido con aspereza, que no habrá canje para la impunidad.

Lo que queda de la oposición demencial al gobierno de Evo Morales, sigue rebuznando con que «son perseguidos políticos».

Más peleas entre los terrocívicos de Tarija

Reynaldo Bayard, el fugado terrorista presidente cívico de Tarija, salió hace pocos días a chuparle las medias al Comandante Evo, diciendo que apoyaba la Nueva Constitución. Y como vio que la cosa no surtió efecto, le mandó a Evo una carta pidiéndole «perdón» por haber participado en las jornadas donde sus seguidores reventaron el ducto de gas que lo transportaba a Brasil. Otro grupo de dirigentes «cívicos» de Tarija salieron, indignados, a repudiar a Bayard por «traidor». Lo dicho, los malos no tienen amigos.

Los indios malinchistas del cruceñismo aman a Sabina Cuellar, y a Felipe Quispe

Los indios que trabajan de indios para el terrateniente jefe del cruceñismo Branco Marinkovich; los malinchistas Víctor Hugo Velazco, Alejo Béliz, Marcial Fabricano y Jaime Apaza, diz que acaban de formar un nuevo partido político que se llama «PULSO». Buscan unir a su nueva agrupación a Sabina Cuellar, la muñeca parlante de Sucre y a ¡Felipe Quispe!, el líder del ultra-aymarista MIP. Todo vale mientras se trate de enfrentar a Evo Morales y a la Nueva Constitución de Oruro-La Paz. No hay que ser un gurú para pronosticar que esta agrupación, unida por el horror al Comandante, ya fracasó antes de empezar. Siguen tratando de mantenerse en el protagonismo, a pesar de la abismal profundización de su desprestigio y de que la historia ya les asignó un oscuro rincón pronto olvidado.

Los prefectos dudosilenciosos y la oposición en serio

Los prefectos opositores del Oriente Boliviano, dejaron prácticamente huérfanos a los comités «cívicos». Mario Cossio de Tarija se cossió la boca, o hizo alguna promesa a la virgen de que si no caía preso no abriría el pico por un buen tiempo. Los terrocívicos chapacos lo acusan de soltarle la mano a Bayard, Vaca y otros presos o fugados.

Rubén Costas, primero dijo que apoyaba la Constitución Oruro-La Paz; pero después, cuando recibió ásperas críticas de los terrocívicos cruceñistas, salió con que no la apoyaba.

De Ernesto Suárez de Beni, no hay ni noticias. Los 3 prefectos de Oriente no dicen ni «mú»; y el cruceñismo y sus aliados han quedo «pedaleando en el aire». Lo único que les interesa es su propia supervivencia política, y gozar de un fuero relativo, más allá del 2009, que no les investigue sus trapisondas. Por eso se desentendieron de la autonomía, el IDH, los discapacitados y todas sus «reivindicaciones territoriales». La única reivindicación que sostienen es la de su pellejo. Hoy se vuelven a «rejuntar» los 4 prefectos de Oriente y Sucre, más Marincovich, para ver ¿que hacen?

El terrocruceñismo va quedando cada vez más reducido, y pronto será sustituido en su papel opositor por los partidos serios de la oposición como «Santa Cruz Somos Todos» de Santa Cruz y «Alianza Social» de Potosí. La situación de la oposición extremista en Bolivia sigue siendo lastimosa; pero ya vemos que otras opciones políticas que sirvan de contrapeso fiscalizador constructivo al MAS, están surgiendo. Nuestro deber como demócratas es apoyar su desarrollo; porque su desacuerdo con el MAS es desde su amor a Bolivia, y no desde el odio contra los más pobres.

http://la-opinion-argentina.blogspot.com/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS