Llamamiento del PCE a propósito de la semana de lucha contra la precariedad y la vivienda digna

El Partido Comunista de España apoya tanto la semana de lucha convocada entre los días 16 y 22 de diciembre del presente año por la Asamblea contra la precariedad y por la vivienda digna, con multitud de actividades de movilización y debate social, como la manifestación reivindicativa del derecho a la vivienda convocada para el día 23.

Asimismo hace un llamamiento a todas y todos sus militantes y al conjunto de la ciudadanía a participar en todas las actividades organizadas con el fin de contribuir a que éstas sean un éxito y a que la manifestación del sábado 23 resulte multitudinaria.

El PCE ha alertado ya en reiteradas ocasiones sobre el carácter parasitario del capitalismo español, asentado en una economía profundamente especulativa que genera beneficios desorbitados para una oligarquía podrida mientras destruye los derechos más elementales de la clase trabajadora, es decir, de la inmensa mayoría de la población.

El derecho a la vivienda es uno de los derechos más vergonzosamente vulnerados por un sistema socioeconómico que posibilita que al mismo tiempo que millones de personas no tienen acceso a una vivienda digna que les permita desarrollar su vida en plena libertad existan millones de viviendas vacías. Al mismo tiempo que en España se acumula casi la mitad del volumen de construcción de la Unión Europea, gran parte de la ciudadanía no dispone de un hogar o está aherrojada por hipotecas sangrantes o se ve confinada en apartamentos ínfimos y sin condiciones mínimas de habitabilidad.

Como si tornáramos a la miseria y al hacinamiento de trabajadores de los primeros tiempos de la industrialización, los banqueros, promotores y constructores, con la cooperación necesaria de los poderes públicos, se llenan los bolsillos gracias a la rampante especulación urbanística a costa de destruir el futuro y la esperanza de millones de personas. Como siempre, el lucro de unos pocos se asienta sobre la pobreza de casi todos.

En el caso de la vivienda, la causa principal de esta realidad reside en la privatización salvaje del urbanismo que se viene acometiendo desde hace lustros. Un urbanismo diseñado para generar plusvalías astronómicas a los propietarios privados, promotores, constructores y capital financiero. Un urbanismo en el que la corrupción es estructural y tiene como motor la dilapidación del suelo público para beneficio privado y como componente necesario la compra de políticos y funcionarios y la venta en almoneda de la propia democracia.

Por todo ello, solamente la movilización más amplia y contundente de la ciudadanía reivindicando su derecho fundamental a una vivienda digna y denunciando el saqueo del país por los grandes capitalistas y sus títeres en los distintos poderes del Estado puede cambiar la actual realidad.

Así pues, todas y todos a las movilizaciones de la semana de lucha por la vivienda digna.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS