Listos para sujetar a «los locos»

Publicidad

Reflexiones gremialistas entorno al nuevo gobierno del régimen partidocratico

En las elecciones generales de 2009 los “Locos” por el neoliberalismo ganaron a los “de corazón” por el neoliberalismo, muchos panameños, en cual ruleta de chinguia de fiesta patronal, fueron a apostar por un solo número: el neoliberalismo. Claro, sin saberlo y empujados por los medios de comunicación en manos de los “dueños” de Panamá, promotores de los mismo dos que se disputaban el control politiquero del Estado:

Así el lunes 4 de mayo de 2009 amanecimos con presidente nuevo; llamado Ricardo Martinelli Berrocal, magnate propietario de cadena supermercados, importadoras y de negocios en diversos sectores de la economía. Es evidente entonces, que el nuevo inquilino del Palacio de las Garzas es parte del sector empresarial oligopólico que ha configurado historicamente el tipo de institucionalidad “democrática” que hoy vivimos los panameños. Esa institucionalidad que dice que los derechos laborales de los docentes son un problema del derecho administrativo, donde el Estado es Juez y parte en la relación laboral y las decisiones estratégicas de la gestión educativa un monopolio de tecnócratas. En otros términos, que somos un problema de funcionamiento del Estado, cuasiesclavos del mismo y de los caprichos politiqueros de la clase que gobierna.

Como el PRD, y los otros miembros de la partidocracia, el Sr. Martinelli dice que “ni con la izquierda ni con la derecha”, en política real (no en politiquería) esto se llama oportunismo, esta ha sido historicamente la actitud del status quo. Como señala el sociólogo Marco Gandasegui, este gobierno se rodea al igual que el PRD de la mismos sectores de siempre. La alianza loca resultó ser un “arca de Noe”, a donde brincaron los de siempre, tras la debacle interna de los dos partidos populistas históricos: PRD y el Arnulfismo. El último queda absorvido por la alianza de locos. Esto nos recuerda a lo que pasó con las viejas fuerzas de la derecha en Colombia, entorno a la figura de Alvaro Uribe o con Fujimori en el Perú, quienes fueron y son cuestionados por instituciones internacionales como mandatarios que violentan el Estado de Derecho y los derechos humanos.

También la alianza de “locos” recurrió a la dosis de personalidades mediaticas con Ferrufino, Djs, etc, como lo hizo el PRD con Rubén Blades, boxeadores, etc., vieja tecnica populista para cobrar simpatías y gobernabilidad entre las masas. En materia de propuestas, entre la heredera de la escencia PRdista, doña Balbina, y don Ricardo, no hubo diferencias. Ambos recurrieron a la tecnica “cartas a Santa Claus”, haciendo propuesta sin ciencia y en el aire, pero si cohincidieron plenamente en la egenda mercantizadora o subsidirista neoliberal del servicio público; en Educación por ejemplo, los locos proponen “Patronatizar” la Educación y seguir con la agenda neoliberal de descentralización solo administrativamente pero no políticamente. El monopolio del poder politico sigue siendo del Estado Central. Pero sobre todo, ambos estuvieron de acuerdo en defender y seguir afianzando la modelo de la economía de servicios o plataforma de servicios internacionales como dicen tecnocratas locales para no decir Paraíso Fiscal o Estado Corsario: modelo de corte delictivo, complice en gran medida, de la crisis financiera del capitalismo internacional, según el prisidente Obama y los países más serios de la Union Europea. Aquí encontramos un desacuerdo con los analisis de sociólogos como Beluche o Gandasegui, que dicen que la Buguesía Oligopólica no tiene proyecto de Estado-nación, cuando es evidente que su proyecto de Estado-Nación es bien claro: afianzar y defender a capa y espada el tipo de Estado que arropa al Paraíso Fiscal, en detrimento de una economía productiva y sana. Ya de hecho, Frank de Lima, del equipo del electo presidente Martinelli, cuestionado frente a las presiones de la OCDE y de EU contra los paraísos fiscales, dijo que “se pueden llegar a acuerdo pero sin afectar a los servicios financieros”(La Prensa, 6 de mayo 2009).

Como en su momento el Presidente Alvaro Uribe o Fujimori, el Señor Presidente electo y sus asesores, saben muy bien que el 60% de los votos del “electorado” no le dan la legitimad ni el consenso social para imponer su agenda neoliberal y medidas populistas. Podrán seguir apelando al vacuo nacionalismo y negociando, como siempre lo hizo el PRD, para defender el Paraíso Fiscal de los ataques de OCDE o E.U., pero la gran pregunta es ¿como cambiar un país con viejas y desgastadas fuerzas y tecnicas polítiqueras que son parte del pasado? Ya ganó una elección apelando a ellas, pero ¿cómo hará realidad ese cambio de los locos? ¿Acaso habla de su sueño neoliberal de manejar el Estado como una de sus empresas?

El mismo Martinelli, que creció en un área donde se desarrolló un gran movimiento campesino(sur del distrito de Soná) y cuyos antepasados participaron de su represión, atacaba hace unos días a los movimientos ecologistas, hoy por hoy ya con mucha fuerza social, como financiados por empresas petroleras. El que escuchó esto y conoce el mundo, sabe bien cuan alejado de los escenarios reales del mundo anda este nuevo inquilino de la casa presidencial.

Mientras, ya el PRD, a través de su vocera, doña Balbina, se autonombró como jefa de “la oposición”, ignorando que el PRD ya no está en esas condiciones desde hacen años, que es tan igual a la alianza de “los locos”: un grupo de dueños de negocios y funcionarios políticos profesionales a sueldo, que mueven todo con plata, bastante desnutridos de ideas. Al seguir en la enfermedad de “no estar con la izquierda ni con la derecha” no tienen más ideas que las de hacer negocio a como de lugar y como siempre. Sus juventudes se les quedaron ebrias y bailando en las discotecas y muchos de sus antiguos mentores que “le tocaron la mano al general” han muerto de viejos junto con su populismo setentero.

La historia no se repite en espiral, sino unas veces como farsa y las otras como tragedia, ese es el destino de todo “mesias”. El amenazante jefe de “los locos” llegó con esa actitud ante la vida nacional, pero la historia tiene numero nuevos y los procesos sociales pueden ir en “revoch” o hacia adelante, todo depende de la si la ciudadanía realmente ejerce su derecho a meter los cambios que son.

En sumas, el escenario político nacional para la Educación que queremos y los derechos laborales de los docentes, es de importantes retos. Ya hemos sabido poco a poco superar el caudillismo del siglo xx, aunque aun sigue contaminando algunos gremio serios, pero está pendiente dejar a un lado el coyunturalismo y pasar como ya lo venimos haciendo, hacia la organicidad de nuestras acciones y propuestas.

El movimiento docente gremialista está listo para sujetar a los “locos” por el neoliberalismo.

El movimiento docente gremialista conoce bien las interioridades de la micropolítica de la alianza de los locos y conoce a quien le está diciendo al oido, cuál es el camino que debe hacer para lograr “sus sueños”. A nosotros sólo nos resta decirle a “los locos” que como nunca estamos preparados para resistir y defender el Estado de Derecho, profundizar la democracia en las institucionalidad Educativa y propuestar las bases de un modelo educativo que corte las bases de ese modelo de desarrollo insano que ha generado la economía del paraíso fiscal.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More