Liliana Córdova, antimperialista, antisionista

Publicidad

una historia impresionante de resistencia judía, antiimperialista, antisionista.

Su padre, dirigente comunista en la resistencia judía en el gueto de Vilna, Lituania-Polonia.

Organizador de la resistencia armada a la ocupación nazi. Ella nace en París, después permanece en Argentina. Tras el triunfo revolucionario en Cuba hay gente que cree que se podrían mantener valores y raíces comunistas en Israel.

Estudia el judaísmo. Vive y conoce la desarticulación de la población palestina, el maltrato, el racismo, la exclusión de la ocupación.

Ha sido pedagoga en activo, y ha aprendido también de otras experiencias y reflexiones, como “El sionismo contra Israel” escrita por un judío belga, que muestra cómo en las elecciones internas el sionismo tenía poquísimos votos.

Los judíos religiosos también combatieron el sionismo en sus orígenes y hasta los años 50. Y hay todavía una minoría ultraortodoxa que cada aniversario de la fiesta de la creación de Israel como estado queman banderas de Israel..
Así que no es nada exótica la resistencia al sionismo, ser judía y ser antisionista.

Si el imperio británico, Balfour hace 100 años, no hubiera apoyado al sionismo éste no hubiera tenido éxito.

Emma Goldman, anarquista judía de originaria de Lituania, sindicalista en EEUU, describe el progrom, los ataques violentos y humillantes contra la población judía.
Cuando los primeros judíos llegaron huyendo de los progrom fueron muy bien acogidos por los palestinos; hasta que se dieron cuenta de que había un proyecto de desposesión, una invasión planificada.

Dice Liliana que las instituciones judías se arrogan ilegítimamente la representación de todos los judíos, pero apenas tienen el 10% de participación institucional. Y el gobierno israelí que aprovecha la desinformación para hablar de toda la gente judía del mundo, sin su permiso.
El antisemitismo y el sionismo tienen una base filosófica común. Las mismas fundaciones que trabajan contra Palestina son las mismas que alimentan la islamofobia, la arabefobia, y si se escarba un poco se ve la ligazón de extrema derecha, allí en EEUU y aquí en Europa.

El antisemitismo fue creado en Francia a finales del XIX. Y textos antisemitas idénticos sirven para atacar ahora a los árabes.

Los primeros judíos en Palestina hablaban el idioma de la calle, el árabe, vivían bien y enviaron Carta a la Sociedad de Naciones alertando del peligro de apoyar al sionismo.

Preguntada por el papel de los laboristas, Liliana considera que son laboristas, pero son colonialistas, sus sindicatos impedía la afiliación árabe. Los propios kibutz, comunas agrícolas judías, de las que se ha dicho de todo que eran progresistas y revolucionarias, en verdad son una punta de lanza de la colonización; y cuanta el caso de tres de ellos, donde estudiaban marxismo, pero en la Nakba-el desastre, las poblaciones palestinas que estaban a su alrededor fueron obligadas a marcharse, y los kibutz demolieron sus viviendas, destrozaron sus árboles y cultivos, tratando de que se olvidara hasta su olor, y nunca pudieran volver.

Ahora la xenofobia es hegemónica en Israel, y vira cada vez más a la derecha extrema; un sistema de identificación de los propios judíos los separa por el color y la procedencia, los de origen europeo los primeros, los judíos etíopes los últimos, en medio diversas gradaciones. Y la ficha de identificación indica si es judío, si es druso, si es árabe, u otra cosa (rusos no judíos). Ello determina derechos diferentes. Sobre todo el derecho a poseer tierra. Un racismo escalofriante. 1.200.000 árabes-israelitas sin derechos.

Liliana prefiere decir genocidio y no holocausto. Por que sino, qué pasa con el genocidio gitano, armenio, etc.
Se ha pasado de minorías perseguidas y marginadas a minorías privilegiadas. Funcionales a entidades financieras, que han hecho negocio con el holocausto. Y difaman a quienes no sostienen esos privilegios.

En temas armamentísticos, ha sido hace poco la feria de armas en Madrid e Israel tenía un lugar privilegiado. Provee de armamento a grandes mercados “con armas probadas en el terreno”, es decir matando palestinos. Su industria acapara también la formación de policías, en Latinoamérica, o en Cataluña.

Actualmente los servicios israelíes sostienen una gran ofensiva de imprevisibles consecuencias, muy agresiva, con herramientas como ACOM, re-definiendo el antisemitismo, tratando de que el Parlamento Europeo lo ligue a la defensa de Israel: si no defiendes o perjudicas a ese estado, eres antisemita. Y así alientan la represión y el racismo.

Muchas mujeres en Israel han comprendido que no se puede ser feminista y sionista.

Muchos Campus Universitarios están asumiendo el BDS para acabar con el sionismo y defender sus valores:

la Justicia, la Libertad, la Igualdad.

Entrevista: https://boicotisrael.net/…/la-hora-sudafricana-ha-sonado-p…/

La industria del holocausto: https://www.nodo50.org/csca/agenda08/palestina/arti442.html

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More