[Ley Mordaza a tope] Multan a una persona por saludar en catalán a un policía nacional

Publicidad

La noticia fue dada a conocer hoy por la web Plataforma per la Llengua, pese a que sucedió en el mes de septiembre del año pasado.

Vejado, amenazado y denunciado. Así se ha encontrado un profesor universitario jubilado por hablar en catalán y no cambiar al castellano ante un agente de la policía española que se encontraba en el control de pasaportes del aeropuerto de El Prat, en Barcelona. Al policía no le gustó que el ciudadano le hablara en la lengua propia del país, retuvo el pasaporte y amenazó de que podía perder el vuelo. Ahora, el ciudadano ha recibido una denuncia en aplicación de la Ley Mordaza.

La Plataforma por la Lengua está asesorando jurídicamente Xavier Casanovas, un profesor jubilado de la UPC que ha sido víctima de discriminación lingüística para dirigirse en catalán a un policía en el aeropuerto del Prat, en Barcelona. Ahora le ha llegado una denuncia que podría acabar con una sanción de hasta 601 euros.
Los hechos comenzaron el mes de septiembre, cuando Casanovas estaba pasando el control de pasaportes del aeropuerto y se dirigió en catalán al agente de la Policía Nacional, una actitud que mereció varias valoraciones negativas por parte del servidor público, entre las que destacan que se trataba de una «falta de respeto» y de «poca estima por el país». A pesar de ello, el ciudadano pasó el control y se dirigió hacia la cola de embarque para acceder a su vuelo. Pero una vez allí comenzaron los dolores de cabeza para Casanovas.

El agente que lo había dado, acompañado de un segundo policía, fue a buscar el ciudadano a la cola del embarque. Allí le pidió el pasaporte y se lo llevó a un punto de información, donde empezó a anotar sus datos personales. Cuando a la hora de embarcar aún no le habían vuelto el documento, Casanovas se acercó para preguntarles el motivo del tratamiento recibido, pregunta que fue respondida con más valoraciones sobre su educación y una interpretación ad hoc de la constitución española, por lo Casanovas estaría obligado a «hablar en castellano». Además, a pesar de que el avión estaba a punto de salir, los agentes recordaron entonces que también necesitaban los datos del documento de identidad del ciudadano, ya que aparentemente con el pasaporte no tenían suficiente. También advirtieron de que si seguía hablándoles en catalán deberían avisar un traductor y que tal vez perdería el vuelo.

Cuando, en medio de más presiones y comentarios agresivos, el ciudadano finalmente atreverse a pedir a los policías que se identificaran, resultó que el incitador de todo ello no podía hacerlo porque «no me menoscabe en la camisa» y que el otro tenía un número difícil de leer «para evitar Denuncias tontas que nos ponen». Finalmente, los agentes soltaron Casanovas y se despidieron con un tono agresivo y la frase «sé donde vivas».

Infracción grave y multa de 601 euros

Casanovas decidió presentar una denuncia a los Mossos por el trato denigrante sufrido por parte de los agentes. El juzgado instructor, sin embargo, archivó el caso porque decía que no podía identificar los agentes en cuestión.

El trago para Casanovas, sin embargo, no terminó ese día en el aeropuerto del Prat. Este mes de marzo, más de seis meses después, el ciudadano catalán ha sido notificado que se ha abierto un procedimiento sancionador contra su persona «en relación con la normativa de protección de la seguridad ciudadana», también conocida como Ley Mordaza. Aparentemente Casanovas habría cometido una infracción de tipo grave en hacer «caso omiso de las órdenes dadas por los agentes actuantes entorpeciendo, de este modo, su labor policial y retrasando el flujo normal de pasajeros», por lo que sería merecedor de una multa de 601 euros, el importe mínimo para una multa de carácter grave.

Pedirá la reapertura del caso

La Plataforma por la Lengua, al ser conocedora del caso ha ofrecido todo el apoyo al afectado y, junto con la Fundación Cataluña, está ofreciéndole asesoramiento para hacer alegaciones ante esta discriminación lingüística grave sufrida en las administraciones españolas. Además, el afectado también pedirá al juzgado que investigó la denuncia que reabra el caso ahora que, gracias a la denuncia de los policías, se puede llegar a conocer la identidad de los agentes con los que trató.

Las discriminaciones lingüísticas por parte de las administraciones públicas, y en concreto por parte de los cuerpos de seguridad públicos y privados, son una constante y la ONG del catalán las recoge en sus informes anuales. El año pasado se registraron varios casos graves similares a estos, en uno de los cuales fue víctima un diputado en el Parlamento de Cataluña que le pidieron que cambiara de lengua porque «al aire no se puede hablar en catalán ».

https://www.plataforma-llengua.cat/que-fem/noticies/3480/la-policia-espanyola-sanciona-un-ciutada-per-parlar-en-catala-a-laeroport-del-prat


La policia espanyola sanciona un ciutadà per parlar en català a l’Aeroport del Prat

Vexat, amenaçat i denunciat. Així s’ha trobat un professor universitari jubilat pel fet de parlar en català i no canviar al castellà davant un agent de la policia espanyola que es trobava al control de passaports de l’aeroport del Prat, a Barcelona. Al policia no li va agradar que el ciutadà li parlés en la llengua pròpia del país, va retenir-li el passaport i va amenaçar-lo que podia perdre el vol. Ara, el ciutadà ha rebut una denúncia en aplicació de la Llei Mordassa.

La Plataforma per la Llengua està assessorant jurídicament Xavier Casanovas, un professor jubilat de la UPC que ha estat víctima de discriminació lingüística per dirigir-se en català a un policia a l’aeroport del Prat, a Barcelona. Ara li ha arribat una denúncia que podria acabar amb una sanció de fins a 601 euros.
Els fets van començar el mes de setembre, quan Casanovas estava passant el control de passaports de l’aeroport i es va dirigir en català a l’agent de la Policia Nacional, una actitud que va merèixer diverses valoracions negatives per part del servidor públic, entre les quals destaquen que es tractava d’una «falta de respecte» i de «poca estima pel país». Malgrat això, el ciutadà va passar el control i es va dirigir cap a la cua d’embarcament per accedir al seu vol. Però un cop allà van començar els maldecaps per a Casanovas.

L’agent que l’havia atès, acompanyat d’un segon policia, va anar a buscar el ciutadà a la cua de l’embarcament. Allà li va demanar el passaport i se’l va emportar a un punt d’informació, on va començar a anotar les seves dades personals. Quan a l’hora d’embarcar encara no li havien tornat el document, Casanovas s’hi va acostar per preguntar-los el motiu del tractament rebut, pregunta que va ser resposta amb més valoracions sobre la seva educació i una interpretació ad hoc de la constitució espanyola, per la qual Casanovas estaria obligat a «parlar en castellà». A més, tot i que l’avió estava a punt de sortir, els agents van recordar llavors que també necessitaven les dades del document d’identitat del ciutadà, ja que aparentment amb el passaport no en tenien prou. També van advertir-lo que si seguia parlant-los en català haurien d’avisar un traductor i que potser perdria el vol.

Quan, enmig de més pressions i comentaris agressius, el ciutadà va finalment atrevir-se a demanar als policies que s’identifiquessin, va resultar que l’incitador de tot plegat no podia fer-ho perquè «no me cabe en la camisa» i que l’altre tenia un número difícil de llegir «para evitar denuncias tontas que nos ponen». Finalment, els agents van deixar anar Casanovas i es van acomiadar amb un to agressiu i la frase «sé donde vives».

Infracció greu i multa de 601 euros

Casanovas va decidir presentar una denúncia als Mossos d’Esquadra pel tracte denigrant patit per part dels agents. El jutjat instructor, però, va arxivar el cas perquè deia que no podia identificar els agents en qüestió.

El tràngol per a Casanovas, però, no va acabar aquell dia a l’aeroport del Prat. Aquest mes de març, més de sis mesos després, el ciutadà català ha estat notificat que s’ha obert un procediment sancionador contra la seva persona «en relació amb la normativa de protecció de la seguretat ciutadana», altrament coneguda com a Llei Mordassa. Aparentment Casanovas hauria comès una infracció de tipus greu en fer «cas omís de les ordres donades pels agents actuants entorpint, d’aquesta manera, la seva labor policial i endarrerint el flux normal de passatgers», i per això seria mereixedor d’una multa de 601 euros, l’import mínim per a una multa de caràcter greu.

Demanarà la reobertura del cas

La Plataforma per la Llengua, en ser coneixedora del cas ha ofert tot el suport a l’afectat i, juntament amb la Fundació Catalunya, està oferint-li assessorament per fer al·legacions davant aquesta discriminació lingüística greu patida a les administracions espanyoles. A més,  l’afectat també demanarà al jutjat que va investigar la denúncia que reobri el cas ara que, gràcies a la denúncia dels policies, es pot arribar a conèixer la identitat dels agents amb els quals va tractar.

Les discriminacions lingüístiques per part de les administracions públiques, i en concret per part dels cossos de seguretat -públics i privats-, són una constant i l’ONG del català les recull en el seus informes anuals. L’any passat es van registrar diversos casos greus semblants a aquests, en un dels quals en va ser víctima un diputat al Parlament de Catalunya que li van demanar que canviés de llengua perquè «a l’aire no s’hi pot parlar en català».

https://www.plataforma-llengua.cat/que-fem/noticies/3480/la-policia-espanyola-sanciona-un-ciutada-per-parlar-en-catala-a-laeroport-del-prat

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More