Las traiciones a Zapata y a Assange

Publicidad

 

Las traiciones a Zapata y a Assange.

 Ayer, 10 de abril,  se conmemoró cien años de la vil traición que cegará la vida de Emiliano Zapata. Todavía frescas las emociones por su memoria, amanecimos hoy día, 11 de abril, con otro aciago suceso: la detención-secuestro de Julián Assange.

A todo ello, irremediablemente, uno asocia y encuentra los parentescos de estas dos felonías y se pregunta: hoy, ¿quién cumple el papel del Guajardo, asesino del general Zapata?. ¿Y ayer quién cumplió el papel del de la silla de ruedas?

Ayer como hoy, para asestar el golpe fatal y congraciarse con sus patrones, han recurrido a las mismas tropelías. Gente que no conoce de honor ni decencia, no tienen empacho en construir escenarios que les favorezca para cometer su crimen, cobijados por los detentadores del poder, a quienes sirven y se arrodillan. (Bueno, en el caso presente, arrodillan es un decir, porque el sirviente de hoy, por razones de impedimento físico,  ya que usa silla de ruedas, no puede arrodillarse, y por eso, es decir, por compensación, aprendió a arrodillar su alma y al arte del disimulo). Total, a su modo, los felones de ayer como hoy, han sabido congraciarse con sus patrones, por eso, cada vez que cumplen sus tareas, sea firmando acuerdos con el FMI, de recaderos del cartel de Lima contra Venezuela, etc., van apresurados al espejo a repasar sus mejores sonrisas con las que recibirán el halago de sus dueños (por favor, no asocie con los perritos cuando mueven el rabo). Pero, ¡cómo es la bendita historia de cruel¡, resulta que los que dicen ganar, terminan perdiendo, “o viceversa”, como diría el niño Remigio (*).

Mientras hace cien años  Zapata se hizo gigante, al mismo tiempo se envilecían y empequeñecían sus asesinos. Hoy, Julián Assange se engrandece, en proporción inversa al empequeñecimiento del Guajardo ecuatoriano: Lenín Boltaire Moreno Garcés, el arribista presidente del país de la línea equinoccial, el de la voz ponderada para mentir, “o viceversa”. Honor de los ecuatorianos que, aunque nunca han llegado a cuartos del final, en cambio, con esta denodada gobernanza (es que rima con panza, por eso lo ponemos), hoy han alcanzado el pedestal más alto que todo traidor que se precie, aspira.  Merecida presea que le será colocada por los de bien arriba, sitial al que, sin embargo, nunca el pobrecito rodará. (Aclaración: hay que decir las cosas con propiedad: las sillas de ruedas no caminan, ruedan).

¿Cuál es el premio que recibió Guajardo por asesinar a mi general Zapata?. Remitámonos a Wikipedia que comparte lo de Wiki con Wikileaks: “Luego de cumplir con la lúgubre encomienda, el Presidente Venustiano Carranza lo condecoró con el ascenso a General de división, a petición del general Pablo González, así como un premio en metálico de 50 mil pesos en monedas de plata por haber cumplido satisfactoriamente la difícil comisión que le fue conferida”.

¿Cuál será el premio , entonces, al de la otra “lúgrube encomienda”, el presidente rodante y boyante de INA PAPERS?. Justamente eso, el de que a cambio de entregar a Julian Assange, le será pasado por alto la falta de cuidado para corromper. Bueno, otros dicen que el premio será el que lo protegerán para evitar ser echado a correazos, porque tanto él como todos los que lo acompañan, lo acompañaron y lo acompañarán por siempre jamás, tienen pánico a los correazos, seguramente por aquellos traumas que se fijan en la infancia, etc., etc.

En definitiva, no solo han sido traidores, serviles, sino también cobardes. La santa Trinidad: Tres virtudes distintas, pero un solo neoliberal verdadero.

(La rabia contenida en este modesto escrito, fue transmitida bajo la forma de ironía, por razones de salud de todo orden)

 

CROAR (Cronopios Autónomos Rebeldes)

 

(*). Personaje de la novela de Scorza “Historia de Garabombo el invisible”.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More