Las puertas siguen girando en las auditoras: más de 20 políticos las han cruzado en los últimos años

Por Ánder Cortázar

Las cuatro grandes empresas auditoras del mundo también han sido, y siguen siendo, un buen ejemplo de ‘puertas giratorias’ entre la empresa privada y la administración pública.

Las ‘puertas giratorias’ en las empresas eléctricas han copado en los últimos años el protagonismo de una práctica asentada en España desde hace décadas. Junto a estas compañías, las ‘Big Four’. Las cuatro grandes empresas auditoras del mundo también han sido, y siguen siendo, un buen ejemplo de ‘puertas giratorias’ entre la empresa privada y la administración pública. El último caso, el de Asier Atutxa.

Medios locales del País Vasco publicaron este jueves que el actual presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Asier Atutxa, hijo del ex-consejero de Interior del Gobierno Vasco, Juan María Atutxa (PNV), se incorporará en verano a la firma PwC.

PwC

Conocida antes como PriceWaterhouseCoopers, PwC es una de las consultorías más prestigiosas del mundo y que mayor influencia ha tenido – y sigue teniendo – en la economía española. Sin ir más lejos, PwC ha trabajado con el 97% de las empresas del Ibex-35.

En su plantilla ha contado con varios representantes políticos que después de ejercer la función pública decidieron pasarse a la empresa privada. Uno de ellos fue Jaume Matas. El ex presidente del Govern Balear y ex ministro de Medio Ambiente fichó en 2009 por la firma auditora. Un contrato que no cumplió ni un año, ya que a finales de 2010 ya no formaba parte de la plantilla de PwC.

Quien sí duró más de un año fue Luis de Guindos, que después de ser secretario de Estado de Economía con Aznar firmó (en 2008) con PricewaterhouseCoopers.

Mientras Guindos estaba en plantilla, PwC se hizo (en 2009) con los servicios del por entonces diputado del PSOE Jordi Sevilla, que había sido ministro de Administraciones Públicas con José Luis Rodríguez Zapatero.

Ramón Bonastre (CiU) pasó de la Secretaría de Empleo de la Generalitat con Artur Mas a la consultora del mismo modo que hizo David Mellado, ex secretario general técnico de Hacienda y Administraciones Públicas.

Antonio Carrascosa y Miguel Ferre también hicieron el camino que une la administración pública con la empresa privada. Carrascosa fichó por PwC después de ser director general de Entidades de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y Ferre después de ejercer como subdirector General de Asuntos Fiscales Internacionales en la Dirección General de Tributos del Ministerio de Economía y Hacienda.

Ernst & Young

PwC y Ernst & Young (EY) son las firmas auditoras (entre las cuatro grandes) que más políticos han acogido en plantilla.

Uno de los últimos casos de EY ha sido Marta Fernández Curras,exsecretaria de Estado de Presupuestos, próxima al Ministerio de Hacienda como Mellado y Ferre, que recibió hace poco más de un año la autorización para formar parte de la auditoria y consultora Ernst & Young.

Esta compañía cuenta con el trabajo de Juan Costa, hermano de Ricardo Costa, y ex ministro de Ciencia y Tecnología con José María Aznar. Costa dejó su cargo como diputado del PP de Valencia para volver a la empresa en la que había trabajado antes de entrar en política.

Pilar Fernandez Bozal y José Luis Pradas son otros dos altos cargos de la administración pública que cruzaron la puerta hacia el sector privado de la auditoría (Ernst & Young). Fernández Bozal había sido consejera de Justicia en la Generalitat y Prada jefe de Inspección de Hacienda en Cataluña. Ambos durante el gobierno de Artur Mas.

Años antes, en 2011, EY nombró como responsable de su área de infraestructuras a JavierGarcía Seijas, quien hasta ese momento había ocupado un puesto directivo en la Sociedad Estatal de Infraestructuras de Transportes (Seitt) del Ministerio de Fomento.

Ese mismo año, la consultora fichó a Eduardo Verdún como nuevo socio del área de Tributación Indirecta del Despacho. Verdún dejaba de esa manera el cargo de Subdirector General de Impuestos sobre el Consumo de la Dirección General de Tributos del Ministerio de Economía y Hacienda.

Uno de los últimos casos de ‘puerta giratoria’ fue la contratación del exsecretario autonómico de Economía en la Comunidad Valenciana, Fernando Díaz Requena, que según avanzó Valencia Plaza, pasó a dirigir el Área de Transacciones de EY en la Comunidad Valenciana.

KPMG y Deloitte

KPMG, a pesar de no contar en su equipo con muchos ex altos cargos de la Administración, tiene el as de oros. En octubre de 2013, los medios anunciaron el fichaje del expresidente del Gobierno, José María Aznar, como asesor personal (en España) del presidente de la compañía, John Scott.

Además de Aznar, Antonio Hernández García. El ex Director General de Política Energética y Minas fichó por KPMG en 2011.

Lluís Recorder, ex consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, fue otro de los miembros del Gobierno de Artur Masque decidió dar el salto a la empresa privada. Lo hizo en 2013, aunque tres años después su contrato fue rescindido.

Deloitte, por su parte, apenas cuenta en su plantilla con ex políticos de renombre. El único ejemplo apreciable es el de Juan Manuel Herrero de Egaña.

Herrero de Egaña, antes de formar parte del asesoramiento fiscal de la compañía, fue Abogado del Estado-Jefe en la Delegación Especial de la AEAT en Madrid y Director del Servicio Jurídico de la Agencia Tributaria.

 

Enlace con la noticia

-->
COLABORA CON KAOS