Las protestas populares obligan al gobierno de Islandia a la convocatoria de elecciones generales anticipadas

El anuncio se produjo después de tres días de protestas populares contra el Gobierno por su actuación durante la crisis económica, que ha dejado el país al borde de la bancarrota.

Las protestas contra las autoridades se han sucedido en Reikiavik desde el estallido de la crisis el pasado octubre, pero se han intensificado en los dos últimos días. Aunque los primeros visos de crisis surgieron en la primavera de 2008, no fue hasta octubre que golpeó contundentemente a Islandia.

En apenas unos días se hundieron los tres principales bancos del país, que representaban un 85% del sector bancario, mientras que el sector financiero en su conjunto era nueve veces el PIB nacional.

Islandia está experimentado la más profunda y más rápida crisis financiera registrada en tiempos de paz desde que sus tres principales bancos se derrumbaron el mes pasado debiendo ser rescatados por el gobierno. Es el primer país desarrollado que solicita la ayuda del FMI en 30 años. Y para una economía que depende fuertemente de las importaciones y exportaciones la situación es catastrófica. El PIB de Islandia ha caído un 65%, muchas empresas han quebrado y un tercio de la población busca emigrar a otros países. ¿Qué ocurrió en Islandia para que la crisis adquiriera tales dimensiones?

Según una encuesta difundida este viernes, el opositor Movimiento de Izquierda Verde ganaría las elecciones con el 28,5%, el doble que en mayo de 2007.

El Partido de la Independencia bajaría 12 puntos hasta el 24,3%, mientras que sus socios socialdemócratas perderían 10 puntos hasta el 16,7%.

El centrista Partido del Progreso subiría casi 6 puntos para situarse en el 17,2% como tercera fuerza política.

La coalición entre conservadores y socialdemócratas controla 43 de los 63 escaños del Parlamento islandés.

El 76% de los islandeses se mostró descontento con la gestión de Haarde, según este sondeo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS