Las pensiones : ¿pensar en las futuras generaciones?

Publicidad

Por Iñaki Urdanibia

En toda la oleada de manifestaciones en favor de unas pensiones dignas que se están dando últimamente y que algunos tratan de llevar a su coleto (CCOO y UGT, más en concreto), se oye, además de las justas demandas de que no se tome el pelo a los jubilados, con subidas de un 0,25% y limosnillas del estilo, llamamientos a que se unan a las movilizaciones gentes de diferente edad y diversas situación laboral, ya que según ( no) se cansan de repetir el futuro reside en el presente; es decir, si hoy la cosa va mal y se traga, el futuro es negro y quienes sean sujetos ( sujetados) de recibir una pensión en los momentos debidos, tras haber cotizado durante duros años de trabajo, no recibirán limosnas sino menos que esto. Así las protestas conciernen al presente y el futuro, ya que tanto el uno como el otro se confunden al corresponder de todos. Oigo, en el mismo o parecido sentido, a los arrantzales – con motivo del centenario de la fundación de las cofradías de su ramo- que muestran su preocupación ya que el futuro de la pesca está en peligro, ya que las futuras generaciones no parecen pensar en continuar trabajando en dicho sector…así no piensan en sí mismos ya que ellos ya estarán fuera de juego, y de vida, sino en los futuros trabajadores potenciales.

Digo todo esto al hilo, o coincidiendo, con un artículo que acabo de leer en La Vanguardia de hoy, sábado día 14 de abril ( ‘¡ viva la República!) que , en su originalidad, pone el acento en donde, a mi modo de ver, no parece oportuno, ni justo, poner; se trata de Democracia intergeneracional del filósofo Daniel Innerarity ( catedrático de Filosofía Política e investigador Ikerbasque en la UPV / EHU) . Se cura en salud diciendo que no duda de la justicia de las reivindicaciones por parte de quienes reclaman dignas pensiones ( en plan capicúa, abriendo el artículo: « el debate acerca de las pensiones está más centrado en las actuales pensiones que en las futuras. No pongo en duda que los pensionistas merezcan un mejor tratamiento, simplemente quisiera completar el cuadro indicando que nuestras obligaciones de justicia tienen que hacer un hueco a los derechos de las generaciones futuras, que hemos de prestar tanta atención a los deberes de sostenibilidad como a las urgencias del presente y que, por desgracia, las realidades demográficas impulsan a que atengamos preferentemente los intereses de quienes más pueden presionar», para concluir de la siguiente manera: « con esto no relativizo el deber de justicia que tenemos en relación con los actuales pensionistas sino que trato de ampliar la perspectiva. La justicia, , en una sociedad en la que van a convivir más generaciones que nunca, tiene que ser ampliada y entendida como un contrato entre las generaciones, entre jóvenes y mayores, entre niños y pensionistas, que incluya también a los que todavía no existen pero tienen derecho a recibir de nosotros un mundo sostenible en todas las dimensiones » ), pero subraya el temor de que solamente se piense en el presente, considerando el futuro como basurero del presente; dicho de otra manera el artículo funciona como quien dice: ya, ya PERO y en la adversativa reside la madre del cordero, el resto es mera jaculatoria justificativa.

Vamos por partes y es que hay mucho tema en lo dicho y mucho escamoteo también. Por una parte está el dichoso pacto, ideal, que incluye hasta a los no presentes, pactos entre presentes ya se dieron como el manido de Toledo que sirvió , y sirve, para lo que sirvió: en resumidas cuentas para impulsar el sálvese quien pueda, recurriendo a las jubilaciones con compañías privadas y otras yerbas; la congelación salarial que hace que cada vez las pensiones queden más lejos del IPC, con lo que la capacidad de lo cobrado sea cada vez más distante de tal baremo, y, en consecuencia, irrisorio en no pocos casos. Ha de añadirse que si se ha cotizado durante toda una vida laboral y el dinero que ha ido a parar a una caja dedicada a tal menester, cuyo destino haya sido otros fines que el debido…dando primacía a otras cuestiones que desvían los dineros destinados para dichos gastos sociales…Todo no se puede explicar pero a modo de ejemplo sí señalaré que , el dinero dedicado a grandes superestructuras, como el TAV ( Tren Al Vacío, en algunos casos), hace que se dé primacía a unos gastos en detrimento de otros, empresa en la que participa, por cierto, el partido en el que el milita Geroa Bai, que se pasa – o trata de pasarse- por el arco del triunfo la postura contraria del resto de partidos que conforman el actual gobierno navarro presidido por su camarada Uxue Barkos. No seguiré, pero podría aportarse más datos , y más concretos, que indicarían cuales son los aspectos principales en lo que hace a la cuestión de las pensiones. Señalar a otros aspectos, aunque estos no tengan por qué carecer de pertinencia, es marear la perdiz, desviar la atención de los problemas esenciales, y de los culpables del actual desaguisado que tienen nombres y apellidos; es, vellis, nolis, jugar al despiste que beneficia a quienes beneficia y o quienes debería beneficiarse, ya que son las pasivas víctimas del despilfarro de sus dineros. A mi modo de ver, hablando de las pensiones estos son los aspectos, reitero, esenciales que no se pueden obviar y todo el resto, aun teniendo su importancia, no sino más que parole, parole que cantaban los otros y las otras. Me permito señalar , además, que el futuro ya está aquí, y el futuro ya se anuncia, ya que en la medida en que se acepte la actual política es malo para los actuales pensionistas y para los futuros peor. El más allá y el más después- tanto en el sentido espacial, como temporal- habitualmente minimiza la importancia del más acá, postura que sin recurrir a juego malabar alguno es el propio del discurso religioso o del de algunos discursos políticos , coincidiendo ambos en la necesidad del sacrificio actual en aras de un futuro luminoso…tierras que manan leche y miel – qué empalago- como el prometido por diferentes libros de la Biblia. El más allá, el más después, como sacrificio en el más acá…todo sea por la causa, todo sea por la gloria de…En este orden de cosas, la referencia a Kant, como puro adorno, resulta francamente pobre ( « se ha invertido aquel asombro del que hablaba Kant cuando observaba lo curioso que era que las generaciones anteriores hubieran trabajado penosamente por las ulteriores …»); precisamente , preguntándose el de Königsberg acerca de si el género iba a mejor, halló el signo en el presente ( signum rememorativum, demonstrativum, pronosticum) , en el entusiasmo que la revolución francesa provocaba en los espectadores de tal acontecimiento ( es decir, el prometedor futuro estaba marcado por la presente), de modo y manera que lo que cabía esperar – en la marcha futura de la humanidad- se estaba fraguando/ expresando en el presente. Traspasado a la cuestión que nos ocupa, puede decirse que el ejemplo de las actuales movilizaciones señala un camino y algunas lecciones a las generaciones futuras: por de pronto la ya constatada a lo largo de los tiempos de que la lucha paga, amén de que el asentamiento de los derechos de hoy han de servir como base y casamata para ejercer los futuros, si bien la lucha por los derechos es pura continuidad ya que como las olas del mar se consiguen en la mima medida en que se recortan y así sucesivamente. Por de pronto, y entre otras cosas, que el fondo de pensiones se pueda sostener, depende más de cuestiones de administración y decisiones políticas que de cualquier ley ineluctable…no volveré a la cuestión esencial de los indebidos destinos que han recibido y reciben dineros extraídos del trabajo de los currantes para otros menesteres, etc., etc., etc.

No deteniéndome en otros aspectos, precisamente por tratar de distinguir entre lo principal y lo secundario y no derivar por los pagos de Bizancio, sí que me parece pertinente resaltar como la oportunidad de ciertos encumbrados filósofos, convertidos en chicos-para-todo( lo mismo un congreso por las víctimas, una conferencia sobre la emigración, o un contubernio de emprendedores…) es llamativa, al meter el dedo en la llaga, o en las llagas del presente, olvidándose de las cuestiones sustanciales acerca del tema tratado…es el caso, ya que las elucubraciones acerca de la sociedad ideal, las preocupaciones acerca del futuro, etc., aun siendo de interés, escamotean – como queda dicho- las cuestiones esenciales, con lo que las elucubraciones pueden hacer que se minimice la gravedad que hoy mueve a los que protestan con absoluta justicia y motivo .

No sería justo dejar la cosa ahí, ya que al fin y a la postre, lo de las jubilaciones / pensiones es utilizado , desafortunadamente a mi modo de ver, a modo de pre-texto para exponer la ocurrente visión del pensador acerca de los peligros de preocuparse del presente obviando los intereses del futuro, de modo que este quede hipotecado, amañado por las decisiones, electorales y otras, del presente que se impongan a las generaciones futuras. En fin, siento ( la verdad que sentir, sentir, lo que se dice sentir únicamente un pequeño dolor de rodilla que nada tiene que ver con el artículo del que hablo)disentir, ya que las luchas del presente defienden el futuro de los derechos presentes que si se consiguen pueden servir, siempre que se cuiden, para el futuro; lo conseguido hoy puede servir para asentar el mañana. Si hay preocupaciones acerca de la democracia presente y la del porvenir, juzgo que hay cuestiones sin duda más importantes que las planteadas por el articulista y que, en consecuencia, merecen más atención : así, temas como la profundización de la democracia, paliar los aspectos vacíos de la presente democracia, tratar de impedir que sean instancias ajenas a la soberanía popular, expresada por los votos en toda democracia representativa – pues de ello habla nuestro pensador, y no de cualquier otra concepción de ka democracia real- impongan su voluntad( ya que se da de hecho una tramposa aplicación del que paga manda, escamoteando la voluntad del pueblo), incidir en los permanentes incumplimientos de las promesas de la denominada clase política, oponerse a los constantes recortes de gastos sociales y de libertades, luchar contra la democracia elitista que se impone por quienes con la palabra llena de la palabra “democracia” no hacen sino demostrar un odio hacia ella ( haine de la démocratie ), como señala con indudable tino Jacques Rancière…y conste, si hace falta hacerlo constar, que el que escribe no piensa ni sueña en supuestos Palacios de Invierno, ni de verano tampoco…En fin, juzgo que estas cuestiones son las esenciales de cara a enjuiciar la actual democracia y la democracia del porvenir…cuestiones que, aun siendo consciente que de todo no se puede hablar en un artículo, son las esenciales, y claro poner el acento, obviando éstas, no puede conducir más que a minimizar las luchas presentes, y coger el rábano por las hojas…posición que no me parece , desde luego, la más proba( 1 ).

Dicho esto, añadiré que a decir verdad , siguiendo la trayectoria del articulista, de brillante curriculum académico y ensayístico, corroborado por numerosos premios- que ha provocado esta líneas, uno no se sorprende de casi nada, y no quisiera caer en ningún tipo de descalificación , pero sí subrayar que desde los tiempos zaragozanos en los que algunas obras suyas tienen – para el que esto escribe- un interés y un rigor reales, como sus incursiones en la obra hegeliana, en los problemas de la intersubjetividad, la crisis de la modernidad,… su quehacer fue derivando , a la par de sus derivas políticas, ¿ tentado por las ensoñaciones del filósofo-rey platónico y el síndrome de Siracusa? ( Opus, PNV, flirteos con el PSOE, o viceversa – obra en colaboración con Solana, nombramiento como director de la Casa de la Paz de Aiete bajo la batuta de Odón Elorza-, hasta su posterior desembarco en Geroa Bai, ocupando el segundo puesto de la lista electoral tras la jefa Barkos…)hacia un bricolaje que, reitero, a servidor no le interesan en absoluto( sabido es que a unos les gusta el rojo y a otros el amarillo, por ejemplo; y dicho sin banalizar, los gustos ideológico-políticos, quedan señalado más arriba), un posibilismo reformista y petachista en busca del buen funcionamiento del marco político actual, el de la democracia consagrada; con tonos empapados de posibilista buenismo y del más común de los sentidos, en busca del perfeccionamiento de la maquinaria capital-parlamentaria …en abierta lucha contra quienes la zancadillean, o tratan de hacerlo: el llamado populismo, en contra de las apuestas por otras formas de democracia, y otras expresiones de radicalidad ( y otras piraterías)- posicionándose en esto, en la onda de los combatientes cruzados Villacañas, Pardo, Savater,…- , como se puede observar en sus colaboraciones en El País, el Diario Vasco, El Correo, o…en Claves de la Razón Práctica, la revista dirigida por el inefable don Fernando , y en sus últimas obras publicadas que abundan en los aspectos que acabo de señalar; en lugar de penser autrement como proponía Michel Foucault, penser mêmement o antzeko parecido.

( 1 ) De cara a las diferencias de postura acerca de la labor de la filosofía y la de sus practicantes, me permito transcribir una cita de Gilles Deleuze en su Nietzsche y la filosofía: « Cuando alguien pregunta para qué sirve la filosofía, la respuesta debe ser agresiva, ya que la pregunta se tiene por irónica y mordaz. La filosofía no sirve ni al Estado, ni a la Iglesia, que tiene otras preocupaciones. No sirve a ningún poder establecido. La filosofía sirve para entristecer. Una filosofía que no entristece o no contraria a nadie no es filosofía. Sirve para detestar la estupidez, hace de la estupidez una cosa vergonzosa. Sólo tiene éste uso: denunciar la bajeza del pensamiento en todas sus formas.

¿Existe alguna disciplina fuera de la filosofía que se proponga la crítica de todas las mistificaciones, sea cual sea su origen o su fin? Denunciar todas las ficciones sin las que las fuerzas reactivas (del resentimiento y la mala conciencia) no podrían prevalecer. Denunciar en la mistificación esa mezcla de bajeza y de estupidez que forma también la asombrosa complicidad de las victimas y sus autores. En fin, hacer del pensamiento algo agresivo, activo y afirmativo. Hacer hombres libres, es decir, hacer hombres que no confundan los fines de la cultura con el provecho del Estado, la Moral o la Religión. Combatir el resentimiento y la mala conciencia que ocupan el lugar del pensamiento. ¿Quién a excepción de la filosofía se interesa por ello? La filosofía como crítica nos dice lo más positivo de sí misma: empresa desmitificadora. Y, a éste respecto, que nadie se atreva a proclamar el fracaso de la filosofía. Por muy grandes que sean la estupidez y la bajeza serían mucho mayores si no subsistiera un poco de filosofía que, en cada época, les impidiera ir todo lo lejos que querrían. Le prohíbe respectivamente, aunque sólo sea por el qué dirán, ser todo lo estúpida y lo baja que cada una por su cuenta desearía. No les son permitidos ciertos excesos, pero ¿quién, excepto la filosofía, se los prohíbe?

¿Quíén les obliga [ a los filósofos] a enmascararse, a adoptar aires nobles e inteligentes, aires de pensador? Ciertamente existe una mistificación propia de la filosofía; la imagen dogmática del pensamiento y la caricatura de la crítica lo demuestran. Pero la mistificación de la filosofía empieza a partir del momento en que ésta renuncia a su papel… desmistificador, y tiene en cuenta los poderes establecidos: cuando renuncia a detestar la estupidez, a denunciar la bajeza. (…) desde Lucrecio hasta los filósofos del siglo XVIII supieron del arte del pensar, un arte crítico. Supieron decirles a los hombres lo que ocultaba su mala conciencia y su resentimiento. Supieron oponerse a los valores y los poderes establecidos aunque no fuera más que por la imagen del hombre libre. Después de Lucrecio ¿cómo es posible aún pensar para qué sirve la filosofía?»

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More