Las oficinas de Save the Children en Afganistán son atacadas

Al menos dos personas murieron y 12 resultaron heridas, dijeron funcionarios. Se cree que unos 50 empleados estaban en el edificio en ese momento.

Al menos tres hombres armados están involucrados en el ataque, según los informes, mientras la lucha continúa en el piso superior.

Ningún grupo ha dicho todavía que estuvo detrás del ataque.

Vista previa (se abre en una ventana nueva)

El ataque comenzó aproximadamente a las 09:10 hora local (04:40 GMT) del miércoles cuando un terrorista suicida detonó un explosivo en la entrada del recinto de Save the Children, dijo a Reuters el portavoz del gobernador de la provincia de Nangarhar, Attaullah Khogyani. BBC.

Un testigo presencial que estaba dentro del complejo en ese momento dijo a la agencia de noticias AFP que vio a un pistolero golpear la entrada principal con una granada propulsada por cohete (RPG).

Las imágenes mostraban una enorme nube de humo negro y espeso que se elevaba desde el complejo.

Informes no confirmados dicen que al menos dos atacantes también han sido asesinados.

Anteriormente, un mensaje de WhatsApp, reportado por AFP como de un empleado, decía: «Puedo escuchar a dos atacantes … Nos están buscando. Oren por nosotros … Infórmen a las fuerzas de seguridad».

Hay varias otras agencias de ayuda en el área, junto con oficinas gubernamentales.

Jalalabad, cerca de la frontera con Pakistán, a menudo es blanco de militantes talibanes, pero también es un bastión para el grupo Estado Islámico, cuyos combatientes han estado activos allí desde 2015.

El último ataque ocurre días después de que  un grupo de pistoleros talibanes asaltaran un hotel de lujo en Kabul y mataran almenos a 22 personas, en su mayoría extranjeros. Pero en un mensaje de Twitter, el grupo negó haber llevado a cabo el ataque de Jalalabad.

Una declaración de Save the Children dijo que el grupo estaba «devastado» por la noticia del ataque, y agregó: «Nuestra principal preocupación es la seguridad de nuestro personal», aunque insistieron en que :»Estamos esperando información adicional de nuestro equipo y no podemos hacer más comentarios en este momento».

La misión de la ONU en Afganistán dijo: «Los ataques dirigidos contra civiles u organizaciones de ayuda son claras violaciones del derecho internacional humanitario y pueden constituir crímenes de guerra».

La organización benéfica ha estado trabajando en Afganistán desde 1976. Actualmente ejecuta programas en 16 provincias de Afganistán.

Según la agencia de ayuda, más de 700,000 niños en Afganistán han sido alcanzados a través de los años a través de sus esfuerzos.

La organización dice que su objetivo es proporcionar un mejor acceso a la educación, la atención médica y los suministros esenciales para los niños de todo el mundo.

Autor: Kaos Internacional (Básado noticias BBC)

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS