Las mujeres llevan pantalones pero los hombres no llevan faldas

Publicidad

Por Manuel Carmona Curtido

“Los niños tienen que ser enseñados sobre como pensar, no sobre que pensar” Margaret Mead.

El  pasado 8 de marzo se conmemoraba el día de la Mujer Trabajadora, además de manifestaciones, proclamas, plenos institucionales,  y manifiestos a lo largo y ancho de toda la geografía española, en los colegios, como viene siendo habitual se trabaja de manera transversal el tema de la igualdad.

Trabajar la igualdad con los que son el futuro de la humanidad es importantísimo en lo que supone el avance de la sociedad.

Mi hijo mayor, que cuenta con 11 años y se encuentra en sexto de primaria, me enseñó la actividad que habían realizado ese día, se trataba de dar respuesta a la siguiente pregunta: ¿Por qué los hombres no llevan falda? Su respuesta me encantó, y la verdad es que me hizo estar muy orgulloso de él, si la mayoría de los adultos pensaran como niños de 11 años, seguro que viviríamos en un mundo mejor.

La transcribo tal como está escrita en su cuaderno:

“Naturalmente los hombres no llevan faldas porque no se ve bien debido a que no los han educado así, pero, si los hombres llevaran falda, eso tendría muchas ventajas.

En verano ¿no daría más aire en las piernas? Y en invierno, hay faldas largas para estar más calientes.

También parece una prenda muy cómoda porque los pantalones tienen dos patas y las faldas sólo tienen una y es más cómodo meter los pies.

Las mujeres siempre las han vestido para estar guapas, y, ¿es que los hombres no podemos estar guapos? Si los hombres lleváramos falda habría menos racismo en el mundo.

En resumen, si todos lleváramos faldas el mundo no sería tan injusto ni racista y más cómodo.”

En primer lugar recalcar que es una redacción de un niño, y en segundo lugar me gustaría destacar dos asuntos que pueden leerse entre líneas del texto:

  1. La importancia de sociedad a la hora de tomar decisiones individuales. Es la sociedad la que dice quién debe ponerse pantalones y quién no.
  2. Prendas que nos diferencian nos marcan roles sociales, de ahí que haga referencias a conceptos que él considera discriminatorios como son “racismo” e “injusto”.

La profundidad que subyace en una redacción de un niño de 11 años, como alegato a la igualdad de género, me hace seguir albergando un poco de fe en la humanidad y de que no todo está perdido.

Los niños y niñas de hoy son los hombres y mujeres de mañana, que vayamos avanzando desde pequeños en conceptos de igualdad, justicia y fraternidad, hará que tengamos un futuro mejor. Añadir que por mucho que esos valores se trabajen en los colegios deben ser reforzados en casa y es responsabilidad de las familias que así sea.

“La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo” Paulo Freire.

Salud.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More