Las ‘Gretas Thumberg’ son un peligro para el capitalismo

EL MOVIMIENTO CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO REPRESENTA UNA OPORTUNIDAD PARA PONER AL DESCUBIERTO LAS CONTRADICCIONES INSALVABLES QUE TIENE EL SISTEMA CAPITALISTA Y DAR FIN CON LAS CLASES SOCIALES Y LAS DESIGUALDADES. ¡NO PERMITAMOS QUE LO DESVÍEN Y LO DUERMAN!

El movimiento juvenil contra el “cambio climático” y en defensa del ecosistema, nos está poniendo en bandeja, a los comunistas, “el que hacer” en estos momentos. Nos está indicando que retomemos lo que nunca debimos haber dejado a un lado y olvidado.

Fue el Tony Negri, revolucionario, aquel que acusaron de estar detrás de las Brigadas Rojas italianas, el que sentenció, hace cincuenta años, que el “no-trabajo” era una determinación material de finalización en este siglo pasado. Tony Negri teorizaba eso para advertir a los comunistas del suicidio sino eran capaces de verlo y abordarlo. (Es posible que su larga estancia en la cárcel tuviera que ver más por su clarividencia subversiva que por las acusaciones de terrorismo). Incomprensiblemente, cuando salió de prisión, dio un giro en base a cómo transformar la sociedad.

Alguien podría preguntar: ¿Y qué tiene que ver esta afirmación de Negri respecto a las movilizaciones en defensa del medio ambiente? Se trata de entender y asumir que existe un despiste histórico, entre la inmensa mayoría de los teóricos y teóricas marxistas, lo que a su vez, ha sembrado en las masas trabajadoras un “tsunami” de ignorancia, desorientación y desorganización. “El cambio climático tiene todo que ver con consignas contundentes, irrebatibles, luditas, olvidadas como estas: inventamos y avanzamos, luego hemos de vivir mejor;  se produce y se sirve más con menos esfuerzo, entonces se ha de reducir la jornada a lo que sea preciso trabajando tod@s y en mejores condiciones; se crea más riqueza; pues la gente tendría que cubrir de sobra todas sus necesidades y nadie por ningún motivo habría de estar pasando penurias de ningún tipo. Y la riqueza (posibilidad de bienestar humano) habría de estar redistribuida.

Si esas reglas básicas no se hubieran dejado de plantear y exigir constantemente, a estas alturas (desde finales del siglo 19 a nuestros días), la lucha de clases se estaría desenvolviendo de manera muy distinta a la existente y, el sistema capitalista, (tal y como habían previsto, Marx y Engels) hoy estaría dando las bocanadas. Incluso ya hubiera desaparecido hace tiempo. Es cierto que desde organizaciones “progres” y desde “franco-tiradores” intelectuales de izquierdas, sí que se ha hablado y escrito considerablemente de la necesidad de reducir el tiempo de trabajo, de echar el freno al demencial “crecimiento” que se viene produciendo, etc. Pero en cambio no se han implicado en organizaciones consecuentes, revolucionarias,  para influir en las masas y  lograr la transformación social.

Por eso insisto, en que este grave problema medio ambiental, ofrece a las organizaciones comunistas la mayor cosecha de sabia revolucionaria que jamás Marx, Lenin y otros inteligentes revolucionarios, del pasado y antepasado siglo, podían haberse imaginado.

Precisamente esta realidad de inquietud de millones de jóvenes y también de adultos, ha llegado por una de tantas razones que los barbudos habían diagnosticado: la desaparición del capitalismo era inevitable. Desgraciadamente sin que las organizaciones marxistas, generalmente, (“fuera del terreno de juego” desde hace mucho tiempo) hayan sido capaces de ver lo que se venía fraguando, para haberse posicionado, de nuevo, con un dialéctico y estratégico combate, incorporando a miles de nuevos y jóvenes militantes a las organizaciones comunistas.

Son bastantes los artículos que he escrito insistiendo en la tesis sobre los procesos de desviación, habidos, en la lucha de clases (Lo esencial para las tesis de la izquierda radical, 9/10/2015 y el 13/10/2015; Despistes y escollos que han socavado nuestra lucha de clases, 10/6/2019. Son dos de los artículos publicados en Kaosenlared) en los que, (salvo excepciones) se argumenta cómo se ha producido una progresiva e  inactual interpretación del marxismo en el transcurso y discurrir de los años, partiendo de últimos del siglo XIX hasta nuestros días. Todo y teniendo en cuenta la revolución Bolchevique y otras. Precisamente de aquí, puede concluirse, que los estancamientos e involuciones de estas revoluciones, también tienen que ver con el abandono de una praxis revolucionaria en lo esencial; tanto en el interior de estos países que hicieron revoluciones, como en los que propugnaban hacerla. En estos últimos, se ensanchó todavía más el despiste. Podría servir como ejemplo, lo ocurrido en el Estado español, desde principios de 1980 a nuestros días; desde donde se ha producido un proceso de degeneración y olvido de las luchas anteriores de la clase obrera, encontrándonos hoy con una clase trabajadora que  masivamente es ignorante (no sabe ni tan siquiera) de las luchas obreras y logros de los años 70 del pasado siglo.

Se esté de acuerdo o no con esta tesis, el caso es, que el fenomenal movimiento de juventud en defensa del ecosistema y contra “el cambio climático”, (fruto de grupos ecologistas y científicos que vienen advirtiendo del problema desde hace mucho tiempo), precisa de contenidos profundos y verdades indiscutibles, para que su lucha sea efectiva, para que no se pierda en desvíos y engaños. Se ha de lograr que la juventud sea consciente de que el problema esencial del clima tiene todo que ver con la lucha de clases. Lucha que, desgraciadamente, la viene ganando la clase capitalista, imponiendo su funcionamiento económico y destructivo, que arrastra a la humanidad y al planeta, al horror y a la devastación. Pues contra más se avanza, el capitalismo, más necesita del productivismo y el consumismo. Ambas cosas son el engrase que hace funcionar  el motor de su sistema y le permite ir escapando de su muerte. Así logra que su clase antagónica, la clase obrera, cargue con sus contradicciones y agonice en el despiste y la desorganización.

Sin embargo, en todo este movimiento contra el cambio climático, ya hay una cosa muy importante como es, la conciencia que se ha adquirido del tema, facilitando la comunicación entre la gente joven, que muestra su disposición a escuchar, a aprender y a participar con gran interés, convencida de que se ha de resolver como sea el desastre que nos acecha.

Greta Thumberg, dirigente de este movimiento, (“de la noche a la mañana”) da la impresión de ser una persona sensible, inteligente y sobre todo insobornable. Es por ello que en algún momento tratarán de silenciarla mediáticamente. Días atrás, Pedro J. Ramírez, advertía en una tertulia televisiva de lo peligroso que podía ser, para los sectores conservadores, esta joven “líder”, si se la seguía dando cancha mediática.

Cuando Greta y otros líderes jóvenes tratan a los políticos de rémoras, porque no toman medidas concretas, urgentes y eficaces, lo hacen sabiendo (en cierta medida) que los organismos políticos administrativos están incapacitados para llevarlas a cabo por encontrarse presionados y corrompidos por los poderes económicos. Ya saben que la competitividad económica obstaculiza a la hora de poder encontrar solución.

“Hemos creado concienciación y debate sobre él problema, pero en realidad no hemos conseguido nada”; afirma Greta. “La justicia climática no se va arreglar sin la justicia social”; asegura otra joven, presente en una de las ruedas de prensa. (Clarividentes y contundentes ambas).

Hay jóvenes, por tanto, que lo tiene bastante claro. Lo que ya no tienen tan claro, (salvo excepciones individuales o de pequeños grupos marxistas y anarquistas, que puedan estarse moviendo  entre estas masas juveniles) es, si el capitalismo debe desaparecer en todas sus formas o si puede seguir  existiendo, aunque sea como dicen ciertos sectores progresistas, “con un funcionamiento más justo y humano”. Es decir, muchos líderes de este movimiento aún no comprenden que la solución, al grave problema medio ambiental, se encuentra, de manera inevitable, en la desaparición radical del sistema capitalista. Una solución que a la multitud, aún le cuesta comprender todavía más. Comprender que, el problema medio ambiental, como tantos otros, no es más que la feroz lucha que libra el capitalismo, para obtener beneficios sosteniéndose como tal.

Por todo ello es determinante, que las organizaciones de la verdadera izquierda, tanto marxistas como anarquistas, propaguen campañas de agitación y formación hacía toda esta juventud, para que se organice y entienda la gran diferencia que existe entre: por una parte, el capitalismo; modelo brutal-competitivo de “libre mercado”, que divide y enfrenta a los seres humanos, que dispone a la gente al sálvese quien pueda y que segrega una atmósfera irrespirable y destructiva. Mientras que por otra, hay sistemas alternativos de socialización de la economía planificada y convenida, de respecto entre las personas, de cooperación y solidaridad, de cuidado y preservación de la naturaleza.  Son proyectos de sociedad, totalmente viables y aplicables que han de  sustituir la aberración criminal capitalista, para establecer la lógica de un funcionamiento productivo y de servicio basado en crear con máxima calidad  y servir aquello y en aquello que realmente sea necesario, logrando ahorro de materiales y de esfuerzo humano alienante.

Es necesario, vital y urgente, que toda esa juventud (preocupada por la salud del planeta), se empape de conciencia en base a esta verdad, para que haga suya la ideología que persigue socializar el mundo.

De momento, es la primera vez que, internacionalmente, multitudes de personas movilizadas coinciden en una misma reivindicación. De modo que, la lucha internacional de millones de personas contra el capitalismo está servida. Ahora falta ofrecerles contenidos profundos y alternativas organizativas. Si los comunistas no lo hacemos, toda esa riqueza de inquietud humana movilizadora, quedará estancada y desviada por trillados derroteros de manipulaciones, tergiversaciones, frustraciones y confrontaciones en el seno de la clase trabajadora y capas populares.

No debemos consentir que “abrasen” este sugestivo movimiento. Sería un error creer que está muy controlado por sectores progresistas y, por ello, imposible de orientarlo hacía posiciones anticapitalistas transformativas. Por el contrario considero, que es una gran oportunidad en la que, la crítica al capitalismo coincide con su mayor atasco, en una agresión sin precedentes, (al menos “teórica”) contra la humanidad,  que nos permite ser ofensivos y desahogarnos del agobio brutal y constante, al que nos somete el capitalismo, en su ofensiva desbocada. Una ofensiva que nos abruma por el cúmulo de retrocesos y problemas que nos impone, arrinconándonos y alejándonos cada vez más de poder encontrar ese proyecto reivindicativo, de clase y de ataque victorioso.

Ya está bien; ya es hora de acabar con prácticas de luchas que van siempre a contracorriente. Hay que echar mano de esa descomunal cantidad y contundentes razones que tenemos, históricas y presentes, que  han de prender en toda esa juventud desvelada por salvar este planeta (que hoy conocemos) y, frente a esa criminal simbiosis de explotación humana y planetaria (con tantísima gente joven persuadida por verdades irrefutables), se nos brindarán oportunidades para dar pasos de gigante, revolucionarios, en la vía de acabar con el sistema capitalista.

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS